Cómo Prepararse Para Una Aventura Psicodélica En La Naturaleza

Published :
Categories : BlogPsicodélicos

Cómo Prepararse Para Una Aventura Psicodélica En La Naturaleza

La naturaleza es uno de los lugares más hermosos para experimentar con psicodélicos. Con unos pocos preparativos podrás sacar el mayor partido a tu viaje.

Hay muchas opiniones sobre cuál es la mejor forma de experimentar un viaje. Para Tim Leary, es flotando en una cámara de privación sensorial, reduciendo toda sensación corporal al mínimo. En las tradiciones de América del Sur, los psicodélicos se suelen tomar de forma ritual en una ceremonia, creando una sinergia entre los participantes. Durante la década de los 60, el LSD se tomaba en reuniones y fiestas. Y hoy en día, los festivales al aire libre son uno de los mejores lugares que existen. Pero para aquellos que prefieren una experiencia más tranquila y arraigada, la naturaleza proporcionan el telón de fondo más exquisito para una experiencia psicodélica.

Un viaje en medio de la naturaleza puede aportar una percepción completamente nueva de la belleza que nos rodea y del increíblemente complejo entramado de la vida. En particular, los enteógenos que provienen de la tierra, como las setas, trufas mágicas, cactus, salvia, ayahuasca, etc. tienden a producir un profundo sentido de interconexión, que es algo distinto a la naturaleza cristalina de las sustancias sintéticas como el LSD, 2CB o MDMA. Para obtener el máximo provecho de tu aventura en la naturaleza, hay que procurar un poco de preparación básica:

1. Ayuna antes de un viaje

El ayuno merece la pena, de verdad. Algunas personas ayunan entre 12 y 24 horas antes, otros toman un desayuno ligero y luego un poco de fruta para almorzar. Depende de ti el encontrar el equilibrio entre tener suficiente energía y un estómago vacío. El viaje será más potente y claro, y causará menos náuseas, si se hace con el estómago vacío.

2. Si eres nuevo en esto de las experiencias psicodélicas, ten a un amigo sobrio contigo

Mientras que un cuidador no es necesario para los que tienen experiencia, un amigo sobrio puede vernirle muy bien al aspirante a psiconauta. Un buen compañero puede encargarse de cosas como conducir, interactuar con la gente, o simplemente estar ahí, para compartir las buenas vibraciones. Obviamente, es mejor que el cuidador permanezca sobrio o que solo tome una dosis muy pequeña, justo para sintonizar.

3. Elige el lugar adecuado

Como dice el dicho , el ambiente y el entorno determinarán el viaje. El ambiente es lo que hay dentro de ti, y el entorno es todo lo que sucede fuera. Cuando vayas a experimentar un viaje en la naturaleza, elige un lugar bonito, que no esté lleno de gente y que no sea peligroso. Un lugar bonito te ofrecerá la oportunidad de dar paseos, te sorprenderá con su radiante belleza y te seducirá para explorar sus rincones y caminos ocultos. Como puede que sientas la necesidad de revolcarte por la tierra, abrazar a un árbol o hablar con una piedra, asegúrate de que no haya nadie alrededor que vaya a pensar que te has vuelto loco. Y por último, el lugar, obviamente, no debe ser peligroso. No querrás ser el tío que sale en las noticias por caerse del acantilado mientras alucinaba a base de setas.

4. Lleva algunos suministros esenciales

No hay que exagerar, pero algunas cosas te vendrán muy bien. Si no te cabe todo en una mochila, seguramente es demasiado.

Protección solar
Cuando se está viviendo un cuento de hadas en el bosque, es muy fácil olvidarse de la intensidad del sol y quemarse o coger una insolación. Y no es nada divertido, así que es mejor que uses un gorro y/o te apliques protector solar antes de embarcarte en la aventura.

Agua
Es posible que no sientas mucha sed durante el viaje. Tal vez ni siquiera pienses en beber, pero cuando se te pase podría apetecerte mucho un trago de agua. Permanece hidratado.

Alimentos
Incluso más que con el agua, no querrás comer mientras estás alucinando. Lo más probable es que ni siquiera sientas hambre, pero si no es así, trata de aguantar. La digestión se ve reducida durante el viaje, y la comida te sentará mal y hará que te sientas pesado. Pero una vez que has regresado, un tentempié puede ser divino. Los tentempiés más adecuados son fruta, frutos secos y nueces.

Material para la expresión creativa
En el momento más álgido del viaje, dependiendo de la dosis, te puedes ver inundado de visiones y mantenerte bastante ocupado observando tu propia mente. Pero una vez que se llega a la meseta, la creatividad fluye, y algo con lo que divertirse puede venir de perlas. Algo tan simple como un cuaderno o un tambor pequeño, puede hacer que el viaje tome otra dirección mucho mejor. Tocar un instrumento musical puede convertirse en un vehículo para el viaje, y los malabares son extraordinarios cuando los sentidos están bien afinados. Lleva algo con lo que te gusta pasar el tiempo.

Después del viaje

No hace falta decir que no debes conducir. Aunque te sientas bien y sobrio, lo más probable es que tus pupilas sean enormes y que tu mente todavía esté flotando. Tampoco se recomienda usar el transporte público, por lo que es mejor o quedarse cercar de casa, o incluso mejor, acampar toda la noche.

Una vez que has vuelto, es buena idea comer algo nutritivo. Los viajes consumen energía, y tendrás que reponerla. Recuerda que una vez que empiezas a comer, el viaje se ha terminado. Tu cuerpo redirigirá la sangre y la energía al estómago, y eso sin duda te despejará.

Lo que puede suceder, sobre todo con dosis más altas por la tarde, es que la mente no deje de girar mientras estás acostado. Aunque a algunos les encanta esto y se pasan la noche contemplando las estrellas y filosofando acerca de la vida, puede que quieras dormir un poco. En ese caso, una simple infusión de hierbas para dormir, hace maravillas para calmar la mente. En particular la Valeriana, Amapola de California, Lirio Azul, Toronjil y Passiflora, relajan la mente. Y, por supuesto, un poco de buen cannabis siempre ayuda a dormir.

comments powered by Disqus