¿Se puede morir por tomar Absenta? ¿Qué ocurre con las alucinaciones?

Publicaciones :
Categorías : Blog

¿Se puede morir por tomar Absenta? ¿Qué ocurre con las alucinaciones?

¿Qué es la “absenta,” alias “El Hada Verde?” ¿Es simplemente alcohol normal? ¿Es más venenosa que el alcohol normal? ¿Te hace vomitar? o ¿te hace ver alucinar y ver cosas que no existen, como

¿Qué es la “absenta,” alias “El Hada Verde?” ¿Es simplemente alcohol normal? ¿Es más venenosa que el alcohol normal? ¿Te hace vomitar? o ¿te hace ver alucinar y ver cosas que no existen, como criaturas o bichos o estrellas o algo así? o ¿te puede provocar delirios y desconcertarte de la realidad? ¿Puede hacerlo de forma permanente? ¿te puede emborrachar permanentemente? ¿Te puede matar? ¿no muere mucha gente anualmente por tomar absenta?

Tantas preguntas, y todas ellas dan por sentado muchas cosas como punto de partida. Existen dos conocidas e interesantes historias sobre la absenta: una sobre los delirios y la otra sobre las alucinaciones.

Un famoso poeta llamado Oscar Wilde (del que habrás oído hablar en clase de literatura; sus trabajos se consideran obras de arte y son clásicos de los que se habla en casi todos los libros de texto sobre el tema) describe su extraña experiencia con la absenta. Una noche, Wilde había estado bebiendo en el bar de su barrio. Cerveza y mucha absenta. Cuando la noche llegó a su fin y salía el sol y comenzaba un nuevo día, Wilde emprendió el camino a su casa. Al mirar hacia abajo, donde sus piernas avanzaban poco a poco por la acera, de repente vio como unos tulipanes, de colores vivos y brillantes, salían de sus piernas, entrelazándose en ellas mientras andaba. Al mirar fijamente, la alucinación se hizo más real; pero pestañeó y desaparecieron. Sorprendido, llegó a casa sin experimentar otros efectos adversos a parte del cansancio y una horrible resaca. ¿Tuvo Wilde una alucinación con tulipanes debido a la absenta? Muchos médicos dicen que no. Lo atribuyen a su “licencia creativa”, y al hecho de que había pasado toda la noche en vela bebiendo alcohol. Pero Wilde insistió en que la historia era real y que no tenía ninguna otra explicación más que toda la absenta que había tomado le había provocado alucinaciones.

Por cierto, que a veces se dice que Oscar Wilde mató a su familia y que hasta se suicidó tras un largo periodo bebiendo absenta. No es verdad. Wilde murió el 30 de noviembre de 1900 de meningitis. Sin embargo, la confusión del asesinato no sale de la nada. Aquí está la segunda historia.

En el año 1905, un hombre llamado Jean Lanfray vivía en Suiza con su mujer y dos hijos. Su mujer estaba embarazada. Pero Lanfray estaba pasando una mala época. Había sido alcohólico durante bastante tiempo y por entonces había estado bebiendo absenta sin interrupción durante casi tres días. Lanfray se despertaba por las mañanas y agarraba una botella de absenta y la mezclaba con brandy. La acababa y cogía otra después de desayunar; y a veces antes. Antes del almuerzo y antes de la cena… hasta una mañana, en la que hizo lo mismo. Algo ocurrió dentro de su cerebro. Los médicos e investigadores suizos aún no saben si tenía un trastorno mental preexistente, si fue una alucinación provocada por su vulnerabilidad al envenenamiento por alcohol, o si la absenta que había estado bebiendo volvió al nombre psicótico. Ese día, Lanfray disparó y mató a su mujer, y después a sus dos hijos. Por aquel entonces, la policía y los médicos culparon de la masacre a la absenta y a sus aparentes efectos inductores de psicosis. Tras una controversia política y un estado de indignación publica, Suiza prohibió la absenta en 1908. Poco después, muchas otras naciones hicieron lo mismo; los Estados Unidos, Francia y varios países europeos harían lo mismo antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial, seis años mas tarde.

Con la prohibición de la absenta en muchos países del mundo, la bebida se ganó una mala reputación y muchos mitos comenzaron a salir y a circular por boca de alcohólicos, bebedores y abstemios por igual. Se metieron de repente en el mismo saco que la absenta a bandas criminales y drogas ilegales. Con el tiempo se culpo a la absenta de corromper mentes inocentes, de provocar pensamientos criminales y suicidas y tentar a niños transformándolos en ladrones, drogadictos y homosexuales (lo que estaba mal visto por la mayoría de la gente entonces; los líderes religiosos eran muy estrictos y la presencia de la iglesia mucho más fuerte en aquella época), entre otras cosas.

