Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

El nitrógeno y las plantas de cannabis

El nitrógeno es un elemento fundamental para la vida tanto de plantas como de animales. Realiza un gran número de importantes funciones en el metabolismo de la planta y es esencial para la fabricación de clorofila.

El nitrógeno es bastante común en el universo; el sol y otras estrellas contienen grandes cantidades. Es el cuarto elemento más común, según el peso, en la corteza de la Tierra. El color marrón rojizo del planeta es causado por el nitrógeno. El nitrógeno se ha utilizado en la agricultura desde la prehistoria y en la actualidad es todavía el suplemento del suelo más barato, común e importante que podemos utilizar.

En general, el hidrogeno no es muy fácil de absorber para la planta. Únicamente es absorbido por las raíces en la forma adecuada y bajo las condiciones apropiadas.

El suelo es rico en nitrógeno, pero esta abundancia se encuentra en una forma no muy disponible para la planta. Su disponibilidad depende grandemente del pH; en suelos ácidos suele presentarse de manera más disponible.

Deficiencia de nitrógeno

El cannabis es muy eficiente a la hora de absorber nitrógeno y, bajo condiciones normales, no suele sufrir su deficiencia, con la excepción de cuando se da un estirón en el crecimiento o cuando la planta se encuentra gravemente estresada. Puede haber algunos síntomas de la deficiencia del nitrógeno que desaparecen por si solos, sin la necesidad de que intervengas; estos síntomas no dañan al producto.

La carencia de nitrógeno se caracteriza por un intenso amarilleamiento de las hojas jóvenes y los brotes entre las venas. Esto sucede principalmente porque el nitrógeno en la planta no es muy móvil, por lo que las hojas no pueden extraerlo de las más viejas cuando lo necesitan. En casos de deficiencia de nitrógeno grave, las hojas más viejas y las venas más pequeñas de las hojas se volverán amarillas.

Cronología

  • Coloración verde-amarillenta, de adentro hacia afuera, de las hojas y brotes jóvenes; las venas permanecen verdes en su mayor parte.
  • Aumento del amarilleamiento, a veces hasta el extremo de ser las hojas casi blancas; las hojas más grandes también se vuelven amarillas. Esto atrofia el crecimiento.
  • En los casos más graves, la hoja se ve afectada por la necrosis y el crecimiento de la planta se detiene.

Causas

  • El pH del entorno de la raíz es demasiado alto (pH> 6.5)
  • Hay una acumulación de altos niveles de zinc y manganeso en el entorno de la raíz
  • La concentración de nitrógeno en el entorno de la raíz es demasiado baja
  • La temperatura de la raíz es baja
  • El entorno es demasiado húmedo por lo que el suministro de oxigeno a la raíz se estanca
  • El sistema de raíces no funciona bien por estar dañado, enfermo o formado por raíces moribundas
  • Hay un exceso de luz en el tubo de alimentación del agua: la luz promueve el crecimiento de algas (usando nitrógeno) y descompone los quelantes del nitrógeno.

Qué hacer

  • Los síntomas de una deficiencia leve de nitrógeno son fáciles de revertir. La carencia, dependiendo de la causa, se puede solucionar con varios remedios. Puedes rebajar el pH, prevenir la formación de un exceso de de manganeso y zinc, añadir quelantes de nitrógeno a los substratos, mejorar el drenaje o elevar la temperatura del suelo. Alternativamente, se puede aplicar un nutriente para las hojas que contenga quelantes de nitrógeno. Si cultivas en hidro la deficiencia de nitrógeno es virtualmente imposible, siempre que utilices una mezcla nutritiva de calidad.
  • Acércate a tu growshop; allí te pueden aconsejar y ofrecerte los productos adecuados. Un fertilizante con una buena composición contiene nitrógeno disponible en cantidades más que suficientes.
  • Cuando la deficiencia se pone de manifiesto, añadir quelantes de nitrógeno al suelo es menos efectivo y más lento que aplicar nutrientes en las hojas. Básicamente, para conseguir 1 kg de nitrógeno en las raíces hace falta añadir de 5 a 10 veces la misma cantidad de quelantes de nitrógeno. Estos deben estar bien mezclados con la tierra porque la luz solar los descompone y deben estar colocados muy cerca de las raíces para poder ser absorbidos.
  • Lo mejor es pulverizar las hojas con una solución acuosa de EDDHA (max. 0.1 gramos por litro) o quelantes EDTA (max. 0.5 gramos por litro).

