10 Razones Para Legalizar TODAS Las Drogas

Published :
Categories : BlogEl MundoLeyes Antidrogas

10 Razones Para Legalizar TODAS Las Drogas

Independientemente de lo que opines sobre la legalización de la drogas, siempre se aprende algo. Así que aquí tienes algunos puntos a favor.

Hemos avanzado mucho desde el comienzo de la Guerra contra las Drogas. Ahora sabemos que la mayor parte de las cosas que se dijeron entonces sobre las drogas, era mentira - simple alarmismo para conseguir apoyo para la prohibición. Con ayuda de la ciencia, hemos ido desentrañando ese embrollo de engaños. Como resultado, estamos viendo cómo se produce una reforma de las políticas de drogas en muchos países de todo el mundo, y, en algunos sitios, hasta la legalización del cannabis. La ONU está ahora dispuesta a reevaluar su anticuada legislación en materia de drogas, y científicos de todas partes desafían nuestras ideas preconcebidas sobre la adicción, los daños y la forma en la que tratamos a los consumidores de drogas.

Una solución al daño causado por la Guerra contra las Drogas, que muchos consideran radical, es legalizar todas las drogas - y nos referimos a TODAS.

Antes de que algunos de vosotros empecéis a flipar, y a decir que es la peor idea imaginable, echad un vistazo a los siguientes puntos, y abrid un poco la mente. Hay muy buenas razones detrás de esta idea, y muchas personalidades la apoyan. Incluso si no estás de acuerdo, con los 10 puntos siguientes se trata de que nos involucremos en el debate sobre la legalización, así como ayudar a los que quieren desarrollar un entendimiento más profundo sobre el tema.

10. NOS AHORRARÍAMOS MILLONES DE EUROS

Se calcula que el coste total de la Guerra contra las Drogas - que ha fracasado - es de unos 100.000 millones de dólares al año. Es un gasto muy elevado, y se podría utilizar mucho mejor dentro de la sociedad. Imagínate lo que se podría hacer con esa cantidad de dinero si se invirtiera en educación o sanidad. Solo hay que fijarse en Portugal, donde se han despenalizado todas las drogas. Han tomado el dinero que se gastaban en hacer cumplir la prohibición, y lo han invertido en educación, rehabilitación y reintegración de toxicómanos. ¿El resultado? Un desplome del consumo de drogas, de las muertes como consecuencia del consumo de drogas, de la delincuencia y de prácticamente todo lo que tiene una asociación negativa con las drogas. Ha tenido tanto éxito que apenas nadie quiere volver a la situación anterior. La legalización de todas las drogas acabaría con la Guerra contra las Drogas e impediría que se malgastaran millones.

9. SE LIBERARÍAN LA GRAN MAYORÍA DE RECURSOS POLICIALES

El ahorro de dinero nos lleva al siguiente punto. La policía tendría una gran parte de su tiempo y presupuesto reasignados para combatir delitos graves - algo que muchos agentes y ciudadanos desean. Tal y como están las cosas, las fuerzas policiales de todo el mundo dedican la mayor parte de su tiempo a localizar consumidores de drogas y camellos de bajo nivel. Si las drogas fueran legales, esto no sería un problema.

8. LOS SISTEMAS JUDICIALES SERÍAN MUCHO MÁS EFICIENTES

El actual elevado número de arrestos de consumidores de drogas hace que los sistemas judiciales de todo el mundo se paralicen - lo que cuesta tiempo y dinero. Esto dejaría de ocurrir.

7. PERJUDICARÍA AL MERCADO NEGRO

¿Te imaginas un mercado negro en un mundo en el que las drogas se pudieran adquirir y consumir de forma segura y legal? Se debilitaría gravemente. Cierto que aún existiría - porque siempre que haya algo ilegal que vender, puedes estar seguro de que habrá alguien que lo venda. Pero las drogas ya no estarían entre sus mercancías.

El éxito de este punto se puede observar en parte en los Estados Unidos. A pesar de que solo unos pocos estados han legalizado el consumo recreativo de la marihuana, los carteles mexicanos (la principal fuente de hierba legal de los EEUU) ha sufrido un tremendo golpe en sus ingresos*.

* Fuente: Legalización de la Marihuana: Lo Que Todos Debemos Saber de J. Caulkins, A. Hawkins, B. Kilmer y M Kleiman.

6. LAS DROGAS SERÍAN MUCHO MÁS SEGURAS

Podría decirse que lo más peligroso de consumir drogas ilegales es que no se sabe lo que se está tomando. Podrían estar cortadas con cualquier cosa, que produciría todo tipo de daños en el cuerpo. Solo hay que fijarnos en el éxtasis, que en estos tiempos suele estar mezclado con polvo de ladrillo, speed, veneno para ratas, tiza, y todo tipo de relleno - con el objetivo de maximizar los beneficios del traficante. Las tiendas reguladas cumplirían con los más estrictos y rigurosos requisitos de pureza, y se asegurarían de que los consumidores se educaran sobre el uso.

Un argumento en contra es que esto podría aumentar los niveles de adicción y de muerte por sobredosis. Sin embargo, la forma en la que vemos la adicción podría estar equivocada, y es un tema de actualidad entre los científicos. Hay fuertes indicios que indican que la adicción tiene más que ver con el estado de nuestras vidas que con la droga en cuestión, y la educación reduciría el problema en gran medida. Una vez más, ponemos a Portugal como ejemplo. Aunque algunas drogas, como la heroína, no son legales, han sido despenalizadas. La adicción y las muertes por sobredosis no han aumentado, sino que por medio de la educación y el apoyo, sus cifras han descendido en casi un 50%. Esto es muy importante, ya que demuestra que cuando la posesión y el consumo ya no acarrean una repercusión penal, la adicción y la muerte no aumentan, sino que disminuyen.

