Como Cultivar Tabaco Desde Semilla

Publicaciones :
Categorías : BlogCómosHierbas y Semillas
Última edición :

Como Cultivar Tabaco Desde Semilla


Es común encontrar gente interesada en cultivar algunas plantas de tabaco en su jardín, ya sea para uso personal o decorativo. Puedes continuar leyendo para descubrir cómo cultivar tu propio tabaco en casa.

Para cualquier persona con los dedos verdes, cultivar tabaco no debería ser difícil; no requiere más cuidados que los de una típica planta de jardín. Muchos dicen que es similar a cultivar tomates, e irónicamente, marihuana.

A menudo, las plantas de tabaco se cultivan con motivos ornamentales, pero aún así las hojas se pueden curar y fumar. No obstante, el procedimiento de curado, maduración y procesado del tabaco puede ser complicado si no se dispone de material especializado.

APRENDE LOS PASOS PARA CULTIVAR TABACO EN CASA

En primer lugar, debes calcular cuánto tabaco necesitas. Como referencia, una planta puede producir alrededor de 110-170g de tabaco seco y curado. Sin embargo, algunos cultivadores con experiencia sugieren calcular unos 50g por planta, dejando un pequeño margen de error.

A continuación, debes decidir si cultivarás en interior o en exterior, y qué medio de cultivo vas a utilizar. El tabaco crece bien al aire libre, pero el cultivo en interior ofrece un entorno más controlable, lo cual puede ser muy beneficioso. Se desarrolla bien en el suelo normal, en fibra de coco o en perlita; también se puede cultivar en macetas de más de 11 litros.

Una vez aclarada la logística inicial, ¡es el momento de cultivar! De forma similar al cannabis, tendrás que sembrar las semillas y permitir que germinen antes de plantarlas en su lugar de cultivo. Ten en cuenta que necesitarás varias cosas: fertilizante, pesticidas y algunas macetas o film transparente.

CLIMA Y SUELO

Clima Y Suelo Tabaco

El tabaco necesita un clima cálido y seco, con un período libre de heladas de unos 4 meses. Con demasiada agua el tabaco será delgado, escamoso y de poca calidad, así que madura mejor con poca agua/lluvia. En lo que se refiere a la temperatura, las plantas crecerán felices entre los 20-30°C. Si el clima de tu zona no cumple estas características, es recomendable que plantes en interior.

El siguiente paso, probablemente uno de los más fáciles, es escoger el medio de cultivo. El tabaco es muy versátil, y crece bien en casi todas partes. Independientemente del tipo de suelo que escojas, asegúrate de utilizar uno que drene bien.

Es importante mencionar que la calidad no se ve afectada por el tipo de suelo, pero sí afecta a la apariencia del tabaco. Con un suelo más ligero, las hojas del tabaco son de un color más claro, y con un suelo más oscuro las hojas también se tornarán más oscuras.

SEMBRAR Y TRANSPLANTAR EL TABACO

Sembrar Y Transplantar El Tabaco

1. Prepara las semillas

Las semillas de tabaco son fáciles de germinar, pero debes ir con cuidado al manejarlas, ya que son muy pequeñas y se pueden dañar fácilmente. Puedes germinar tus semillas en cualquier tipo de recipiente o bandeja, pero es recomendable no usar granulado de turba. Llena el recipiente con una buena mezcla de compost para semillas, como el Miracle-Gro, y deja que las semillas permanezcan sobre la tierra. Empápalas bien de agua.

2. Germinación de las semillas

Cubre la bandeja o recipiente con las semillas con un poco de film transparente, para retener la humedad en el suelo. Si decides no cubrir la bandeja, asegúrate de rociarla suavemente con agua cada día. Es esencial que el suelo se mantenga húmedo en todo momento, o el proceso de germinación se verá afectado.

No todas las semillas de tabaco germinarán a la misma velocidad; algunas empezarán a hacerlo tras solo 1 semana, mientras que otras pueden tardar hasta 1 mes.

3. Trasplanta los plantones

Después de unas 6 semanas, más o menos, tus plantas ya estarán listas para ser trasplantadas. A pesar de que los plantones reciben una circulación de aire, la humedad constante del suelo es aún muy importante. También es necesaria la luz solar indirecta.