Consejos

  • Pulveriza las hojas durante las horas de oscuridad (nunca bajo luz brillante),
  • 70-80% de la dosis máxima indicada es más seguro,
  • Pruébalo en unas pocas hojas y espera de 2 a 4 días; si el resultado es bueno, aplícalo al resto
  • Se deberá notar una mejoría en 2-4 días (dependiendo de la salud de la planta)
  • La aplicación se puede repetir después de una semana
  • Añadir un fertilizante orgánico como excremento de ganado, de pollo o abono de setas al suelo lo enriquecerá con quelantes naturales. Pero ten cuidado y evita añadir demasiado y quemar las raíces de la planta
  • Los preparados especiales de enzimas descomponen las raíces muertas para que se puedan formar raíces nuevas, a la vez que fomentan la aparición de bacterias beneficiosas que viven en simbiosis con la planta. Esta protegen a las raíces contra ataques fúngicos y hacen posible que la plante absorba el nitrógeno en forma orgánica.

TOXICIDAD DEL NITRÓGENO

Las plantas necesitan más cantidad de nitrógeno (N) durante el crecimiento vegetativo que durante la mayoría de la fase de floración. Sufrir toxicidad de N en un cultivo no es extraño, incluso entre los cultivadores más experimentados. Ciertas variedades (o incluso fenotipos) requieren una cantidad significativamente mayor o menor de este nutriente que otras.

Este problema puede deberse a diferentes motivos. Un medidor de pH que no haya sido calibrado podría darte lecturas erróneas. Una distribución de luz desigual podría provocar la toxicidad por N en ciertas zonas, ya que las hojas no serían capaces de procesar este nutriente. Demasiado calor en la zona de cultivo también podría provocar una absorción excesiva de agua y nutrientes. Otra posible causa de la toxicidad de N es aportar demasiados fertilizantes de liberación lenta a la tierra.

CÓMO DETECTAR Y SOLUCIONAR LA TOXICIDAD POR NITRÓGENO

Generalmente hablando, la toxicidad por N es un simple caso de sobrefertilización de los macronutrientes básicos NPK, que puede revertirse fácilmente. Los síntomas incluyen:

  • Hojas de color verde oscuro: el follaje verde frondoso y vibrante comienza a oscurecerse a un tono más apagado.
  • Efecto garra: las puntas de las hojas se enrollan hacia abajo, con aspecto de garra. Esto también suele ser señal de exceso de riego, así que usa este indicador para solucionar el problema.
  • Las hojas se vuelven amarillas y marrones: las hojas desarrollarán clorosis y morirán si la planta no recibe tratamiento.
  • Pueden aparecer manchas aleatorias, imitando otras deficiencias como calcio-magnesio.

CÓMO SOLUCIONAR LA TOXICIDAD POR NITRÓGENO

Remediar este problema es relativamente simple:

  1. Primero, debes diagnosticar el problema. Comprueba la temperatura y la calibración del medidor de pH y el medidor EC.
  2. Comprueba que el riego sea regular, de manera que una planta en concreto no esté recibiendo demasiada agua, provocando marchitamiento y el efecto garra.
  3. Prepara una mezcla nueva de fertilizantes y asegúrate de calcular los valores usando el sistema de unidades correcto (litros o galones, ppm o EC). Reduce la cantidad de N que aportas a las plantas. Esto suele hacerse añadiendo la mitad de la dosis recomendada de fertilizante a la mezcla.
  4. Vigila el nuevo crecimiento de la planta. En pocos días, debería reanudarse el crecimiento sano y de color verde brillante.


PowderFeeding