Esto Es Lo Que Pasa Cuando Comes Cannabis

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabis

Esto Es Lo Que Pasa Cuando Comes Cannabis

Ingerir cannabis puede ser una experiencia muy fuerte - más que si se fuma la misma cantidad - y es gracias a la diferente forma con la que el cuerpo reacciona ante ello.

El viejo debate de fumar vs. comer cannabis, es uno sobre el que muchos fumetas filósofos han reflexionado profundamente, y con el que se ha encontrado algún que otro novato. Con la creciente atención sobre el cannabis y el movimiento en pro de su legalización, esta comparación es más importante que nunca. El cannabis digerido es una fuerza a tener en cuenta; la mayoría de la gente sabe que es distinto fumar que comer cannabis, pero los detalles se les escapan o los dejan de lado. Esto es lo que ocurre cuando se come cannabis.

TODO ES CUESTIÓN DE METABOLIZACIÓN

La principal diferencia entre fumar y comer cannabis, es la forma en la que el cuerpo lo absorbe y metaboliza. Cuando se fuma o se vaporiza el cannabis, el THC y los demás cannabinoides pasan por los pulmones directamente al torrente sanguíneo. Esto les da a los cannabinoides un acceso casi instantáneo a la barrera hematoencefálica del cerebro, y por lo tanto al cerebro, provocando el subidón.

Cuando el cannabis se cocina y se ingiere, el proceso es muy distinto. El cannabis pasa primero por el estómago, y después por los intestinos. A lo largo de este proceso, es descompuesto y absorbido de la misma forma que los nutrientes de los alimentos. Esto hace que el THC y los otros compuestos pasen por el hígado antes de entrar en el torrente sanguíneo. Esta es la principal diferencia entre comer y fumar, ya que cuando el THC entra en el hígado, se convierte en 11-hidroxi-THC, una forma mucho más potente de THC que pueden atravesar la barrera hematoencefálica del cerebro con mucha rapidez. El resultado en un retraso sobrio mientras se digiere el cannabis, seguido de un tremendo y potente subidón.

Esto no quiere decir que ingerir cannabis sea siempre una experiencia implacable, pero dosis por dosis, es la razón por la que comer cannabis es más fuerte que fumar la misma cantidad. Comiendo una pequeña cantidad al principio, se puede lograr un agradable colocón. Esta es la razón por la que se aconseja a los novatos empezar con pequeñas cantidades - siempre se puede aumentar la dosis, pero no se puede volver atrás. También te puede dar una idea de las dosis adecuada para referencia futura con comestibles parecidos.

DURACIÓN

La ingesta de cannabis no solo causa una percepción más fuerte del subidón, también dura más tiempo. Una vez más, esto es debido a la forma con la que el cuerpo reacciona ante la afluencia de los cannabinoides. Aunque comer cannabis es más fuerte, gracias a que está metabolizado por el hígado, una menor concentración de cannabinoides pasa al plasma de la sangre - alrededor de un 10 a un 20 por ciento, de hecho. Por el contrario, cuando se fuma el cannabis, se obtiene un porcentaje de un 50 a un 60 por ciento.

A pesar de esto, el THC del cannabis fumado tiende a disiparse tras una hora más o menos, mientras que el THC del cannabis ingerido puede durar hasta 10 horas. Este podría deberse a la combinación de dos factores. En primer lugar, el 11-hidroxi-THC podría ser más difícil de metabolizar y descomponer para el cuerpo. Y también está el hecho de que, en comparación con fumar, el cannabis ingerido provoca una liberación mucho más lenta. No se digiere todo el contenido del cannabis a la vez, y para que pase por todo el sistema digestivo hasta la sangre, puede tardar bastante.

Comer cannabis es una estupenda forma de experimentar otro aspecto del subidón, y ofrece una nueva y emocionante manera de experimentar en la cocina, y de compartir con los amigos. Saber cómo interactúa el cannabis ingerido con el cuerpo, puede ayudarte a calcular la dosis adecuada y a que no te encuentres en una situación que te podría agobiar y hacer que no quieras probrar más comestibles. Te puedes divertir muchísimo y, además, ¡es más sano que fumar!