5. ACABARÍA CON EL DETERIORO DE LA LIBERTAD CIVIL

Este es un punto más conceptual y filosófico: ¿quién es el gobierno para decirnos lo que podemos y no podemos consumir? Cierto que si algo nos convierte en un peligro para el estado, la sociedad o la familia, es razonable que se controle. Pero si las drogas se consumen de forma segura y sin causar daños ni efectos negativos en aquellos que nos rodean, ¿por qué no deberían tomarse? Muchas drogas son y se consumen de forma segura, en todos los niveles de la sociedad - drogas tanto legales como ilegales. Muchos miembros de la sociedad, desde médicos a barrenderos, consumen cocaína y hasta heroína, y sin embargo son capaces de funcionar normalmente. Entonces, ¿por qué son ilegales mientras que otras sustancias como el alcohol y la nicotina no lo son?

Un buen ejemplo de esto fue la Guerra de Vietnam. Más del 20% de los soldados estadounidenses que fueron enviados a combatir, consumían heroína de forma habitual, pero a su regreso a casa, el 95% se reintegraron sin ningún síntoma de adicción ni necesidad de tratamiento. ¿Por qué? porque la adicción es mucho más compleja de lo que creemos - y el supuesto básico de que el consumo causa adicción, no debería ser un obstáculo para la libertad y la elección.

4. ESTABILIZARÍA PAÍSES INVOLUCRADOS EN LA GUERRA CONTRA LAS DROGAS

México, Oriente Medio y América del Sur. Todos ellos son víctimas de la Guerra contra las Drogas liderada por Estados Unidos. Es aquí, en estas zonas, en las que se elabora gran parte de las drogas ilícitas de occidente. Como consecuencia, la corrupción, la violencia y la muerte son moneda corriente. Los señores de la guerra utilizan la producción de drogas para financiar su insurgencia, mientras que los cárteles se benefician de la miseria de los demás. Al destruir la demanda de estas drogas, el poder de los que las producen disminuye, permitiendo que se mantenga una estabilidad y, a su vez, mejorando la vida de las personas que viven allí.

Utilizando una vez más el ejemplo de los cárteles de México, la legalización del cannabis en los Estados Unidos ya está causando una reducción de los asesinatos relacionados con bandas - y los índices de homicidios se encuentran en su nivel más bajo en mucho tiempo.

3. AYUDARÍA A ACABAR CON LA DISCRIMINACIÓN ÉTNICA

Es bien sabido que las minorías étnicas tienen más probabilidades de ser detenidas y registradas por la policía; la población carcelaria de los detenidos por delitos relacionados con drogas, está compuesta en gran parte por minorías étnicas. Un informe reciente del Reino Unido, averiguó que aunque las personas de raza blanca consumen casi el doble de drogas que las de raza negra, la población negra tiene seis veces más probabilidades de ser detenida y registrada. Es una tendencia que se puede observar a nivel mundial. La eliminación de las drogas como delito penal pondría fin a esta injusticia, y ayudaría a impedir el racismo institucional que invade nuestra sociedad.

2. LA PROHIBICIÓN NO FUNCIONA

Si la investigación, los datos y la experiencia directa nos han enseñado algo, es que el actual modelo de prohibición no funciona. Penaliza a gente corriente por tomar drogas.

La idea es que la amenaza de encarcelamiento disuade a la gente de consumir drogas, pero no es así, y ahora más que nunca, la gente consume drogas que han sido declaradas ilegales por los gobiernos de todo el mundo. Y en lugar de proteger a los usuarios de posibles daños y alienación, se encarcela a los que son arrestados, y se les adjudica un registro de antecedentes penales, lo que hace que les sea casi imposible encontrar trabajo legítimo o reintegrarse en la comunidad. Provoca una espiral negativa que hace más daño que bien a la sociedad.

Estamos invirtiendo millones de dólares en un método que sigue fracasando una y otra vez, y es tan inflexible como el día en que fue concebido.

1. SE SALVARÍAN MILES DE VIDAS

La prohibición de las drogas cuesta muchas más vidas de las que salva. Los fármacos matan a más personas que las drogas ilegales. Un mercado legal de drogas educaría y garantizaría que las drogas fueran puras, lo que ayudaría a impedir las muertes y la adicción. Un mercado legal acabaría con la violencia organizada, eliminaría la fuente de ingresos de los cárteles y de los señores de la guerra, y detendría los asesinatos y la corrupción que van con ello - y que están costando cientos de miles de vidas. Un mercado legal daría paso a la investigación del potencial médico de las drogas, y ofrecería a los pacientes otras opciones. Seguramente esto solo es ya razón suficiente. La cantidad de vidas que se podrían salvar es extraordinaria - lo que a fin de cuentas es lo más importante de todo.

No somos tan ingenuos como para pensar que la legalización de todas las drogas sería algo fácil, o que no acarrearía sus propios problemas. Ni como para pensar que va a ocurrir pronto, si es que ocurre. Pero si nos fijamos en los puntos a su favor, podemos incitar al debate. Y si ese debate provoca un mínimo cambio a mejor, ya sea en la política de una nación o en la forma en que una persona trata a un consumidor, habrá merecido la pena.

comments powered by Disqus