Una aclaración sobre el cannabis, la inteligencia y la creatividad

Publicaciones :
Categorías : BlogCiencia
Última edición :

Una aclaración sobre el cannabis, la inteligencia y la creatividad

La propaganda ha dañado y demonizado la reputación de la planta de cannabis. Las mentiras la han despojado de su verdadera condición de combustible intelectual; una hierba que ha inspirado a algunos de los más grandes pensadores de la historia. Pero mucha gente cree que nos hace más vagos y estúpidos.

Todos conocemos el arquetipo del "fumeta vago". Este estereotipo se nos presenta a través de varios medios, como las películas de Hollywood, los programas de televisión y las campañas antidrogas que quieren meter en las mentes de los jóvenes que el consumo de cannabis equivale a tirar su potencial por el desagüe.

Este personaje se suele representar como un incompetente de ojos rojos, hablar lento y voraz apetito. Sin trabajo ni ambiciones y contento con su mediocridad, siempre que tenga un suministro constante de marihuana.

Puede que este estereotipo se acople a las películas de humor y a los memes graciosos de internet. Pero debe ser cuestionado. ¿Hay algo de verdad en esta tipificación? ¿O se ha creado para ayudar a la campaña de la guerra contra las drogas?

 

Stoner with bong

LA MARIHUANA COMO CATALIZADOR DE CREATIVIDAD E INTELECTUALISMO

Contrariamente a la imagen expuesta más arriba y que se ha instalado en la mente colectiva de la cultura popular, existen suficientes pruebas de que el consumo de marihuana puede contribuir y mejorar el pensamiento intelectual. A diferencia de hoy en día, el cannabis era venerado en el siglo XIX como un medicamento polifacético y una gigantesca industria. Pero sus usos no acababan ahí. También estaba reconocido como una herramienta inspiradora del pensamiento por parte de algunas de las mejores mentes de la época.

El famoso y respetado intelectual, escritor y poeta francés, Charles Baudelaire, veneraba el consumo de marihuana en su oficio hasta el punto en que formó parte del Club de los Hachichins, que celebraban reuniones entre 1844 y 1849.

Baudelaire escribió de forma elegante:

"Gente sin ninguna habilidad para los juegos de palabras improvisan una serie de chistes e ideas de lo más improbable y son capaces de superar a los maestros más avezados de este descabellado arte. Toda cuestión complicada ... se convierte en algo claro y transparente. Toda contradicción es reconciliada. El hombre ha superado a los dioses".

Eso sí que es reconocimiento. Pero estas palabras van más allá del mero sesgo de indulgencia de Baudelaire. La ciencia moderna ha relacionado el consumo de cannabis con un fenómeno llamado hiperprimado. El primado es un efecto estudiado en psicología, que hace que sea más fácil asociar varios conceptos relacionados. El hiperprimado es este efecto cuando ocurre en mayor grado. Probablemente, sea el motivo por el que la marihuana estimula el pensamiento intelectual y creativo, permitiendo que escritores, artistas e inventores unan conceptos independientes que nunca habrían relacionado estando sobrios y, por consiguiente, con un estado de mente más lineal.

El Dr. Lester Grinspoon, un psiquiatra y profesor jubilado de la Harvard Medical School, es un buen ejemplo de intelectual moderno que tiene en alta estima a la marihuana como herramienta de pensamiento. En su libro "Marihuana Reconsidered" desafía toda clase de estereotipos, diciendo:

"Ya no tengo ninguna duda de que la marihuana puede ser un estimulante intelectual. Ayuda al usuario a sobrepasar los límites conceptuales, promueve la fluidez de asociaciones y aumenta la comprensión y la creatividad".

Otro gigante intelectual cuyo trabajo aparece en este libro es Carl Sagan, famoso por su trabajo en ciencia y comunicación. Según Sagan:

"La experiencia con cannabis ha mejorado enormemente mi apreciación por el arte, un tema que antes nunca había apreciado mucho".

Y:

"El entendimiento de la intención del artista que consigo cuando estoy colocado, a veces continua cuando no lo estoy. Es una de las numerosas fronteras humanas que el cannabis me ha ayudado a cruzar".

En términos más políticos y revolucionarios, Sagan escribió:

"la ilegalidad del cannabis es indignante, y un impedimento para la plena utilización de una droga que ayuda a producir la serenidad, intuición, sensibilidad y camaradería que tan desesperadamente necesitamos en este mundo cada vez más loco y peligroso".

MARIHUANA Y CI

Todos somos conscientes de los desesperados e inútiles intentos de las campañas propagandísticas para incautar la razón y la lógica y presentar una imagen sesgada y científicamente errónea de las drogas. Una de estas imágenes es el famoso vídeo de un huevo cascado en una sartén. Esta sustancia oxidada y carbonizada es comparada a lo que ocurre en el cerebro de una persona tras consumir drogas. Esto es no solamente peligrosamente inexacto, también es una opinión que se vende como un hecho.

Happy brain  

Estadísticamente, una enorme cantidad de estadounidenses consumen marihuana en algún momento de sus vidas. Muchos de ellos comienzan a una edad temprana y continúan actuando como miembros ejemplares de la sociedad, con carreras exitosas y cerebros intactos.

Un estudio realizado con hermanos gemelos en el que uno de ellos consumía marihuana y el otro no, demostró que el consumo de cannabis no tiene absolutamente ningún efecto mensurable sobre el cociente intelectual.

LAS MENTIRAS

El mito del "fumeta vago" no es más que una falacia originada por una campaña de desprestigio que es errónea.

Esta escandalosa manipulación de la realidad proviene del padre de la guerra contra las drogas: el presidente Richard Nixon. Quien dijo: "El enemigo público número uno de los Estados Unidos es el abuso de las drogas. Con el fin de combatir y derrotar a este enemigo, es necesario librar una nueva batalla".

Desde entonces, se ha puesto de manifiesto que la administración Nixon tenía dos principales oponentes públicos, para cuya derrota necesitaba un método nuevo: las subculturas de los "negros" y los "hippies". El consumo de marihuana formaba parte importante de estas comunidades, y su clasificación como droga peligrosa fue la estratagema perfecta para poder encarcelar y controlar a estas minorías.

Es fundamental darse cuenta de que gran parte de la forma de pensar de nuestra cultura puede ser debida a la manipulación, en lugar de a los hechos. La ciencia moderna está ahora desmintiendo esta antigua e infundada retórica y arrojando nueva luz sobre la verdad del asunto. El cannabis es una medicina, una herramienta intelectual y un combustible que alimenta la creatividad y la solidaridad que todos llevamos dentro.

 

         
  Guest Writer  

Escritores invitados
En ocasiones tenemos escritores que colaboran con el blog de Zamnesia. Proceden de entornos muy diversos y son expertos en distintas áreas, por lo que sus conocimientos son muy valiosos.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos relacionados