Té de Compost: El Estímulo que tus Señoritas han Estado Esperando

Published :
Categories : BlogCannabis

Té de Compost: El Estímulo que tus Señoritas han Estado Esperando

El té de compost es una gran adición a las herramientas de cualquier cultivador de exterior. Es un líquido orgánico concentrado que alimenta y fortalece a tus hambrientas bellezas - y el esfuerzo merece la pena.

El té de compost, como su nombre indica, se hace calentando abono orgánico en abono líquido orgánico. Para algunos cultivadores orgánicos, es un buen complemento que estimula el crecimiento; y para otros no hay mejor abono - es lo último en piensos autosustentables.

Si se hace bien, este caldo marrón contiene todos los nutrientes que necesita la plantas de cannabis. Ofrece a los cultivadores orgánicos una alternativa viable al abono químico comprado cuando se trata de dar alimentos extra al cultivo. El té de compost es, básicamente, un fertilizante hecho en casa. Es la solución perfecta para el cultivador que desea mantener su cultivo puro y natural.

El té de compost no sólo actúa como alimento, también mejora la calidad del suelo, agregando y estimulando a los microorganismos que viven en él y ayudando a proteger las plantas del moho, las enfermedades y las plagas. Además, es ideal para empapar el suelo antes dde cultivar y es un extraordinario suplemento durante el crecimiento.

Protección de la marihuana con té de compost

El abono orgánico, al igual que todo suelo de buena calidad sin pasteurizar, está lleno de bacterias y hongos que actúan al unísono estimulando el crecimiento de la planta de cannabis y aumentando la absorción y retención de nutrientes, (para más información echa un vistazo a nuestra entrada La Mejor Mezcla de Suelo para Exterior). Estos microorganismos no sólo ayudan a que el cannabis absorba mejor los nutrientes, también lo proteger de enfermedades. Una manera en la que bacterias y hongos hacen esto, es ingiriendo los alimentos que de otro modo irían a parar a los organismos causantes de enfermedades. Como consecuencia, se mueren de hambre.
Esto hace que el té de compost no sólo sea una gran adición al suelo, también es muy valioso cuando se aplica a la parte superior de las plantas. Muchos cultivadores orgánicos pulverizan este té como medida preventiva. Se puede aplicar una semana si y otra no, para ayudar a evitar las enfermedades. Para evitar los daños en los brotes, es mejor usar un aerosol durante el período vegetativo.

Puede que estés pensando: si el abono contiene estos organismos de forma natural, ¿por qué tengo que hacer un líquido? El proceso de elaboración del té de compost aumenta en gran medida la cantidad de organismos benéficos, hasta cantidades que no se encuentran en el abono orgánico regular - convirtiéndolo en un mecanismo de protección altamente concentrado para el cannabis. Básicamente, es abono orgánico con esteroides. ¿Cómo se hacer este maravilloso brebaje? te oigo preguntar. ¡Sigue leyendo!

Convertir el abono en té

Para empezar, necesitarás un abono orgánico de alta calidad. Puedes utilizar variedades de tienda o, mejor aún, usa tu propio abono (ver nuestra entrada Cómo Hacer tu Propio Abono para más información).

También necesitarás:

Agua
Una bomba de aire de acuario (cuanto más aire salga, mejor)
Una válvula de combinación (una pieza que distribuye el aire)
Tubos (para conectar a la bomba)
Melaza orgánica sin azufre
2 cubos grandes de plástico (de unos 20 litros cada uno) - uno para almacenar el agua declorada y el otro para preparar el té
Un almohadón viejo o una media para colar el té
Cualquier otro ingrediente beneficioso que desees (como algas marinas o guano de murciélago)

Nota: se pueden esperar unos 10 litros de té como resultado de este proceso.


Preparación del té:

1. Para empezar, es muy importante usar agua sin cloro. Si va a usar agua del grifo, lo más probable es que contenga una pequeña cantidad de cloro que garantiza su esterilidad para el consumo humano. Lamentablemente, aún en pequeñas cantidades, el cloro mata a los microorganismos que queremos criar. Para declorar el agua, llena uno de los cubos con ella y usa la bomba de acuario para introducir burbujas de aire en ella durante 48 horas. Esto eliminará el cloro.

2. En el otro cubo, fija la salida de la bomba a la válvula con los tubos, y coloca los tubos que salen de la válvula en el fondo del cubo. Cuantas más salidas, mejor, aunque el mínimo es 3.

3. Llena este cubo a la mitad con abono orgánico y cualquier otro elemento que desees que tenga. Asegúrate de que no esté demasiado compacto - tiene que dejar paso al aire.

4. Llena el cubo hasta arriba con el agua declorada y enciende la bomba de aire.

5. Añade unos 30 gramos de melaza y, con una vara, remueve vigorosamente para que la melaza llegue al fondo del cubo. La melaza actúa como alimento adicional para los microorganismos, ayudándoles a reproducirse en grandes cantidades.

6. Con la vara, asegúrate de que los tubos de las burbujas siguen en el fondo del cubo. Si no es así, empújalos hacia abajo.

7. Hay que dejar que la mezcla repose durante 3 días, removiendo un par de veces al día para mantenerla agitada, (no te olvides de comprobar que los tubos siguen en el fondo durante todo el proceso).

Después de 24 horas, comenzarás a ver como se forma una espuma en la superficie; esto significa que los microorganismos están reproduciéndose y que todo va según el plan previsto.

8. Después de 36 horas, cuela el líquido en el otro cubo con la funda de almohada o la media, para eliminar la materia sólida.

¡Ahí lo tienes! Un rico té de compost listo para usar. Hay que utilizarlo de inmediato, ya sea para alimentar al cannabis o rociarlo con él para prevenir plagas y enfermedades. Antes de cultivar, también puedes empapar la tierra con él para aumentar su calidad.

El té de compost debe utilizarse de forma inmediata, o de lo contrario los microorganismos se ahogarán en el agua.

Lo ideal para ayudar a prevenir enfermedades y mantener el suelo lo más rico que se pueda, es repetir este proceso cada dos semanas o así.

Consejos ante problemas:

El cultivo orgánico es tanto una forma de arte como una ciencia, y a veces las cosas no salen como se esperan. Si tienes problemas para conseguir los resultados que deseas del té o parece que éste ha muerto, no te preocupes. Se necesita práctica. Estas son algunas sugerencias para el próximo intento:

Asegúrate de que el agua esté completamente declorada. Un agua que todavía contiene una pequeña cantidad de cloro es la causa más común de que el té de compost salga mal.

Asegúrate de que los ingredientes no estén demasiado compactos en el cubo, y de que las burbujas permanezcan siempre en el fondo del cubo.

Remueve con más frecuencia.

Inténtalo agregando menos abono y un poco más de melaza.

comments powered by Disqus