Volvamos al presente: en casi todos los países que permiten beber alcohol (que son prácticamente todos) la absenta tiene una regularización de uso separada. Casi 100 años después de que los Estados Unidos prohibieran la bebida en 1908, se redactó un cambio en la ley, en el 2007, haciendo a la absenta completamente legal para servirse en los bares (siempre que la bebida no tuviera el componente químico de la tujona, de la que hablaremos más adelante). Otras compañías y destilerías europeas importan la bebida galón por galón, y su número aumenta cada año.

¿Por qué este giro de 180 grados en las leyes sobre la absenta?

La respuesta corta es que, hoy en día, la mayoría de los países son conscientes de que la absenta es, en lo que respecta a su toxicidad, igual que cualquier otro tipo de alcohol. Tiene un nivel muy alto de etanol (contenido de alcohol), sí; la absenta tiene una graduación de 110-150, o un 55-75 porciento de alcohol puro. Si no entiendes de bebidas, para que te hagas una idea, los licores fuertes, como el vodka o el whiskey (chupitos de Jack Daniel) suelen tener una graduación de 80 como máximo, lo que es un 40 porciento de alcohol puro (por ello, se recomienda diluir la absenta con otra bebida). Pero si se destila bien y se sanea correctamente, como se debe hacer con cualquier otra bebida alcohólica buena, la absenta es una bebida perfectamente sana y segura, con un potente nivel de alcohol y un sabor único a hierbas que la convierte en una gran elección entre las distintas destilerías que existen en la actualidad.

¿Cómo se hace la absenta? ¿Qué hay en ella?

La elaboración “tradicional” de la absenta comienza con la recolección de ajenjo, anís e hinojo, junto con otras flores, raíces y hierbas distintas, dependiendo del fabricante y de la receta. Las tres plantas se dejan en remojo con alcohol.

Después, cuando el ajenjo, anís e hinojo están bien saturados de etanol, la mezcla se deja al aire o se calienta poco a poco para evaporar el etanol, llevándose con él los aceites saturados de las hierbas. Esto se conoce como el proceso de destilación; se hace para separar el exceso de agua y las partes de la planta de la solución final de absenta, aumentando así su potencia (y de la misma manera, su contenido de alcohol) y mejorando su sabor al eliminar las esencias amargas del ajenjo, anís e hinojo.

El vapor de la mezcla de alcohol y planta se redirige a una cámara en la que se enfría y condensa en la superficie de las paredes interiores, formando gotas que caen y se acumulan en pura y nuevamente destilada absenta. Una vez finalizado el proceso, la solución final se suele diluir en agua u otro liquido con sabor, rebajando el contenido de etanol al deseado para cada bebida (esto se suele basar en regulaciones legales que varían de país a país y de lugar a lugar; por ejemplo, un gobierno local puede definir la absenta como un licor con un contenido de alcohol exacto del 45 al 74 por ciento).  

Termina siendo un líquido limpio e incoloro de sabor característico. Puede que estés acostumbrado a una absenta con un tono verdoso; las destilerías y fábricas suelen mezclar su licor con otras plantas o extractos, para mejorar su sabor y darle un toque del clásico tono esmeralda (que proviene de la clorofila, el elemento químico que utilizan las células de las plantas para absorber la luz en la fotosíntesis, y que les confiere su color verde).

¿Por qué piensa la gente que la absenta te hace alucinar o delirar?

La sustancia que trae toda esa conmoción sobre las alucinaciones se llama tujona. El ajenjo, al crecer de manera natural, produce tujona, y no se elimina con algunos métodos de producción de absenta. Ninguno de estos métodos es legal en los Estados Unidos, ni en ningún sitio de Europa donde la absenta es legal.

En grandes dosis concentradas, como las que se consiguen tomando extractos y tinturas o solamente grandes cantidades de ajenjo o absenta con mucha tujona, ésta es venenosa. Pero con los niveles de absenta con la misma cantidad de tujona y ajenjo, la sustancia apenas es nociva.

La tujona está presente de manera natural en varios tipos de alimentos; puede que ya hayas ingerido tujona en tu comida hoy. Además, los procesos de destilación estándar eliminan casi toda la tujona de la solución final. La absenta que ves en las estanterías o en botellas de bares y supermercados, contienen una cantidad tan pequeña de tujona que es completamente insignificante, en relación con la salud o la bioquímica. Las regulaciones oficiales mantienen a un estricto mínimo el nivel de tujona en bebidas para la venta , y si te preocupa la cantidad de tujona de la absenta casera o ilegal, no te inquietes, porque: a) la cantidad de tujona no está lo suficientemente concentrada como para tener efectos nocivos, según los médicos modernos, y b) a no ser que seas un bebedor experimentado al que no le hace falta la información de este articulo, deberías mantenerte alejado de las bebidas ilegales, y optar solo por los licores de mejor calidad, que son posiblemente los más caros (más sobre esto en breve).

