Por Qué el Cannabis Nos Hace Sentir Bien

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabis

Por Qué el Cannabis Nos Hace Sentir Bien

Es un hecho bien conocido que el cannabis provoca un enorme deleite a aquellos que lo consumen, pero ¿qué es lo que causa esta sensación de felicidad?

Por medio de investigaciones, se ha demostrado que tiene que ver con la dopamina – la marihuana causa un flujo constante de dopamina, lo que proporciona varios beneficios útiles. Y afortunadamente, tiene una fuerte relación con los ingredientes actives del cannabis.

Qué Hace la Dopamina

El cerebro crea ciertas substancias químicas que permiten que la mente funcione de forma adecuada. Esta importante categoría de moléculas juega varios papeles en la salud mental y formalmente se conocen como neurotransmisores. Estas substancias químicas son agentes de la comunicación cuya labor es enviar información a otras partes del cerebro.

La dopamina es, probablemente, el neurotransmisor más importante del cerebro. Es la fuente de la mayoría de sensaciones de placer. De hecho, la dopamina dicta una amplia gama de respuestas emocionales, en especial un complejo sentimiento de logro. Estas alegres substancias químicas se almacenan en los rincones más profundos del cerebro. Esta región se denomina científicamente como el núcleo accumbens, pero es más conocida como el centro de recompensas de la mente.

La dopamina influye biológicamente en varios niveles, a través de un sistema psicológico basado en recompensas. Los comportamientos afectados por el suministro de esta substancia química son el aprendizaje, el hambre, el sueño, los estados de ánimo, la concentración, la movilidad y el sexo.

La Marihuana Aumenta los Niveles de Dopamina

Las tasas de dopamina se ven aumentadas en gran manera por el uso recreativo de la marihuana. Sorprendentemente, el cannabis no es el único agente que contribuye a una mayor actividad de los neurotransmisores. De hecho, la mayoría de las drogas que se consumen con fines hedonistas provocan una afluencia inmediata de dopamina. Un positivo estado mental parecido se puede conseguir mediante MDMA, alcohol, cocaína y cafeína. Sin embargo, el cannabis lo hace de una manera un poco distinta.

Cómo Cambia la Marihuana a la Dopamina

Aunque todas las drogas producen un aumento de dopamina, la marihuana se destaca por su original efecto sobre la mente. De alguna manera, los cannabinoides de la marihuana tienen un efecto automático sobre el GABA, otro importante neurotransmisor de los procesos mentales. Normalmente, el GABA limita la cantidad de dopamina que se libera en un momento dado. Cuando con estos bloqueos se impide que desempeñe su papel, ya no se envían señales para que cese el flujo de dopamina y, como consecuencia, las substancias químicas calmantes son liberadas de forma continua hasta que la marihuana ya no esté presente.

Una de las características especiales del cannabis es que imita a los átomos de un cerebro sano. El ser humano está equipado para producir endocannabinoides, y estas substancias químicas se dan en el cerebro de forma natural para poder desencadenar la dopamina. Los cannabinoides no son más que copias de estas moléculas. Los receptores de estos compuestos promueven directamente la salud fomentando la búsqueda de recompensas. Unas investigaciones han revelado que los mamíferos sin sensores de cannabinoides son más propensos a sufrir riesgos para la salud.

En la naturaleza, los cannabinoides estimulan la motivación permitiendo que la dopamina se disfrute solamente en momentos de logro. Al suministrar estos agentes por medio de una fuente externa, se promueve un estado de felicidad permanente sin necesidad de que se produzcan cambios circunstanciales.

Resultados Duraderos

El cannabis se diferencia de otras substancias en que no permite cambios permanentes en la producción de dopamina; sin embargo, existen pruebas que muestran un bajo nivel de dopamina en la fase inicial de dejar de usar marihuana. La abstinencia de marihuana puede colocar los niveles de dopamina por debajo de los límites saludables.

En general, los usuarios habituales de cannabis podrían experimentar unos niveles de dopamina menores que la media. Esta cifra se podría derivar de fumadores que ya tomaban medicinas para combatir problemas de dopamina. Por ejemplo, las personas con TDAH suelen tomar medicamentos para aumentar su tasa de dopamina. Varios estudios demuestran que esto es un enfoque prometedor.