Partido Verde quieren abre el primer punto de venta de marihuana en Berlin

Publicaciones :
Categorías : Blog

Partido Verde quieren abre el primer punto de venta de marihuana en Berlin

Los residentes locales y los políticos están de acuerdo en una cosa: Algo tiene que cambiar. La pregunta es cómo arreglar el problema. Los miembros del partido verde quieren abrir un punto de venta de

Si entras en el parque Görlitzer en Berlín-Kreuzberg en Alemania, no avanzará mucho antes de que se te acerque uno de los a veces hasta 100 traficantes que asedian el parque. "¿Quieres maría?” Y sólo 20 pasos más allá, escucharás una oferta similar, pero esta vez quizás te pregunten si buscas algo más fuerte. No importa cuántas veces visite la policía el lugar, los traficantes (los que vuelven y los que llegan) siempre están allí y no son siempre discretos. Hay niños pequeños jugando en el césped y las madres pasean a sus bebés en cochecitos, mientras a pocos metros de distancia los traficantes de drogas están vendiendo sus ilícitas sustancias. Y a veces el infierno se desata - en agosto del 2013, en el curso de una pelea, un hombre perdió la oreja. El portavoz de la Policía, Guido Busch, dijo que ellos solos no son capaces de tener el lugar bajo control, porque el parque es muy grande y hay muchos traficantes y lugares para esconderse.

Los residentes locales y los políticos están de acuerdo en una cosa: Algo tiene que cambiar. La pregunta es cómo arreglar el problema. Los miembros del partido verde quieren abrir un punto de venta de marihuana, en el que los usuarios pudieran comprar hierba de alta calidad sin necesidad de tener que tratar con oscuros y a veces engañosos traficantes, mientras que el partido de la oposición, CDU, quiere construir una valla alrededor del parque y cerrarlo por las noches, y confiar en la policía para que detengan el tráfico de drogas. La alcaldesa del distrito del Partido Verde, Monika Herrmann, ha dicho que quiere controlar la venta, porque está claro que el manejo actual de la situación no solucionará el problema.

Ahora, aquí está el gran obstáculo: El hachís y la marihuana son completamente ilegales en Alemania sin excepción (aunque, desde el año 2005, unos pocos productos medicinales de prescripción están exentos). Pero la realidad en el tribunal parece un poco diferente - en muchos distritos, una pequeña cantidad es "tolerada" y un sospechoso arrestado por posesión de una cantidad por debajo de ese umbral no es (muchas veces) procesado o, si se le coge varias veces, solamente castigado con una multa. Si tienes la intención de visitar Alemania y necesitas hierba, es mejor informarse correctamente. La mayoría de los estados consideran tolerable 6 gramos, pero depende completamente del respectivo juez y de su opinión y actitud hacia la marihuana. La pena máxima por posesión de marihuana es de 5 años (¡sin libertad condicional!), así que sé lo más discreto posible.

Es evidente que se necesita una nueva política de drogas para hacer frente a este problema y el plan del Partido Verde es revolucionario para los estándares alemanes. Para secar el pantano de drogas ilegales que ha surgido en el parque Görli (como lo llaman los lugareños), quieren privar a los traficantes de sus negocios con la apertura del primer equivalente de un "coffee shop" en Alemania. La alcaldesa Herrmann dice que no le gusta esa expresión engañosa, ya que no sería una tienda como un café donde la gente bebe su café y fuma canutos. Ella prefiere "punto de venta" y destaca que quiere personal capacitado para llevar la tienda y asegurarse de que se aconseja debidamente a los clientes, que haya una edad mínima para comprar y, si es necesario, personal de seguridad.

Timur Husein, el concejal de CDU está completamente en desacuerdo y exige una presencia policial permanente en el parque durante el día y cerrar el parque por la noche. Teme que si se aprueba la propuesta del Partido Verde, podría ser aún peor y que turistas de la droga de todo el mundo se pudieran sentir invitados.

El portavoz de la Policía Guido Busch también expresó sus dudas acerca de la idea, porque los traficantes podrían pasar de la marihuana a drogas más duras o simplemente irse a otro parque.

Pero la alcaldesa Herrmann tiene una respuesta para estas dudas. Quiere puntos de venta de marihuana en todos los distritos de Berlín y menciona una realidad difícil de refutar: La marihuana cultivada y distribuida por el estado tendría una calidad superior que los comerciantes ilegales no pueden proporcionar. Además, quiere integrar a trabajadores sociales en el programa. Sin embargo, hay una cosa de la que no está segura. ¿Cómo reaccionarán aquellos que hacen dinero vendiendo marihuana ilegal? Pero tiene grandes esperanzas y no piensa darse por vencida sin siquiera intentarlo.

En el año 2014, se podría solicitar una exención del Instituto Federal de Medicamentos.

Aunque esto está muy lejos de las medidas sobre la legalización de las drogas blandas que se toman en Estados Unidos, parece que hasta los políticos alemanes están admitiendo que hay que hacer cambios...