Análisis de filtros de carbón y cómo hacerte uno tú mismo

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCómosCultivo de Marihuana
Última edición :

filtros de carbón


Uno de los detalles más fascinantes del cannabis es su aroma único, pero ese olor maravilloso tienes sus pros y contras. Los filtros de carbón son una herramienta para ayudarte a combatir el olor, en caso de ser necesario. Aprende más sobre ellos, y como construirlos tú mismo en Zamnesia.

Existen varias clases de filtros de carbón – ¡descubre cuál es el mejor para ti!

CONTROL DE OLORES CON UN FILTRO DE CARBÓN EN TU SALA DE CULTIVO

Ese olor que todos adoramos es inconfundible y puede meterte en un problema, si la persona equivocada mete sus narices donde no le llaman. Hay muchas formas de eliminar olores de un
cuarto de cultivo y en este artículo, vamos a hablar sobre los filtros de carbón, también conocidos como depuradores. El filtro de carbón es una de las mejores herramientas a tu alcance para controlar los olores, independientemente del tamaño de tu plantación.

Los filtros de carbón se pueden instalar en la salida de ventilación de un espacio de cultivo y neutralizan cualquier olor en el aire que pase a través de él. Son muy recomendables para deshacerse de ese fuerte olor.

CÓMO FUNCIONAN LOS FILTROS DE CARBÓN

Cómo funcionan los filtros de carbón

Un filtro de carbón es esencialmente un tubo gigante relleno de carbón activado. Cuando el aire pasa a través del tubo, el carbón neutraliza todos los olores presentes y limpia el aire empujándolo hacia afuera.

Cuando se utilizan filtros de carbón, es imprescindible asegurarse de que la salida de la ventilación o la extracción están configuradas correctamente. Necesitarás un potente ventilador en línea para empujar el aire a través del filtro. De lo contrario, los olores se filtrarán tanto dentro como fuera de la habitación. Si descuidas este detalle, el sistema sería básicamente inútil.

¿CUÁLES SON LAS DIFERENTES CLASES DE FILTROS DE CARBÓN?

Hay dos tipos diferentes de filtros de carbón: granulares y en bloque. Los filtros granulares se utilizan generalmente para plantaciones mas pequeñas, mientras que los filtros de bloque son más grandes y capaces de satisfacer las necesidades de filtración de un área de cultivo más grande.

Elije tu filtro de carbón activo en función de la cantidad de aire que necesitas purificar. Esto se mide en pies cúbicos por minuto (CFM por sus siglas en inglés). Tu extractor o ventilador de salida debería tener una etiqueta con esta información por alguna parte. Tu filtro debe tener una calificación CFM igual o inferior a la del extractor, para asegurar que el extractor es lo suficientemente fuerte como para hacer su trabajo y mover el aire a través del filtro de carbón.

¿PRESUPUESTO LIMITADO? CONSTRUYE TU PROPIO FILTRO DE CARBÓN

Si eres de esos “manitas”, estarás interesado en saber que puedes hacer tu propio filtro de carbón por una fracción de lo que te cuesta comprar uno ya montado.

MATERIAL NECESARIO

Material necesario

  • 1 rollo de malla (mosquitera) de aluminio o malla gallinero
  • 1 adaptador de PVC (con un diámetro de 10-15cm)
  • 1 tapa de desagüe de PVC (La tapa de desagüe y el adaptador de PVC deben tener aproximadamente el mismo diámetro)
  • 1 rollo de cinta aislante
  • 1 rollo de espuma filtrante
  • 1 tubo flexible de ventilación (adecuado para encajar el adaptador de PVC)
  • 1 cesta para la colada, preferiblemente de plástico y con tapa
  • Carbón activado (preferentemente carbón activado en pellets)

CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA CON EL CARBÓN ACTIVADO

Puedes comprar carbón activado en una tienda de animales. Los pellets de carbón activado son normalmente más fiables que el carbón triturado. El carbón machacado tiene menos área de superficie, lo que provoca que obstruya el filtro y suelte restos. Los pellets de carbón activado son esencialmente carbón triturado convertido en pellets y lavado en una mezcla ácida. Un cubo de 20l de pellets de carbón activado dura, por lo general, aproximadamente 1 año.

Carbón

INSTRUCCIONES

Dale una forma cilíndrica o tubular (de un diámetro que coincida con la tapa de desagüe) a la malla de aluminio y encaja por un extremo, la tapa de desagüe de PVC. Utiliza la cinta aislante para fijar ambas partes.

Coloca el tubo que acabas de ensamblar en posición vertical en la cesta de la ropa, y recórtalo para que las alturas coincidan. No hace falta demasiada precisión; puedes quedarte 2-3cm corto sin problema.

Une el otro extremo del tubo con el adaptador de PVC, y asegúralo con cinta aislante.

Desenrolla la espuma filtrante y dóblala manteniendo la misma longitud. A continuación, asegúrate de que el ancho de tu tela ya doblada, es de la misma anchura que la del tubo de malla de aluminio. Lo más probable es que tengas que recortarla para encajarla.

A continuación puedes unir uno de los extremos de la tela al tubo de malla. Utiliza solo un poco de cinta aislante para mantener la tela en su lugar cuando estés enrollando, como harías con un pequeño trozo de celo para asegurar el papel de regalo cuando envuelves un regalo.

Enrolla el tubo de malla en la espuma filtrante, hasta que el tubo esté completamente cubierto y la tela atrapa polvo se superponga ligeramente sobre él. Luego córtalo y une ambos extremos con cinta aislante.

Ahora, para revestir las caras internas del cesto de mimbre o canasta de la ropa, utiliza el mismo tamaño de espuma filtrante doblada. Une los extremos superiores con cinta para que no se muevan.

Coloca el tubo de malla en el centro del cesto (en vertical y con la tapa de desagüe hacia el fondo), y rellena el espacio que queda entre el tubo de malla y los lados del cesto con carbón activado. Si crees que estás usando demasiado carbón para rellenar el espacio vacío, puedes añadir mas tela atrapa polvo al tubo para hacerlo mas ancho. Recuerda que el espesor óptimo sería una capa de 26mm.

Añade tela en la parte superior para cubrir el carbón expuesto.

Corta el centro de la tapa de la cesta, así puedes unirla al adaptador de PVC por el agujero. Si quieres, puedes cubrir la tapa de la cesta con cinta aislante.

Conecta el tubo flexible de aluminio al adaptador de PVC, y conecta el otro extremo a la salida del aire y ¡listo! Ya tienes a tu servicio un filtro de aire de carbón, funcional y barato.

Si se cuidan bien, los filtros de carbón activo pueden durar mucho tiempo y erradicarán completamente cualquier olor de tu sala de cultivo. Son extremadamente fiables y muy fáciles de mantener, por eso, son una de las opciones de ventilación más populares entre cultivadores experimentados.

 

         
  Guest Writer  

Escritores invitados
En ocasiones tenemos escritores que colaboran con el blog de Zamnesia. Proceden de entornos muy diversos y son expertos en distintas áreas, por lo que sus conocimientos son muy valiosos.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos Relacionados