Reseña de variedad de marihuana: Power Plant

Publicaciones :
Categorías : BlogReseñas de Cepas
Última edición :

Reseña de variedad de marihuana: Power Plant


La Power Plant tiene una sólida reputación como una de las cepas de Dutch Passion más contrastadas, y los análisis hablan de una de las sativa africanas casi puras más fáciles y rápidas que puedas cultivar. ¡Vamos a comprobarlo!

Dutch Passion lanzó por primera vez Power Plant en 1997, y pronto se convirtió en una de las más buscadas por su fácil cultivo, cosechas rápidas y cogollos grandes y densos, junto con uno de los efectos cerebrales más potentes que se puedan encontrar. Cuando Power Plant llegó a la Costa Oeste americana, los pacientes con dolor arrasaban con esta cepa en los dispensarios, ya que una fumada funcional, consistente y apta para el día a día que también alivie el dolor, puede ser difícil de encontrar. ¿Es tan buena como suena? ¡Vamos a descubrirlo!

CARACTERÍSTICAS DE CRECIMIENTO DE LA POWER PLANT

No todos los días te cruzas con una Sativa sudafricana casi pura, especialmente una que promete una cosecha muy satisfactoria y unos cogollos superiores a la media en sólo 7 semanas de floración. Para nosotros esto sonaba demasiado optimista, así que no podíamos esperar para comprobar si podía cumplir lo que sus creadores nos cuentan sobre lo que es capaz.

Para esta plantación de Power Plant, utilizamos nuestra mezcla de sustrato habitual y pronto teníamos bajo la luz 10 robustas plántulas de color verde bastante oscuro que ya empezaban a vegetar. Se recuperaron rápido de la única poda apical que les hicimos y las cambiamos a un ciclo de luz 12/12 para forzar la floración en unas seis semanas. En ese momento tenían unos 60cm de alto.

 

Marca Dutch Passion
Tipo Sativa dominant
Periodo de floración 8 weeks
Producción en interior 500-600 g/m2
Altura en exterior 100-150 cm
Disponible como: Feminized

 

El período de floración fue sobre ruedas. Nuestras Power Plants empezaron a generar pistilos unos días después de la primera semana, incluso antes de haber dejado de crecer. La Power Plant no tiene la típica forma de árbol de navidad, se parece más a un arbusto con muchas copas y cuantas más podas y estrés reciba, más colas obtendrás. Pero con más colas tendrás cogollos de menor tamaño. Nosotros sólo podamos una vez para intentar conseguir flores más grandes y un manicurado más fácil.

El desarrollo de los cogollos fue, en una palabra, explosivo. En la tercera semana ya podías apreciar cómo se hacían más abultados día tras día, con resina más gruesa cada vez. Observar las flores bajo un microscopio era como entrar en otro mundo, lleno de tricomas con cabezas gigantes y tan cubierto de resina con tallos tan altos que se doblaban con el peso. ¡Rico, rico!

El crecimiento de los cogollos se paralizó al final de la sexta semana, y empezamos a ver como se apagaban a mediados de la séptima, así que nuestras Power Plants recibieron un buen lavado de raíces y las cortamos tras exactamente 8 semanas. Dado que la Power Plant es una sativa casi pura, nos guiamos por el color de los pistilos y su aspecto general en vez de esperar a que los cristales se volviesen ámbar.

Nuestra cosecha produjo entre 65 y 84g por planta una vez curada, fundamentalmente de las colas. Las minucias se fueron directamente al recipiente de los concentrados, así que no pesamos los cogollos más pequeños y huecos. Aunque nos quedamos más que satisfechos con nuestras cosechas finales, con métodos de estrés más avanzados y un poco más de cuidados probablemente se hubieran podido elevar esas cifras ligeramente.

EL SABOR Y EL AROMA DE LA POWER PLANT

Tras un secado lento y un curado decente, la Power Plant tiene un sabor agradable aunque potente, que llena el paladar y perdura lo suficiente para que lo disfrutes, pero sin llegar a resultar pesado. Primero percibirás los regustos dominantes, terrosos y picantes, seguidos de cerca por un toque de pimienta. También hay ciertos aromas a hierba fresca, pero tendrías que fijarte mucho para apreciar esa sutil nota.

Al cultivarla, la Power Plant desprende desde el inicio una fragancia a pimienta, ligeramente picante, especialmente cuando la estás manejando. El olor se intensifica cuando la planta crece, volviéndose muy potente y áspero cuando los cogollos se desarrollan. Si plantas en interior y la discreción te preocupa, limpia o cambia tus filtros antes de empezar la fase de floración.

Una vez curada y lista para fumar, la Power Plant produce una fragancia más terrosa y a madera, pero nunca pierde del todo su toque picante. La fumada es pesada y penetrante, con un olor que se extiende rápidamente. Nadie se confundirá con esta hierba, efectivamente es una marihuana de la mejor calidad.

LOS EFECTOS DE LA POWER PLANT

La Power Plant recibe su nombre por su increíble potencia, pero según Dutch Passion esta cepa sólo tiene un 15% de THC de media. Eso se consideraba muy potente en 1997 cuando fue presentada, pero se queda en un rango medio hoy en día. Sin embargo, el THC no siempre es el único factor en lo que respecta a la psicoactividad, así que nos dispusimos a probarla con una mentalidad abierta.

Juntamos a unos cuantos colegas, todos fumadores habituales o diarios, incluyendo varios que fuman con fines terapéuticos. En el lado positivo de la balanza, todos consideramos que nos proporcionó un colocón cerebral más que suficiente, con una euforia considerable que eleva tu ánimo sin pasarse. La Power Plant tiene algo de energía, pero no demasiada, así que no hubo paranoias ni nerviosismo entre nuestro grupo. Los fumadores medicinales apreciaron su efecto cerebral despejado y un importante alivio instantáneo de su dolor.

¿Los inconvenientes? La boca seca y las ganas de hablar, cierta desconcentración y quizás un ligero aumento del apetito. En general, todo el mundo coincidía en que volvería a fumar Power Plant otra vez si la tuviesen a mano y les apeteciese un colocón fundamentalmente sativa. Sin embargo, si buscas el viaje de tu vida, la Power Plant probablemente no sea para ti.

POWER PLANT: POTENCIA BAJO CONTROL

La Power Plant es una cepa autóctona de Sudáfrica creada por Dutch Passion casi 100% sativa con un ligero toque de índica que le aporta rapidez, tamaño a sus flores y relajación mental. Si eres un cultivador principiante que quiere probar una sativa, es una elección ideal, pero hasta los más expertos apreciarán sus cosechas abundantes y efectos productivos. Nos dejó gratamente sorprendidos por su fácil cultivo y el colocón cerebral comunicativo. ¡Nos la guardamos en nuestro repertorio!

 

         
  Laura  

Escrito por: Laura
Colaborando como escritor invitado habitualmente, Laura vive en el corazón salvaje de la costa este americana. Desde la granja familiar, ha ido desarrollando un profundo respeto por el cannabis, mientras sigue dominando y perfeccionando sus cultivos.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos Relacionados