En las dosis altas mencionadas con anterioridad, sin embargo, la tujona comienza a inhibir los receptores del  ácido gamma-aminobutírico (GABA) del cerebro y el cuerpo, probablemente llevando a una disminución de las ondas cerebrales GABA y de las funciones de los receptores GABA. Los síntomas de una sobredosis de tujona, parecidos a los de las sobredosis de otros inhibidores de receptores del GABA, incluyen la pérdida del control motor y, a veces, convulsiones y ataques. Los receptores del GABA y las ondas cerebrales GABA juegan un importante papel en el funcionamiento y la química del cerebro; están involucrados en la regulación del ánimo (sobre todo euforia vs disforia), la manera en la que se forman los recuerdos, la forma en la que aprendemos y las partes del cerebro que se encargan de la motivación y la sensación humana de la “voluntad”. La inhibición de los receptores del GABA puede, muchas veces, ser bastante incomoda y, en niveles más altos, peligrosa para el papel del GABA como neurotransmisor en el sistema nervioso central (porque los humanos tenemos columnas vertebrales, lo que nos hace vertebrados; y el GABA es el principal neurotransmisor del SNC en todos los vertebrados).

Con toda la oscura química y controversia que rodea a la tujona y sus efectos, el elemento químico se pone de relieve como un componente o única causa de las alucinaciones producidas por la absenta. Pero la ciencia dice lo contrario. La tujona, y lo que hace en los receptores del GABA, independientemente de su dosis, no causa alucinaciones psicóticas en gente sana (el cambio en los niveles de los neurotransmisores GABA puede causar problemas en personas con un trastorno psicológico preexistente o un historial familiar de trastornos, como la probabilidad de que un esquizofrénico tenga un episodio psicótico o un relapso de un paciente bipolar previamente curado por medio de terapia y medicamentos psiquiátricos). Incluso con sus efectos en los receptores del GABA, la tujnoa se presenta en cantidades tan pequeñas en la absenta, que sus efectos ni siquiera se notan. De hecho, antes de que un bebedor sienta algo debido a la tujiona de su bebida, padecería el típico envenenamiento por alcohol, provocado por la mera cantidad de etanol ingerida. Además, aparte de los tulipanes de Wilde en su paseo matutino, no existe ningún otro caso documentado de  alucinaciones producidas por la absenta.

¿Y las muertes por absenta?

No olvides que la absenta sigue siendo alcohol; de hecho, es uno de los licores con más alcohol del mercado. Y el alcohol es una droga y un depresivo, del que puedes tomar con facilidad una sobredosis y, en ciertos casos, esa sobredosis puede matar.

Se han dado algunas muertes directamente relacionadas con una sobredosis de absenta. Puede que alguien se hayan tomados demasiados chupitos en casa, y no ha llamado a la policía ni a una ambulancia por miedo a presentarse como un alcohólico, se ha desmayado, entrado en coma y, finalmente, ha fallecido; o puede que un joven en una fiesta haya tomado mucha absenta y se haya pasado la noche bailando, sin darse cuenta de la potencia de la bebida y haya perdido el conocimiento. Las muertes relacionadas con el alcohol son siempre trágicas, sobre todo porque se podrían haber evitado con facilidad. Pero quizás sea mejor consolarse con el hecho de que , para referencias futuras: las sobredosis de alcohol, especialmente de absenta, que puede ser dos veces más potente que el vodka, se pueden evitar fácilmente, si eres inteligente y estás preparado antes de emborracharte.

En cuanto a la seguridad a la hora de adquirir absenta, existen algunas cosas obvias que deberías hacer.

Si eres nuevo, no compres nada barato. Si no tienes experiencia ni bebes habitualmente absenta, no podrás estar seguro de donde procede lo que vas a beber, si es barato; y si la vas a probar por primera vez, deberás comprobar su calidad. La absenta barata puede llevar aditivos extras e ingredientes secundarios derivados de una pobre destilación (como un exceso de tujona, aunque aun así la sustancia no será nociva para la salud). ¿Quién sabe? uno de estos aditivos puede hacerte alucinar. Sé consciente de lo que te metes al cuerpo, y haz que tu primera experiencia con la absenta sea una buena.

Además, si vas a destilar absenta casera, ten cuidado. Muchas de las fuentes de absenta de las que hemos hablado, hacen eso exactamente: su propia absenta ilegal casera. De esta manera, hecha por aficionados, es como grandes cantidades de tujona y de otros productos químicos se quedan en la absenta, derivando en más alcohol y problemas de salud e incluso la muerte, que se podrían haber prevenido. La destilación casera e ilegal no tiene el mismo sabor que las bebidas destiladas profesionalmente. Según algunos, probar la absenta hecha con un kit casero (muchos de estos equipos se venden online, anunciándose como un dispositivo capaz de producir una absenta de igual calidad que la del bar, en tu propia casa) por primera vez, es “como tomar una bebida de hierbas empapadas en alcohol, no absenta”.

Ya sabemos que la absenta no es más peligrosa que cualquier otro licor. Es tan dañina como lo puede ser el alcohol, y es más fuerte. Pero no causa alucinaciones ni provoca delirios psicóticos. ¡Qué alivio!