4. Muévelas al jardín

Una vez que las plantas alcancen una altura de unos 15-20cm, estarán listas para ser transferidas a su lugar en el jardín. Plántalas en fila, con un espacio entre plantas de 0.5-1m. También debería haber 1 metro de separación entre las filas.

Ten en cuenta que las plantas de tabaco se consideran como plantas hambrientas, lo que significa que gastan los nutrientes del suelo rápidamente. Para evitar esto, haz una rotación de cultivo cada 2 años.

PROPORCIONAR EL FERTILIZANTE Y EL AGUA ADECUADOS

Proporcionar El Fertilizante Y El Agua Adecuados

Ahora que las plantas ya están en tu jardín, es el momento de darles los nutrientes que necesitan para crecer. Para fertilizar el tabaco, puedes usar las mismas marcas que se usan para los tomates, pimientos o patatas.

La mayoría del nitrógeno del fertilizante debería estar en forma de nitratos, y debería haber el mínimo cloro posible, preferiblemente sin cloro. Inicialmente, el fertilizante se debería aplicar en diferentes puntos alrededor de la planta. Algunas personas fertilizan el jardín antes de trasplantar; pero si escoges esta opción, ten cuidado de no poner una gran cantidad del fertilizante en el lugar donde estarán las raíces de la planta.

A partir de aquí, es mejor abonar únicamente cuando sea necesario; esto será cuando las hojas de la planta pierdan un poco de brillo o intensidad. Las hojas siempre deberían ser de color verde. NO fertilices más de lo necesario.

En cuanto al agua, sigue un patrón similar al del fertilizante. Las plantas de tabaco necesitan ser regadas a diario durante los primeros días, hasta que se establezcan bien en el jardín. Una vez establecidas, puedes reducir el riego.

El suelo debería estar húmedo al tacto, pero ten cuidado de no regar demasiado. También es una buena idea usar pesticidas. El espray líquido “Sevin Dust” es una buena opción. A los bichos les encanta el tabaco.

PODAR Y DESHERBAR

Inmediatamente después de que las plantas de tabaco empiecen a florecer, pero antes de que se abran las flores, necesitas podar la planta, eliminando el brote terminal (“poda apical”). Esto permite que las hojas superiores sean más grandes y gruesas.

Poco después de podar las plantas, en las hojas se formarán unos pequeños capullos auxiliares. Estos también deben ser eliminados, para que no reduzcan la calidad y el rendimiento de la planta. Asegúrate de mantener la zona desherbada.

COSECHAR Y SECAR

Cosechar Y Secar

Unos 3 meses después de la siembra (y unas 3-4 semanas tras la poda), tus plantas de tabaco deberían estar listas para ser cosechadas. Una señal de esto es que las hojas adoptan un color ligeramente amarillo.

Corta las plantas por el tallo, y extrae las hojas con cuidado, intentando mantenerlas enteras para el proceso de secado. Cuelga el tabaco en una habitación cálida, húmeda y bien ventilada, con una temperatura entre de 20 a 35°C.

Debería haber suficiente espacio entre las hojas. Si no dispones de una zona donde esto sea posible, algunos cultivadores caseros alquilan espacios para el curado que ellos mismos han construido. Se pueden encontrar en internet. El proceso de curado adecuado tarda unas 3-4 semanas.

Hay otros métodos de curado, pero no son muy habituales. El curado al aire es para el tabaco de los puros. También se puede curar al fuego o al sol; esto se usa para hacer tabaco de mascar o para pipa. También puedes madurar tu tabaco, lo que contribuirá a un sabor fuerte, pero ten en cuenta que esto puede tardar hasta 6 años si se hace en casa.

¡Aquí lo tienes! Con estos conocimientos, el equipamiento adecuado y las técnicas correctas, a partir de ahora podrás cultivar en casa tu propio tabaco de la mejor calidad.

Cosechar Y Secar

alex

Escrito por: alex
Con varios años de experiencia en la industria del cannabis y combinándola con la escritura sobre los últimos acontecimientos en el mundo de la hierba, Alexandra lucha por la legalización del cannabis en el medio oeste estadounidense.

Infórmate sobre nuestros escritores

Productos Relacionados