Cómo Procesar Tu Planta De Salvia Divinorum

Publicaciones :
Categorías : BlogCómosPsicodélicos

Cómo Procesar Tu Planta De Salvia Divinorum


Si quieres secar hojas de Salvia divinorum, échale un vistazo a este artículo y descubre cómo procesarlas adecuadamente para fumarlas o ingerirlas. Te contamos qué tecnicas son las más eficientes y cuáles optimizan la potencia.

Has cultivado tu propia planta de Salvia divinorum. Todo ha ido bien, has cuidado de tu querida planta, y ha crecido para convertirse en una pequeña diosa. Pero, ¿qué haces ahora? Tiene un aspecto increíble y quieres probar esas grandes hojas verdes, que es de lo que se trata. ¿Cómo convertir esas hojas en algo que puedas tomar para crear el efecto deseado?

En este artículo te explicamos exactamente cómo. Existen varios métodos para procesar las hojas de una Salvia divinorum y aquí te los descubrimos. ¿Estás preparado? ¡Pues vamos allá!

DIFERENTES MÉTODOS PARA SECAR HOJAS DE SALVIA DIVINORUM

Has plantado tu propia Salvia divinorum y ahora quieres secar sus hojas para consumir en el futuro. Antes de empezar, es importante señalar que, independientemente del método de procesamiento que elijas, has de asegurarte de almacenar las hojas en un recipiente sellado, protegidas de la luz en un lugar oscuro, como un armario de cocina o una cómoda. Si las almacenas de esta manera, en un tarro de cristal, permanecerán activas durante muchos, muchos años, quizá para siempre. ¿Quién sabe?

Métodos Para Secar Hojas De Salvia Divinorum

NATURALEZA GENEROSA

Recoge las hojas cuando se mueran o cuando la planta las vaya perdiendo, no antes. Una vez las tengas, déjalas secar en una habitación con poca humedad. Para evitar el moho, deberás darles la vuelta muchas veces. Aparte de eso, solo tienes que esperar a que se sequen para almacenarlas como se ha descrito antes. Una nota: se desconoce si las hojas caídas son más potentes que las recogidas. Hay un margen para la experimentación. Separa las hojas caídas de las recogidas, procésalas separadamente, y almacénalas en tarros distintos. Luego, haz la prueba, a ver cuáles son más potentes. Quizá ni siquiera haya diferencia alguna entre ellas.

La ventaja de esperar a que las hojas se caigan es que así no estresas a tu Salvia divinorum robándole sus hojas. Imagínate lo que pasaría si le quitas todas sus hojas. La planta se moriría poco a poco. Debes esperar a que las hojas caigan, a que la planta haya ofrecido su sacrificio. Además, cuando las recoges, las hojas no se encuentran en las condiciones ideales para procesarlas.

Naturaleza Generosa

TABACO DE SALVIA

Este método es el contrario del anterior. Tienes que utilizar hojas grandes recién recogidas y apilarlas unas encima de otras, como lo harías para formar tacos de papel. Después, haz cortes a través de las hojas apiladas de manera que formes tiras de ½cm de ancho. Ahora, amontona esas tiras sobre un plato. Aquí comienza la espera. Deberías darles la vuelta dos veces al día para evitar el moho. Déjalas reposar hasta se vean secas, no completamente tiesas.

Una vez realizado este proceso, te puedes fumar el "tabaco" resultante. De este tabaco se dice que tiene un humo mucho más suave que el de hojas completamente secas. También arden mucho mejor. Así que enciéndete un porro o un cigarrillo de salvia y colócate. El inconveniente de este método es que las hojas semi-secas posiblemente sean menos activas que las hojas completamente secas. Tendrás que decidir por ti mismo si vale la pena perder en potencia para ganar en suavidad.

DESHIDRATADOR DE ALIMENTOS

Simplemente seca tus hojas en un deshidratador de alimentos. Puedes comprar un deshidratador en cualquier tienda de bazar de cocina. Esta manera de secar es rápida y eficaz, de manera que ahorras en tiempo y puedes consumir tu salvia antes. Deberás secar las hojas hasta que estén crujientes. Esto incluye también los tallos. Los tallos son buenos indicadores del nivel de humedad, porque los puedes doblar para ver si se rompen. Si es así, significa que las hojas están listas.

El uso de un deshidratador de alimentos ahorra mucho tiempo porque es un método muy rápido. Es más, probablemente no te sea posible secarlas más de lo que las seca este aparato. Además es bastante cómodo ya que tienes muy poco que hacer en comparación con otros métodos, más que comprobar el estado de las hojas. No obstante, hay que tener en cuenta el coste de adquirir un deshidratador si no dispones de uno ya en casa. En cualquier caso, podría ser una inversión rentable.

Deshidratador De Alimentos

SECA TU SALVIA EN EL HORNO

Coloca tus hojas en una fuente para horno. Ten cuidado de secar tu salvia a una temperatura máxima de 93°C. Seca las hojas hasta que estén crujientes. Este método también es rápido y es más eficiente que adquirir un deshidratador. Todos tenemos un horno en nuestra cocina, ¿no? No obstante, puede ser difícil mantener la temperatura del horno en el margen adecuado. A no ser que cuentes con un horno con pantalla digital, marcar la temperatura perfecta para este proceso puede resultar complicado.

Seca Tu Salvia En El Horno

SECADO CON CLORURO DE CALCIO (CACL₂)

Puedes estar pensando: "¿Cómo? ¿Cloruro de calcio?". Pero en realidad no es tan complicado como podrías creer. El cloruro de calcio se puede encontrar en distribuidores de productos químicos. También en ferreterías donde lo venden como absorbente de humedad. Y ese mismo propósito es el que se aplica en este método. Vierte suficiente cloruro cálcico para cubrir la base de un recipiente de polietileno y coloca una lámina de papel de aluminio encima. Finalmente, coloca las hojas encima de la lámina. Cuando dobles los bordes de la lámina, las hojas no deben tocar el calcio. ¡Asegúrate de que así sea! Ahora, sella el recipiente y al cabo de dos días las hojas deberían estar secas.

El CaCl₂ nos permite un proceso de secado muy eficaz. No obstante, es probable que el sólo nombre de la técnica te eche ya para atrás. No es tan cómodo como otros procesos que hemos visto. Comparado con algunos de ellos, dos días de secado es bastante lento. Pero si hemos despertado al científico o al químico que llevas dentro, esta técnica puede ser el sueño cumplido de un friki.

Secado Con Cloruro De Calcio

ELABORANDO EXTRACTO DE SALVIA

Por último, pero no menos importante, te facilitamos información acerca de cómo elaborar tu propio extracto de Salvia divinorum. Todos los métodos mencionados anteriormente implican fumar o ingerir las hojas. Esto generalmente produce un efecto moderado. Además, las hojas masticadas o en una infusión, tienen un sabor horrible y se tendrían que ingerir cantidades considerables. Pero si le extraes a las hojas el aceite esencial, el efecto será mucho más potente y la dosificación será muy fácil.

Tenemos un práctico artículo que trata este proceso en detalle; aquí te ofrecemos el método de extracción en pocas palabras. Con este método también tienes que secar las hojas. Por suerte puedes hacerlo usando el horno, con lo que esa parte ya la tenemos cubierta. Coloca las hojas secas en un tarro y cúbrelas con acetona. Por favor, ten mucho cuidado, la acetona es inflamable, sus vapores son tóxicos y es capaz de disolver plástico.

La solución tiene que reposar durante 24 horas, pero remuévela de vez en cuando. Después, cuélala con un filtro de café y vuelve a remojar las hojas en acetona. Puedes repetir el proceso varias veces. Vierte la acetona en un recipiente de cristal para horno y deja que se evapore. Echa las hojas de salvia trituradas dentro y deja que la mezcla se evapore y se seque. Una vez esté seca, déjala reposar uno o dos días y asegúrate de que no queda nada de acetona. ¡Fumar acetona es muy peligroso! Y listo, ahí lo tienes. Tu extracto de Salvia divinorum casero, ¡pero potente y de alta calidad!

Elaborando Extracto De Salvia

Maximilian

Escrito por: Maximilian
Amante del cannabis de toda la vida, músico independiente y profesor de guitarra alemán, feliz de trabajar para el gran equipo de Zamnesia. Se esfuerza en proporcionar información sobre las maravillosas propiedades de la marihuana a gente de mente abierta, con el fin de que la legalización a nivel global sea más que un simple sueño.

Infórmate sobre nuestros escritores

Productos Relacionados