5 Mitos sobre el Cannabis

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabis

5 Mitos sobre el Cannabis

Es muy importante conocer las mentiras y los mitos que rodean al cannabis. Son estos mitos, que llevan circulando mucho tiempo, la razón por la que muchas personas están en contra de la legalización - haciendo que sea vital desmentirlos.

El cannabis ha sido utilizado por los seres humanos durante miles de años, con fines tanto medicinales como recreativos. A lo largo de la historia se ha usado y compartido libremente, sin persecución ni discriminación. Ha sido solo durante los últimos cien años cuando lo hemos convertido en una sustancia ilegal, y sin ningún respaldo científico. La prohibición de la marihuana es, en gran medida, el resultado de posiciones alarmistas por parte de empresarios y políticos, que la ven como amenaza y chivo expiatorio de la xenofobia. Sin embargo, con la continua y creciente popularidad de la droga, la comunidad científica ha comenzado a realizar investigaciones sobre ´cómo nos afecta exactamente la marihuana y cómo se puede usar con fines medicinales.

Los hallazgos de la mayor parte de esta investigación nos pueden abrir bastante los ojos, y la gente es cada vez más consciente de lo que esta droga puede hacer por la humanidad. Esto ha llevado a un mayor apoyo del movimiento pro-cannabis, y a una opinión mucho más positiva de la gente. Aunque esto es genial y esas cosas, aún quedan muchos mitos que los activistas anti-cannabis y abogados siguen usando, con poca o ninguna evidencia, y sin ni siquiera pensarlo.

A continuación, 5 mitos de los grandes, mitos que hay que destruir para acabar con la frustración con la que a menudo se enfrentan los defensores del cannabis.

1. "El cannabis es peligroso"

Este es probablemente el mayor mito que hay. El cannabis es peligroso, el uso del cannabis es dañino- esto es una tontería. Hasta la fecha, no se ha producido ninguna muerte registrada como resultado directo del uso de la marihuana. Es cierto que el cannabis ha sido un factor agravante en algunas muertes, pero estos casos se producen, por lo general, debido al peligro que rodean su comercio ilegal (violencia de bandas y tráfico), o por accidentes causados por un uso irresponsable. No existe evidencia alguna que indique que sus compuestos son realmente perjudiciales.

Esto lleva a que muchos digan que fumar cannabis es dañino. Una vez más, esto es una verdad a medias - el cannabis por si solo no es el problema. Fumar cualquier planta es malo. El proceso de combustión crea toxinas que a la larga perjudican la salud. Sin embargo, si vaporizas, comes o bebes el cannabis en cualquiera de sus formas, no se crea ninguna de estas toxinas.

No decimos que el cannabis sea 100% seguro. Al igual que el alcohol, el cannabis se debe disfrutar con responsabilidad y moderación. Consumir demasiado de cualquier cosa es malo - incluso cosas como el agua. En definitiva, depende del propio individuo. Pero si se tiene en cuenta que muchos científicos creen que el alcohol y el tabaco son mucho más perjudiciales, para la sociedad y el individuo, que el cannabis, parece absurdo que este sea ilegal y las otras sustancias no.

2. "La marihuana es el portal a drogas más duras"

Este es un razonamiento al que se aferra una gran cantidad del público, sobre todo aquellos que tienen niños y que tratan de poner un ejemplo del declive que pueden provocar las drogas.

Existe una correlación entre el consumo de cannabis y el consumo de drogas duras. Sin embargo, correlación no significa causalidad. Muchas usuarios de drogas duras también usan cannabis, pero no al revés. En 1999, tras una exhaustiva investigación, el Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Ciencias presentó un informe ante el Congreso de los Estados Unidos, en el que explicó que no hay pruebas concluyentes que sugieran que el uso de marihuana medicinal o recreativa actúe como portal para drogas más duras.

Algunas investigaciones posteriores, indican incluso que hay muchas más probabilidades de que el alcohol conduzca al consumo de drogas más duras - y si la mayoría de las personas pueden disfrutar del alcohol sin usar drogas más duras, también se puede hacer con la marihuana.

3. "La marihuana causa daños cerebrales"

Generalmente se cree que la hierba mata las células cerebrales, afectando todo tipo de función cogitativa - incluyendo la memoria y la inteligencia, por lo que la marihuana a veces se conoce como "dope". Nada más lejos de la realidad. Unos estudios recientes sugieren que la marihuana protege a las células del cerebro de daños ocasionados por otros sustancias, como el alcohol, y que puede incluso fomentar la neurogénesis (la creación de nuevas células cerebrales).

Esto va de la mano con la opinión de que el cannabis te vuelve vago y desmotivado. Sin duda, algunas personas que consumen cannabis entran en esta categoría, pero al mismo tiempo, otros usuarios habituales son directivos, corredores de maratones, muy cultos, tienen puestos de mucha responsabilidad y llevan unas vidas completamente normales. Se trata de un caso de desinformación por parte de los medios de comunicación y de pensar en el estereotipo de "hippie" cuando se habla del cannabis. No es el cannabis lo que provoca la vagancia. El cannabis les resulta atractivo a personas vagas y paradas, pero también a otras personas que llevan una vida activa. Por supuesto que hay ciertas cepas de cannabis que tienen un efecto sedante, pero no provocan vagancia, apatía ni somnolencia a a largo plazo. Esto ha sido respaldado por estudios que indican que hay muy pocas pruebas de que el uso habitual de cannabis cause síndrome de desmotivación.

4. "La prohibición del cannabis se ha aplicado con motivo"

Este es uno de los mitos más frustrantes que rodean al cannabis, aunque todos son muy frustrantes. Muchos dicen que es ilegal, y que si es ilegal es por algún motivo. Ese motivo es la codicia y la manipulación política. No fue el resultado de descubrimientos científicos ni del peligro lo que hizo que la marihuana, y su primo el cáñamo, se declararan ilegales. Ciertos empresarios cuyas empresas se vieron amenazadas por el cáñamo, hicieron presión para que se ilegalizara, y así fue. Lo consiguieron por medio de una campaña de alarmismo, echando la culpa de crímenes cometidos por las minorías étnicas, al resultado de fumar hierba.

Y te preguntarás, ¿Qué empresas se vieron amenazadas? Principalmente las de la industria del papel y las petroleras, ya que el cáñamo tiene el potencial de usarse en ambas. Da la casualidad de que 2 nombres muy importantes de estas industrias fueron los que más se pronunciaron contra los "peligros" del cannabis. Ten en cuenta que la verdadera amenaza era el cáñamo, no el cannabis; pero el cannabis se usó como chivo expiatorio para prohibir ambas sustancias.

Es ahora cuando la gente se empieza a dar cuenta de que se les ha estado mintiendo sobre la verdadera naturaleza del cannabis, y suman sus voces a los que quieren ver una reforma de la política sobre drogas. Un ejemplo de esto es el Dr. Gupta, un prominente médico norteamericano que al principio estaba en contra de la legalización, pero que cambió de opinión cuando se puso a investigar las verdades y mentiras por sí mismo. Incluso ha dicho públicamente que hemos sido "engañados de forma sistemática" sobre la naturaleza de esta planta.

5. "El cannabis causa psicosis"

Un mito que preocupa a muchos en lo que respecta al cannabis, es que su uso a largo plazo causa psicosis y otros problemas de salud mental. En realidad, hay muy pocas pruebas que respalden esto, y hay algunas que lo refutan completamente (con base a determinadas condiciones mentales). De hecho, un estudio reciente publicado en la revista Schizophrenia Research ha averiguado que la marihuana no tiene ningún efecto en absoluto sobre el riesgo de desarrollar psicosis - ni siquiera en pacientes de alto riesgo.