¿Pueden las Setas Salvar al Mundo?

Publicaciones :
Categorías : BlogCienciaPsicodélicosSetas Mágicas

¿Pueden las Setas Salvar al Mundo?

Desde el descubrimiento de las setas mágicas, conocemos los poderes de los hongos. Pero poco a poco estamos empezando a comprender todo su potencial: pueden limpiar derrames de petróleo y descomponer plástico.

Desde el descubrimiento de las setas mágicas, conocemos los poderes de los hongos. Pero poco a poco estamos empezando a comprender todo su potencial: pueden limpiar derrames de petróleo y descomponer plástico.

Cuando dices "setas" por aquí, las orejas se ponen alerta y los ojos brillan. Sin embargo, todavía mucha gente piensa en las setas solo como alimento, mientras que en realidad son mucho más que eso. Los hongos son uno de los organismos más importantes en nuestro mundo, así como uno de los más antiguos. Y es sólo ahora cuando estamos empezando a comprender cómo pueden ayudarnos a limpiar el gran desastre ecológico en el que nos hemos metido.

Un gran paso ha sido el reciente descubrimiento de que las setas pueden, literalmente, comer y descomponer el plástico. Al igual que algunos hongos se alimentan de granos o estiércol, este hongo se alimenta de plástico. Considerando la enorme contaminación plástica a la que nos enfrentamos, es un gran descubrimiento. De la misma manera son importantes unas cepas de hongos que se alimentan de petróleo. Son la clave para corregir ambientes contaminados.

Paul Stamets: Hombre Seta

Paul StametsAntes de seguir explorando la magnificencia de las setas, echemos un vistazo al trabajo de Paul Stamets, uno de los principales artífices del movimiento del "micoremedio". Stamets es una biblioteca andante y sus conocimientos sobre el tema son insuperables. En los últimos años, se ha hecho conocido por su inspiradoras charlas TED, en las que aboga por los hongos como una revolución en la medicina, la silvicultura, los pesticidas y el control de la contaminación - y esto es solo lo que ha investigado personalmente hasta la fecha. Stamets no está afiliado a ninguna institución académica, y financia la mayoría de sus investigaciones sobre los hongos a través de los beneficios que obtiene en la empresa privada que dirige: Fungi Perfecti. Hasta el momento, ha publicado seis libros sobre el cultivo, uso e identificación de las setas. Su libro "Growing Gourmet and Medicinal Mushrooms" está considerado como una de las primeras guías para el cultivo interior de hongos exóticos.

La inteligencia celular del micelio

MyceliumEl micelio es la intrincada red de tejido fibroso del que crecen las setas. De hecho, la seta es solo el cuerpo del fruto del micelio. Stamets lo describe como la "red neurológica de la naturaleza", una especie de "membrana sensible" que controla e influye "la salud a largo plazo del entorno en el que vive". Como describe en su libro "Mycelium Running", el fino tejido del micelio hace milagros bajo tierra; en una área grande, el micelio conecta las raíces de los árboles, a la vez que sigue de cerca su estado de salud. Si un árbol sufre de falta de glucosa, por ejemplo, el micelio lo reconoce y suministra los nutrientes. Este maravilloso mecanismo se llama "micorrizas". Según Stamets, las setas se pueden considerar como el sistema inmune del medio ambiente.

Esta red de tejidos es una membrana filiforme de una célula única que se extiende sobre el terreno, absorbe la vegetación en descomposición, cubre bosques y finalmente se fusiona para crear las setas. Al igual que los animales, debe absorber la energía de otro ser vivo para sobrevivir, y hace esto mediante la absorción de los nutrientes de su entorno. "Tienen inteligencia celular", dice Stamets. "Cuando caminas por el bosque, saltan en busca de restos para alimentarse. Saben que estás allí."

Micoremedio - limpieza con setas

Micoremedio es un término acuñado por Stamets. Básicamente significa la biorremediación, o la gestión de residuos, a base de hongos. Como ya se ha mencionado, los hongos tienen el potencial para encargarse de una gran cantidad de residuos que los humanos parecen dejar atrás, pero ¿cómo? Bueno, la función ecológica de los hongos es descomponer las cosas. Esto lo lleva a cabo el micelio, que segrega enzimas extracelulares y ácidos para descomponer estructuras. Sin embargo, cada tipo de hongo está especializado en un tipo de comida. La clave es juntar a la especie correcta con la materia que hay que descomponer. Las aplicaciones son casi ilimitadas, hay hasta cepas de hongos que pueden descomponer armas químicas, como la viruela y el sarín.

Hongos Come-plástico

Uno de los principales problemas es el producto de deshecho más grande del mundo - el plástico. En una reciente expedición de investigadores de Yale a la selva ecuatoriana, se descubrió un nuevo hongo que parece tener un insaciable apetito de plástico. Llamado Pestalotiopsis microspore, este hongo es el primero que se ha encontrado que puede sobrevivir con una dieta compuesta solo de poliuretano (un tipo de plástico). Y no sólo eso, sino que el proceso por el que descompone el plástico para alimentarse es anaeróbico, es decir, no requiere oxígeno. Esto es algo bueno porque no hay mucho oxígeno en las capas más profundas de los vertederos humanos, por lo que será capaz de trabajar a través de ellas.

Sin embargo, lo más probable es que la substancia química en cuestión que causa esta descomposición sea aislada y sintetizada, patentada y comercializada con fines de lucro - pero esperemos que no.

Hongos Come-Petróleo

Otra aplicación de los hongos es la limpieza de derrames de petróleo. Stamets conoce la existencia de este potencial hace mucho tiempo, y la ha aplicado siempre que ha podido. Hace años, antes de los grandes derrames de petróleo de la historia reciente, Stamets se asoció con una empresa llamada Battelle laboratorios con el fin de averiguar la mejor manera de solucionar el problema del petróleo. Realizaron un experimento en el que 4 pilas de tierra se empaparon con petróleo. Una de las pilas se trató entonces con bacteria, otra con enzimas, la tercera con micelio - y la última se dejó sin tratamiento, como control. Se cubrieron y se dejaron reposar durante 6 semanas. Después de las 6 semanas, se destaparon para encontrar que tres de las pilas estaban "muertas, oscuras y apestosas". Sin embargo, la que había sido tratada con micelio había desarrollado una gran cantidad de setas ostra. Tras otras 2 semanas se volvieron a comprobar los ratios de contaminación. Se constató que la pila tratada con contaminación de micelio había pasado de 10.000 partes por millón a 200 partes por millón - una enorme diferencia.

Lo que demuestra el hallazgo de Stamets es que el micelio puede ser utilizado en el tratamiento de áreas contaminadas, incluso en zonas en las que no hay otras formas de vida. Pueden bajar los niveles de toxicidad a niveles manejables, preparándolas para aparezcan nuevas formas de vida.
Desde entonces, Stamets ha puesto a prueba su teoría con aplicaciones prácticas. En un caso, colocó sacos saturados de micelio en el agua de debajo de una planta industrial que producía desechos tóxicos. Las aguas residuales se limpiaban al entrar en contacto con los sacos. Más adelante, durante el derrame de petróleo en la bahía de San Francisco del 2007, Stamets donó setas por valor de $10,000 para las actividades de limpieza. Se utilizaron para descomponer las alfombrillas de pelo utilizadas para absorber el petróleo. Las setas transformaron las alfombrillas empapadas en petróleo en un abono rico en nutrientes ¡en sólo 12 semanas!

Infinidad de aplicaciones: ¿la solución para la crisis medioambiental?

Los hongos muestran una versatilidad increíble - lo que se ha dicho en este artículo apenas es la superficie. La limpieza de nuestros residuos será, probablemente, uno de los usos más interesantes, pero Stamets muestra una asombrosa cantidad de posibles aplicaciones. Otras interesantes son:

Para ayudar a evitar el hambre - los hongos nutritivos se pueden cultivar rápidamente en campamentos de refugiados con recursos muy básicos.

Como biocombustible - ciertos hongos se pueden convertir en un biodiesel.

Como medicina - las setas pueden producir nuevos antibióticos y compuestos anti-virales. Investigaciones recientes sugieren que algunas especies pueden ser utilizadas incluso para el crecimiento de nuevas células cerebrales y la curación del Trastorno de Estrés Postraumático.

Mientras que muchos gobiernos y organismos han tomado un gran interés en las posibilidades de las aplicaciones del micelio y las setas que produce, puede que pase mucho tiempo antes de que las veamos convertirse en una gran parte de nuestras vidas. Como con la mayoría de las cosas, sólo tiene que ser llevado a cabo por aquellos que escuchan la llamada. Los hongos pueden salvar al mundo, y es responsabilidad de todos salir ahí y hacer que suceda.