Blog
¿Qué Es El Micelio Para Cultivar Hongos (Y Cómo Se Crea)?
4 min

¿Qué Es El Micelio Para Cultivar Hongos (Y Cómo Se Crea)?

4 min

La micología es como un superpoder. Una vez que la dominas, puedes cultivar kilos de tus setas favoritas. Un hito clave es aprender a preparar el micelio. Este material se puede utilizar para inocular cantidades grandes de sustrato.

Cultivar setas es una actividad fascinante. Estas formas de vida ancestrales no son plantas ni animales, sino que pertenecen a un reino propio, y producen gran variedad de compuestos psicoactivos y medicinales. Aprende a crear micelio para cultivar hongos con los siguientes consejos.

¿qué es exactamente el micelio para el cultivo de hongos?

¿qué es exactamente el micelio para el cultivo de hongos?

En micología, este tipo de micelio hace referencia a un frasco o bolsa llenos de micelio sano. La producción de esta sustancia es un paso importante en el desarrollo del micelio. Se espera a que colonice el sustrato por completo, y después se transfiere a una bolsa o frasco más grande para que continúe multiplicándose antes de fructificar.

Artículo relacionado

¿En Qué Consiste El Micelio En El Cultivo De Setas Mágicas?

Tipos de micelio

Tipos de micelio

Existen varios tipos de micelio, cada uno de ellos con sus propias ventajas, inconvenientes y usos. El tipo de micelio que use un cultivador dependerá de los recursos que tenga y de sus preferencias personales.

Serrín

El micelio con serrín se obtiene inoculando serrín esterilizado con micelio. Los micólogos a menudo utilizan serrín como sustrato, principalmente porque es menos denso a nivel nutricional. Pero funciona muy bien como sustrato para el cultivo, sobre todo con especies más agresivas como las setas gírgolas.

Grano

El grano es un método sumamente popular para obtener micelio. Al principio, el micelio formará unas pequeñas islas en varios granos. Tras la colonización, las hifas se ramificarán y acabarán fusionándose. Y no tardarán mucho en propagarse por todo el frasco.

Clavijas

Este tipo de micelio se obtiene tras la colonización de clavijas de madera esterilizadas. Una vez colonizadas, pueden utilizarse para inocular todo el sustrato. Pero tienen una finalidad mucho más específica. Los cultivadores utilizan las clavijas de micelio para inocular troncos grandes. Especies como la melena de león y las setas shiitake se desarrollan muy bien en este sustrato.

Otros tipos de micelio para cultivar hongos

La paja es otro tipo de micelio, pero no se suele inocular, sino que se utiliza como sustrato para propagar un cultivo establecido.

El micelio sobre cartón es otro método de cultivo de eficacia probada. Es una forma sencilla de producir setas como las gírgolas, y no es proclive a la contaminación. Envuelve una muestra de tejido en cartón mojado y métela en la nevera. Y a continuación, añade el cartón colonizado a todo el sustrato para propagar el micelio.

Los mejores micelios para el cultivo de hongos

Los mejores micelios para el cultivo de hongos

La verdad es que no hay un micelio que sea mejor que el resto. La opción más adecuada dependerá de diversas variables. ¿De qué recursos dispones? ¿Cuál es tu objetivo?

Si cultivas en casa a pequeña escala, el grano es probablemente la mejor opción. Es fácil de esterilizar y no necesita ningún suplemento. A continuación, te explicamos cómo preparar tu propio micelio casero con grano.

Cómo preparar micelio con grano

Se trata de un proceso muy sencillo, aunque puede salir mal si el entorno no está bien limpio. Las cabinas de flujo y las cajas de aire inmóvil (SAB) son herramientas clave para todo micólogo, ya que ayudan a minimizar la contaminación. Las campanas de flujo son caras, pero puedes construir tu propio SAB con una caja de plástico. Es un accesorio muy simple pero muy útil para reducir la tasa de contaminación. También se necesita una olla a presión para esterilizar el sustrato.

Utensilios

  • Frascos de vidrio con tapa
  • Cinta adhesiva microporosa
  • Placa de Petri limpia o cultivo líquido
  • Centeno en grano
  • Olla a presión
  • Papel de aluminio
  • Martillo y clavo o taladro
  • Cacerola grande
  • Yeso
  • Rejilla de secado/mosquitero
  • Silicona RTV
  • Rotulador
  • Guantes de látex
  • Alcohol isopropílico al 70%
  • Mechero

Instrucciones

Paso uno: cuece los granos

Coloca los granos de centeno en una cazuela grande con agua hirviendo. Añade una cucharadita de yeso para evitar que se peguen. Hierve el grano durante unos 20 minutos. Cuela el agua y extiende el grano sobre una rejilla de secado o mosquitero.

Paso dos: separa el grano

Lo primero que debes hacer es dividir el grano. No es necesario ser demasiado específico. Simplemente, llena todos los frascos hasta un 70% de su capacidad. De esta forma, habrá espacio suficiente para agitar el grano y ayudar a que se propague el micelio.

Paso tres: modifica las tapas

Si tienes un taladro, deja las tapas en los frascos y, con un rotulador, dibuja una marca a ambos lados. Utiliza el taladro para crear dos orificios separados. Coloca un trozo de cinta microporosa sobre uno de los agujeros. Esto permitirá el intercambio de aire a la vez que evita que los microorganismos invadan el frasco.

  • Puerto de inyección (solamente para cultivos líquidos)

Si vas a inocular los frascos con una placa de Petri, ve al paso 4.

Los puertos de inyección te permiten inocular los frascos con jeringas de cultivos líquidos. Cubre el segundo orificio con silicona RTV. Aplica el material a ambos lados del agujero. Deja secar durante 2 o 3 horas.

Paso cuatro: esteriliza los frascos

A continuación, deberás esterilizar los frascos. Echa la cantidad de agua adecuada en la olla a presión. Coloca un trozo de papel aluminio sobre la parte superior de los frascos y llena con ellos la olla a presión. Esteriliza los envases a 15psi durante dos horas. Transcurrido este tiempo, apaga el fuego. Deja que la olla se enfríe y se despresurice durante la noche.

Paso cinco: inocula los frascos

Si tienes una caja SAB, limpia a fondo el interior. Rocía el exterior de los frascos y pásales un trapo. Si vas a usar una jeringa de cultivo líquido, limpia el puerto de inyección. Retira la tapa de la aguja y esteriliza la punta con un mechero. Inyecta de 1 a 2cc de líquido en el grano.

Si vas a usar una placa Petri, límpiala bien. Afloja la tapa de uno de los frascos. Esteriliza con una llama el escalpelo y deja que se enfríe. Corta un poco de agar de la placa, abre la tapa del frasco, y deja caer el trozo sobre el grano. Vuelve a cerrar la tapa inmediatamente.

Paso seis: almacenar y agitar

Almacena los frascos en un lugar oscuro y un poco cálido. En un par de días, verás que se empiezan a formar unas hifas blancas. Agita los frascos cada pocos días para ayudar a que el micelio se distribuya uniformemente. Tras 1 o 2 semanas, el micelio habrá colonizado todo el frasco.

Siguiente paso: inocular todo el sustrato

Siguiente paso: inocular todo el sustrato

Cuando los frascos estén completamente colonizados, habrá llegado el momento de propagarlos sobre todo el sustrato. Con ello, maximizarás tu cosecha y obtendrás el mayor número posible de frutos frescos.

Luke Sumpter
Luke Sumpter
Licenciado en Ciencias de la Salud, y un apasionado del cultivo de plantas, Luke Sumpter trabaja desde hace 7 años como periodista y escritor profesional en la transversalización de la marihuana y la ciencia.
Recetas Shroomshop
Buscar por categorías
o
Buscar