Ácidos Húmicos y Ácidos Fúlvicos: Qué Son Y Cómo Se Usan

Publicaciones :
Categorías : BlogCultivo de Marihuana

Ácidos Húmicos y Ácidos Fúlvicos: Qué Son Y Cómo Se Usan

Los ácidos húmicos y fúlvicos benefician al crecimiento de la planta, ayudan a aumentar sus rendimientos y a reforzar su resistencia.

Los ácidos húmicos y fúlvicos son esenciales para el crecimiento sano de la planta. Ayudan a aumentar la absorción de nutrientes y pueden condicionar el suelo para un uso más eficiente de los fertilizantes. Ayudan a establecer unas raíces más sanas y a aumentar los rendimientos, y son beneficiosos para un mejor desarrollo de la planta. Los cultivos orgánicos y sin tierra pueden aprovecharse de los beneficios de los ácidos húmicos y fúlvicos.

El problema de los cultivadores de marihuana es que suelen usar entornos artificiales bajos en ácidos húmicos y fúlvicos, o sin ellos. Los sistemas hidropónicos, en particular, a menudo utilizan medios estériles como Hydroton, lana de roca o perlita, que no contienen ácidos húmicos ni fúlvicos. Todo cultivador de tierra debe saber que el suelo suele carecer de ácidos húmicos y fúlvicos, o que contiene unas cantidades menos que óptimas.

Una explicación simple de ambos ácidos es que el húmico ayuda a mejorar la salud del suelo y el crecimiento en general, mientras que el fúlvico (que se extrae el ácido húmico) actúa como un potenciador de los fertilizantes.

¿QUÉ ES EL ÁCIDO HÚMICO?

El ácido húmico es materia orgánica negra o marrón que, en niveles más alcalinos, es soluble en agua. Se deriva de los compuestos orgánicos del suelo, como el humus o la turba, y es producido por microorganismos que descomponen la materia orgánica muerta.

El ácido húmico es un excelente acondicionador del suelo gracias a su alto peso molecular. Funciona muy bien en suelos y sustratos sin tierra, donde complementa y rejuvenece el medio de cultivo. La adición de ácido húmico mejora la retención del agua del medio y facilita la circulación y disponibilidad de nutrientes.

El ácido húmico es un estupendo agente quelante. Se adhiere a los micronutrientes, con los que forma un vínculo para que los minerales puedan ser absorbidos por las plantas con mayor facilidad. También promueve un mejor intercambio iónico y ayuda a obtener una mejor capacidad amortiguadora. Cuando elementos como el calcio, hierro, magnesio, zinc y manganeso se absorben más fácilmente, es beneficioso tanto para el crecimiento de las plantas como de la raíz. Este efecto benéfico del ácido húmico se puede observar tanto en cultivos de tierra como hidropónicos.

¿QUÉ ES EL ÁCIDO FÚLVICO?

El ácido fúlvico es un ácido húmico de color amarillo claro o marrón, que es soluble con cualquier nivel de pH. La ciencia cree que el ácido fúlvico está compuesto del ADN de formas muertas de vida orgánica, lo que significa que está entre el mundo mineral y el orgánico. Debido a su estrecha relación con el ácido húmico, para algunos, el fúlvico es como una versión más "refinada" del ácido húmico.

El ácido fúlvico tiene un peso molecular inferior al ácido húmico. Tiene menos carbono y un mayor contenido de oxígeno. Debido a su bajo peso molecular, penetra con facilidad en las hojas y células de la planta. Incluso puede introducirse en las mitocondrias. Debido a esta característica, el ácido fúlvico es muy eficaz cuando se aplica en raíces y hojas.

¿CÓMO PUEDE APROVECHAR EL CULTIVADOR DE CANNABIS LOS ÁCIDOS HÚMICOS Y FÚLVICOS?

Las sustancias húmicas se pueden aplicar con varias técnicas de cultivo. Podemos aprovecharnos de ellos tanto en cultivos con tierra como sin ella. Se pueden añadir al riego o a la tierra. Las sustancias húmicas también son beneficiosas para plantones, esquejes y clones.

El ácido húmico y el ácido fúlvico pueden quelatar minerales de forma que estén más disponibles y sean más fáciles de absorber por las plantas. Uno de sus efectos secundarios es que las sustancias tóxicas nocivas son una amenaza menor. La adición de ácido húmico y fúlvico aumenta la retención del agua y la capacidad de filtración del medio para que las plantas puedan tolerar mejor la escasez de agua. Como resultado, se reduce el estrés de las plantas y se aumenta la tasa de germinación. El mismo efecto beneficioso estimula el crecimiento de la raíz, el metabolismo de la planta y la división celular.

CÓMO APLICAR ÁCIDO HÚMICO Y FÚLVICO

Si cultivas en tierra, puedes añadir ácido húmico líquido o seco al agua. Lo puedes aplicar directamente en el suelo. Este método de aplicación se recomienda para clones y plantones. También puede ser beneficioso administrar ácido húmico a las semillas antes de su germinación.

A algunos cultivadores les gusta preparara un té de compost al que añaden ácido húmico en polvo o en forma líquida, antes de empezar a hervirlo.

Para las pulverizaciones foliares, el ácido húmico en polvo o líquido se diluye en agua, y la solución se rocía sobre las hojas de las plantas. La aplicación de ácido fúlvico como solución foliar tiene otra curiosa ventaja que no se entiende del todo: sustituye a la luz del sol. Cuando está nublado durante mucho tiempo, una aplicación foliar con ácido fúlvico puede hacer que se produzca la fotosíntesis a pesar de existir unas condiciones climáticas poco óptimas. Los parques y los campos de golf ya se están aprovechando de este efecto. El ácido fúlvico tiene un extraordinario potencial para proporcionar beneficios en muchos tipos de cultivos.

DÓNDE CONSEGUIR ÁCIDO HÚMICO Y FÚLVICO

Cuando compres sustancias húmicas, ya sea en internet o en un centro de jardinería, vas a encontrar varias formas con distintas concentraciones. Es buena idea comprarlas en persona, para que te puedan aconsejar sobre qué tipo es mejor para ti. Esto es muy útil para evitar sobredosis. De lo contrario, asegúrate de leer las instrucciones que vienen con el producto. Como regla general, se recomienda aplicar sustancias húmicas en pequeñas dosis con frecuencia.

¿Tienes experiencia en el uso de ácidos húmicos y fúlvicos? ¿Cómo benefician tu cultivo? ¡Comparte tu experiencia en la sección de comentarios!

 

         
  Georg  

Escrito por: Georg
Instalado en España, Georg pasa mucho tiempo frikeando no sólo con ordenadores, sino también en su jardín. Con una pasión ferviente por el cultivo de cannabis y la investigación de psicodélicos, Georg es un experto de todo lo psicoactivo.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores