Por Qué Las Drogas Son Más Fuertes Durante la Prohibición

Publicaciones :
Categorías : BlogLeyes AntidrogasOpinión

Por Qué Las Drogas Son Más Fuertes Durante la Prohibición

El aumento de la potencia se utiliza como argumento en contra de la legalización, pero la culpa es de la prohibición.

La opinión de la sociedad sobre las drogas está cambiando poco a poco. Los alegatos demonizadores y las tácticas alarmistas que se utilizaban durante la prohibición están siendo rebatidos y van desapareciendo lentamente. El resultado es una población mejor informada, con ganas de ver cosas como la investigación y la legalización de la marihuana. Sin embargo, para los indecisos, sigue habiendo aspectos que no les acaban de convencer: el cannabis se hace más fuerte con los años, ¿seguirá haciéndolo? Como la adicción a analgésicos de venta con receta, que a menudo hacen que la gente se pase a drogas más duras ¿tendrá un efecto parecido la legalización y el aumento de la potencia?

La respuesta a estas preguntas es no. Es cierto que las drogas son más potentes en la actualidad que hace 50 años, y hay más gente que las consume - pero la prohibición no impide que se de este fenómeno, sino que lo causa. Todo se reduce a beneficios y eficacia.

CÓMO HACE LA PROHIBICIÓN QUE LAS DROGAS SEAN MÁS FUERTES

Para entender mejor las razones de este incremento en potencia, solo hay que fijarse en la prohibición del alcohol. En los años 20, antes de que el alcohol se prohibiera en los Estados Unidos, la cerveza y el vino eran las bebidas alcohólicas más comunes. Luego llegó la prohibición y, de repente, los licores y el alcohol destilado se convirtieron en el trago de moda. No es porque la gente se sintiera oprimida y quería beber cosas más fuertes, sino porque era lo único que había.

Si haces contrabando de alcohol, es mucho más rentable pasar licores destilados que vino o cerveza, por razones de espacio y riesgo. ¿Por qué traficar con cien litros de cerveza que solo van a servir a cien personas, cuando puedes traficar con cien litros de licor de la misma forma y venderlos a mil personas?

Al igual que ahora, cuando terminó la prohibición, la mayoría optó de nuevo por la cerveza y el vino - porque el alcohol se comercializaba libremente y por ello había más.

Es un concepto conocido como "la ley de hierro de la prohibición": cuando las leyes son más estrictas y los castigos más severos, las drogas más blandas desaparecen, porque los que operan al otro lado de la ley desean maximizar sus beneficios por los riesgos que corren.

El mismo concepto se puede aplicar a la mayoría de las drogas modernas. En lo que respecta al cannabis, su potencia se aumenta para que se pueda cobrar más caro. ¿Por qué cultivar una hierba débil y arriesgarse a que te pillen traficando cuando puedes obtener una súper hierba y sacar más beneficios? Otro ejemplo más cercano es el de los estadios de fútbol. A mucha gente le gusta tomarse una cerveza o dos mientras ven el partido, pero el alcohol está prohibido en el fútbol. ¿Qué hace la gente? Llevan una petaca con whisky o vodka.

Para los adictos a los analgésicos, la ley de hierro de la prohibición tiene uno devastador efecto - sobre todo en Estados Unidos. En algunos sitios, los médicos deben negarse por ley a recetar analgésicos a los pacientes que creen que están abusando de ellos o desarrollando una adicción. Esto hace que los adictos no tengan otro remedio que pasarse a la heroína - no hay una opción más blanda debido a la prohibición, a pesar de que exista. El resultado es un consumo de drogas más duras y un mayor peligro de perjudicarse a sí mismos y la sociedad. Por suerte, muchos países están empezando a darse cuenta de esto y están creando programas de ayuda para que los toxicómanos abandonen su hábito con drogas más blandas, que les ayudan con el proceso de desintoxicación. Pero no es suficiente.

Lo triste es que hasta el más acérrimo de los prohibicionista no tiene ningún deseo de que las drogas sean más fuertes, pero aún así hacen que ocurra. La legalización abre un mercado para la producción de drogas más blandas, lo que hace que las cosas sean más seguras. La gente no opta automáticamente por la sustancia más fuerte para usarla habitualmente; un fumeta ocasional no quiere pasarse la vida en un estado permanente de efecto sofá lo mismo que al bebedor social no le apetece estar borracho todo el rato. Sin embargo, en lo que respecta a las drogas, la prohibición no deja muchas alternativas. Si de verdad quieres una sociedad más segura - en la que no se abuse de drogas fuertes como se hace en la actualidad -, es hora de poner fin a la prohibición.

 

         
  Josh  

Escrito por: Josh
Escritor, psiconauta y aficionado a la marihuana, Josh es el experto de Zamnesia. Se pasa todo el día en el campo, investigando todo lo que tenga naturaleza psicoactiva.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores