Mighty vs Crafty: ¿Cuál Es Mejor Para Ti?

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisReseñas de Productos

Mighty vs Crafty: ¿Cuál Es Mejor Para Ti?

Los vaporizadores Mighty y Crafty son hermanos, uno grande y otro pequeño, cada uno con sus pros y sus contras. Ha llegado el momento de compararlos para averiguar cuál es mejor.

Creados por Storz & Bickel - el famoso fabricante de vaporizadores alemán responsable del Volcano - el Mighty y el Crafty son la primera incursión de esta compañía en el mercado de los vaporizadores portátiles, y ambos dispositivos se lanzaron a la vez. Los dos han tenido un éxito rotundo y son ejemplos de calidad, funcionalidad e ingeniería de precisión. Hemos escrito reseñas individuales de cada uno, pero el objetivo de esta entrada no es saber si son buenos. Ya sabemos que lo son; la siguiente pregunta es: ¿cuál es el mejor para ti?

Empecemos.

TAMAÑO

La principal diferencia entre estos dos vaporizadores es su tamaño. El Mighty es grande y voluminoso y el Crafty es pequeño y discreto. Cada diseño está pensado para un uso distinto. El Crafty está pensado para usarlo sobre la marcha, y para meterlo en el bolsillo cuando no se está utilizando. El Mighty se ha creado para sesiones de grupo, en casa de un amigo o en el campo bajo el sol.

El Crafty, que mide 11cm x 5.5cm x 3.3cm y pesa 136g, cabe en el mismo bolsillo que un móvil - aunque es un poco más grueso. El Mighty, por otro lado, mide 14cm x 8cm x 3cm y pesa 230g, y para transportarlo de forma discreta se necesita un mochila o un bolso.

ELEMENTO CALEFACTOR, RUTA Y CALIDAD DEL VAPOR

A muchos les sorprenderá saber que el mecanismo interno de ambos Mighty y Crafty es prácticamente el mismo. Los dos tienen la misma ruta de vapor, el mismo tamaño de cámara de hierba y el mismo elemento calefactor. La única diferencia es que el Mighty es más grande, y tiene una unidad de enfriamiento ligeramente mayor.

Tras probarlos, el Mighty produce un vapor un poco más fresco, pero la diferencia es casi imperceptible. Ambos producen un vapor de muy buena calidad, lo que no es un factor decisivo a la hora de elegir.

BATERÍA Y CARGA

Otra de las principales diferencias entre el Mighty y el Crafty es la duración de la batería. Ambos tienen una batería incorporada que no se puede extraer; pero una de ellas dura más tiempo.

Es, por supuesto, la del Mighty, que además es bastante impresionante. El Mighty tiene unos 90-95 minutos de uso continuo, suficiente para varias sesiones antes de tener que volver a cargarlo. Al ser su batería tan grande, no se puede cargar a través de USB, y viene con un enchufe normal de pared. El tiempo de carga total es de unas 2 horas, pero el Mighty tiene un mecanismo que permite utilizarlo mientras se carga - y sólo necesita unos minutos de carga para arrancar.

El Crafty, con su batería mucho más pequeña, tiene un uso continuo de unos 45 minutos. Bastante breve para un vaporizador portátil, pero compensa con la enorme calidad de la sesión. Aún así se pueden disfrutar de unas cuantas sesiones antes de que se agote. Al igual que el Mighty, el Crafty tarda a cargarse unas 2 horas; pero se puede cargar por medio de USB. Esta funcionalidad es bastante útil, ya que significa que se puede cargar con una batería portátil - ideal si estás de viaje o en el campo. El Crafty también se puede utilizar mientras se está cargando, pero no es instantáneo. Si la batería está completamente agotada, hay que esperar unos 20 minutos para poder usarse a la vez.

FACILIDAD DE USO

En lo que respecta al uso del Mighty y el Crafty, ambos son bastante sencillos, hasta el punto que un novato podría coger cualquiera por primera vez y usarlos sin dificultad. Ambos se llenan de hierba muy fácilmente, desenroscando su parte superior, y los dos se calientan de forma automática una vez encendidos - tardan unos 90 segundos. La principal diferencia es la forma en que se controla la temperatura. El Mighty tiene una pantalla LED incorporada y unos botones para programar y controlar la temperatura. El Crafty, por otro lado, usa Bluetooth para conectarse a una app en tu smartphone. Esta app tiene el mismo diseño y controles que el Mighty, pero es independiente. Ambos son intuitivos y fáciles de usar. Yo nunca he tenido ningún problema de conectividad con esta app.

PRECIO

Tanto el Mighty como el Crafty son dispositivos caros, y se encuentran entre los mejores del mercado en cuanto a calidad y precio. El Mighty cuesta €348, y el Crafty €298. Si estás dispuesto a gastar dinero en uno de estos dispositivos, una diferencia de 50€ no va a afectar tu decisión a largo plazo, ya que no es lo bastante significativa como para ser una prioridad sobre las otras diferencias entre ambos dispositivos.

REFLEXIÓN FINAL

Entonces, ¿cuál es mejor, el Mighty o el Crafty? Es una decisión difícil. Ambos son excelentes vaporizadores que compiten estrechamente en funcionalidad y calidad. La verdadera pregunta es: ¿cómo los vas a usar? Si quieres un vaporizador personal para usarlo sobre la marcha, lo mejor es el Crafty. Pero si quieres un vaporizador portátil para usarlo en casa o en grupo, el Mighty es la mejor opción. Ambos han sido construidos con estos usos en mente, y desempeñan su función casi a la perfección. Mi favorito es el Mighty, ya que suelo vaporizar en grupo, pero mi compañero y autor Lucas prefiere el Crafty, porque la combinación de discreción, portabilidad y calidad se adapta mejor a sus necesidades. Así que no pienses cuál es mejor, sino cuál te conviene más.

 

         
  Josh  

Escrito por: Josh
Escritor, psiconauta y aficionado a la marihuana, Josh es el experto de Zamnesia. Se pasa todo el día en el campo, investigando todo lo que tenga naturaleza psicoactiva.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores