Breve Guía Sobre el Cultivo de Guerrilla del Cannabis

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCultivo de Marihuana

Breve Guía Sobre el Cultivo de Guerrilla del Cannabis

Con la llegada de la primavera a la vuelta de la esquina podrías pensar sobre plantar algunos brotes verdes en el exterior - pero, ¿y los vecinos curiosos y el brazo fuerte de la ley? Puedes echar un vistazo al cultivo de guerrilla.

Si has leído el artículo sobre el costo del cultivo de cannabis en el interior, probablemente te habrás quedado boquiabiertos al darte cuenta de la repercusión que tiene sobre la madre naturaleza - causado por el alto gasto de energía y las correspondientes emisiones de CO2. La mejor manera de evitar daños al medio ambiente es, por supuesto, dejar que la madre naturaleza se haga cargo de la propia cosecha. Pero esto es más fácil de decir que de hacer, ya que el cultivo de cannabis es ilegal en la mayoría de los países. Aunque no apoyamos las actividades ilegales, nos oponemos a la total prohibición de esta maravillosa planta, y entendemos que los pacientes que no tienen una fuente legal o fiable para su medicina verde, puedan sentir la necesidad de tomar las riendas y cultivar la suya propia. Aquí es donde entra el cultivo de guerrilla.

Cannabis

¿Qué es el cultivo de guerrilla y cuáles son sus ventajas?

A menos que tengas una licencia para cultivar cannabis o un área recluida en tu propiedad, la única opción que queda es el cultivo de guerrilla. Cultivo de guerrilla es el término utilizado para describir una plantación secreta silvestre. El cultivo de guerrilla tiene sus claras ventajas; la primera y más importante es fácil de ver - si alguien se tropieza con tu secreta aventura hortícola, no hay ningún nombre escrito en las plantas, por lo que la posibilidad de un enjuiciamiento es mucho menor. Otra importante ventaja es que no se necesita un equipo eléctrico - aún necesitarás algunas cosas para tu operación encubierta en la naturaleza, pero ninguna de estas cosas son tan caras como los balastos, filtros, lámparas, sistemas de ventilación, etc. Pero también hay algunas desventajas. Hay que pensar en cómo proteger los brotes, el sitio debe estar preparado (por lo menos la tierra) y es todo un reto dar a las plantas la mitad de los cuidados que te gustaría.

Elegir el lugar adecuado para tu operación secreta

Como con muchas otras cosas, la preparación es la clave y esto también se aplica al cultivo de guerrilla. En primer lugar, hay que encontrar el lugar adecuado(s) para tus preciosas niñas verdes - y hay que elegirlo sabiamente. Por razones obvias, deberás evitar los senderos frecuentados, las rutas de senderismo y lugares públicos como parques, o es muy probable que nunca veas a tus plantas alcanzar la madurez. Un buen lugar para comenzar son los lados de las vías del ferrocarril, junto al terraplén - como siempre, elige el lado seguro, no te acerques demasiado a las vías y no entres en propiedad privada. Una buena idea es busca zarzas y ortigas, ya que son evidencia de un buen suelo - y tienen la ventaja de mantener alejada a la gente (¿quién va a querer arrastrarse por arbustos espinosos? ). Además, muestran que hay un montón de humedad en la zona- pero ten cuidado de que no sea demasiado húmedo. También, si hay un río o cualquier otra fuente natural de agua cerca, te puedes ahorrar la molestia de cargar una sospechosa cantidad de agua embotellada por el bosque. Considera el lugar desde todos los puntos de vista, incluso desde arriba - ¡y no se lo cuentes a ninguno de tus amigos! Otra cosa muy importante a tener en cuenta es la siguiente: NO PLANTES EN PROPIEDAD AJENA.

Preparar las plantas

No hay ninguna ley para ello, pero en general se puede comenzar a sembrar las niñas verdes tras la última escarcha. En los EE.UU. y los países europeos, este periodo es a principios/mediados de mayo. Sembrar semillas en el medio silvestre no es buena idea - en primer lugar, no tienes ningún control sobre el clima, e incluso si ésta llega a desarrollar su primer par de hojas, existe el peligro de hormigas, conejos, caracoles, etc. Para proporcionar a tus plantas un buen comienzo, es mejor germinar las semillas en casa, y darle a los brotes en pequeñas macetas todo el amor y cuidados que necesiten para convertirse en pequeñas plantas de hasta 30 cm de altura - cuanto más sanas estén las plantas, más probabilidades habrá de un cultivo de éxito y abundante en el exterior. Pero espera, antes de que salgas corriendo a tu lugar elegido, dale a las plantas un poco de tiempo para que se acostumbren a la vida al aire libre - deberás introducirlas poco a poco en su nuevo medio ambiente. Esto se puede hacer en el jardín; deja que reciban dos o tres horas más de sol cada día.

Dejar sueltos a los pequeños monstruos verdes

Una vez que las plantas se han acostumbrado a la vida al aire libre y madre escarcha ya no es una amenaza en potencia, es el momento de dejar sueltos a tus pequeños monstruos verdes. Lo que tienes que hacer ahora es cortar la parte inferior del tiesto y pegar un trozo de cartón en el hueco. Lleva los tiestos a tu jardín secreto y quita el cartón de la parte inferior antes de colocarlos en el suelo. Si eres propenso a actuar ecológicamente, utiliza tiestos de pulpa - son biodegradables.

Preparar las plantas es solo una parte de la historia, pero la preparación del lugar a plantar puede ser igual de importante. Si ya has encontrado un lugar aislado, pero dudas de la calidad del suelo, lo puedes enriquecer añadiendo algún tipo de suelo orgánico o coco coir, así como ciertos aditivos orgánicos o perlita y vermiculita para un suelo más ligero que todavía retiene humedad en tiempos de sequía. Para obtener la mejor marihuana tendrás que utilizar una buena tierra para macetas con varias adiciones - a menos que el suelo de la plantación sea muy arcilloso, oscuro y rico. ¡No economices en esto!

Proteger las plantas

Si crees que tus plantas están ahora seguras, ¡te equivocas! Las hormigas, babosas, conejos, venados y otros animales son una seria amenaza si no se toman las precauciones necesarias o se usan elementos disuasivos. Utiliza algún control de plagas, como una barrera para babosas o la orina o heces de algún depredador (hurón, gato o perro) o una solución jabonosa suave para disuadir a los ciervos y otros animales o insectos de alimentarse de tus jóvenes plantas. Además de eso también puedes poner una alambrada como barrera. Las plantas de exterior necesitan un tallo fuerte para resistir las ráfagas de viento y la lluvia fuerte, por lo que puedes atar tus plantas a un poste y crees que necesitan algún tipo de apoyo.

Mantener a las plantas contentas durante todo el verano

Durante el verano, las plantas desarrollan las fuertes ramas necesarias para soportar el peso de los cogollos que desarrollarán más tarde. El calor y la ausencia de lluvia pueden convertirse rápidamente en un problema; un período de 10 días sin lluvia supone un daño potencial para el cultivo. Visita tus plantas por lo menos una vez a la semana y estate preparado para llevar agua suficiente como para saturar completamente las raíces. Pero el riego solo no es suficiente - asegúrate de examinar tus plantas siempre. Busca daños en el envés de las hojas y en los tallos y combate cualquier infestación de inmediato. Comprueba si tus plantas muestran signos de deficiencias, en cuyo caso necesitarán una fertilización adicional.

Cuando se acerca el otoño

Cuando se acerca el otoño, es aconsejable que añadas algunos nutrientes especiales para la floración con el fin de optimizar el rendimiento final. Este es el momento perfecto para espolvorear guano de murciélago alrededor de la zona de la raíz y regarlo. De lo contrario, cualquier abono para floración servirá. Las plantas en floración necesitan unos nutrientes particulares, así que acuérdate de buscar productos con fósforo y potasio.

Medidas posteriores a la cosecha (opcional)

Una vez que el lugar elegido para el cultivo de guerrilla ha demostrado ser seguro y privado, da algo a cambio a la madre naturaleza - tus plantas han "comido" bastante nitrógeno durante su ciclo de vida, por lo tanto, si deseas utilizar el mismo lugar otra vez el próximo año, vete pensando en plantar un cultivos de otoño como cobertura o hierba en ese espacio para mejorar las condiciones del suelo. Algo así como trifolium alexandrinum o veza vellosa funcionan bien durante el invierno y se pueden volver a poner en el suelo en la primavera, para enriquecerlo de forma natural, ya que la materia vegetal es descompuesta por los microbios.

Las cepas autoflorecientes son la elección perfecta para plantaciones secretas

Como el cultivo de cannabis en áreas de acceso público (y en climas más templados) tiene sus riesgos potenciales, es importante mantener el tiempo de cultivo lo más breve posible, por lo que las cepas autoflorecientes son la elección perfecta. Pero no sólo el lapso de tiempo entre semilla y brote ha de tenerse en cuenta. Las plantas más pequeñas necesitan menos agua, se ocultan fácilmente entre el follaje natural y su época de cosecha es relativamente predecible. Echa un vistazo a la selección de cepas autoflorecientes de Zamnesia.