Blog
Cómo Abonar Las Plantas De Pimientos Picantes
7 min

Cómo Abonar Las Plantas De Pimientos Picantes

7 min

Proporcionar a tus plantas todos los nutrientes que necesitan es un arte. Descubre por qué y cómo administrar fertilizantes para maximizar el potencial de tus plantas de pimientos. Confía en nosotros, tus guindillas te lo agradecerán. Los nutrientes adecuados en el momento apropiado hacen milagros.

Cuando se cultivan chiles en casa, es fundamental proporcionar a las plantas todo lo que necesitan para desarrollarse bien a lo largo de su ciclo de vida. Esto va mucho más allá de proporcionarles agua, calor y luz; las plantas del genero Capsicum suelen necesitar un empujoncito en forma de abono para dar los mejores resultados. Pero ¿qué fertilizante deberías elegir y cuánto tendrías que administrarles? En este artículo explicamos todo lo que hay que saber sobre cómo abonar las plantas de pimientos para poder disfrutar de guindillas de calidad en muy poco tiempo.

¿Cuál es el mejor abono para las plantas de pimientos picantes?

¿Cuál es el mejor abono para las plantas de pimientos picantes?

Con tantos fertilizantes en el mercado, puede ser complicado elegir los más adecuados para tus plantas de pimientos. Existen fertilizantes de liberación lenta que abonan las plantas durante todo su ciclo de vida. Sin embargo, esta opción no sirve para todos los cultivos. Antes de comprar fertilizantes adicionales, es conveniente comprobar el nivel de nutrientes del suelo. Al fin y al cabo, el contenido nutricional del abono orgánico es muy distinto del de la tierra de tu patio o jardín. Y a partir de ahí, podrás regular con precisión la cantidad y el tipo de fertilizantes que utilices, sin perjudicar a tus plantas.

Los abonos más comunes contienen los macronutrientes nitrógeno, fósforo y potasio. Cuando se administran, estos elementos proporcionan casi todo lo que necesitan las plantas para desarrollarse sin apenas esfuerzo. Cuando busques fertilizantes, comprobarás que llevan tres números; por ejemplo: 5-10-10. Estas cifras indican los porcentajes de nitrógeno, fósforo y potasio, respectivamente, que contiene cada bolsa. Aunque pueden variar dependiendo del producto, son unos indicadores universales que deberás tener en cuenta a la hora de comprar fertilizantes.

Nutrientes primarios y secundarios

Ya los hemos mencionado brevemente, pero ¿qué nutrientes necesitan tus plantas de pimientos para crecer y sobrevivir? ¿Y cómo ayudan exactamente?

Siguiendo la clasificación de nutrientes en primarios y secundarios (es decir, macronutrientes y micronutrientes), vamos a ver cuáles son más apetecibles para tus planta.

Nutrientes primarios

Nutrientes primarios

Empecemos con los macronutrientes, que son los que tus plantas necesitan en mayores cantidades.

Nitrógeno

Fundamental para la fotosíntesis, el nitrógeno también es un elemento muy importante para el desarrollo del follaje y el mantenimiento de la salud general de las plantas. A menudo, el sustrato presenta una deficiencia de nitrógeno, por lo que es esencial conseguir los niveles adecuados para que tus plantas de pimientos tengan un buen comienzo en la vida.

Fósforo

El fósforo permite que tus plantas absorban la energía del sol para tener un ciclo de vida mucho más saludable y vigoroso.

Potasio

El potasio regula el crecimiento y garantiza la circulación de agua, nutrientes y carbohidratos por toda la planta. Un nivel bajo de potasio puede afectar negativamente a la fotosíntesis.

Nutrientes secundarios

Nutrientes secundarios

Aunque se denominan "secundarios", estos nutrientes son tan importantes como los primarios, pero se necesitan en menores cantidades.

Calcio

El calcio favorece un desarrollo robusto de las plantas de pimientos, y es fundamental para su salud en general. El sustrato no suele presentar deficiencias de calcio, pero en caso necesario, su nivel se puede modificar fácilmente con harina de huesos.

Magnesio

El magnesio es esencial para la producción de clorofila, la germinación y el desarrollo de los frutos. Si quieres favorecer la salud de tus plantas, tendrás que usarlo con moderación, ya que una cantidad excesiva de magnesio puede causar daños irreparables, y su escasez podría retrasar el crecimiento. Se necesita un buen equilibrio para garantizar las mejores condiciones para las plantas.

Un apunte sobre las sales de Epsom

Algunos cultivadores usan sales de Epsom para proporcionar una buena dosis de magnesio a sus plantas. Sin embargo, es un método de administración de nutrientes muy debatido. Mientras que algunas personas creen que ayudan a mejorar las cosechas de pimientos y reducen el riesgo de que se produzca la pudrición de la flor, otras opinan que ese repentino aumento de magnesio perjudica a las plantas, causando problemas como quemaduras en las hojas e incluso afectando al sabor de los propios pimientos.

Dicho esto, nosotros no las recomendamos.

¿Con qué frecuencia debes abonar las plantas de pimientos picantes?

¿Con qué frecuencia debes abonar las plantas de pimientos picantes?

Como con casi todo en la vida, es muy importante elegir el momento adecuado, y esto también es aplicable a la hora de abonar las plantas de pimientos. Como ya hemos visto, un exceso de fertilizantes puede perjudicar a las plantas y producir frutos de mala calidad. Entonces ¿cuál es la mejor rutina para abonar tus guindillas?

Como regla general, los fertilizantes deben administrarse semanalmente o cada quince días, dependiendo del tipo de abono que se utilice. Afortunadamente, los paquetes de estos productos suelen venir con las instrucciones necesarias sobre cuándo abonar las plantas. Asegúrate de seguir las recomendaciones y de mantener una rutina de fertilización estricta, y todo irá bien.

¿Cuándo hay que abonar las plántulas de pimientos picantes?

Abonar unas plantas que aún no han tenido tiempo de desarrollarse es sin duda un error. Lo mejor es esperar un par de semanas a partir de la germinación para administrar los nutrientes; o hasta que las plantas hayan desarrollado su primer conjunto de hojas verdaderas. Esto es un indicador claro de que están listas para recibir aportes que estimulen su crecimiento.

No hace falta que digamos que las plantas pequeñas no necesitan grandes cantidades de abono, así que tenlo en cuenta cuando comiences con tu rutina de fertilización, y ajústala en consecuencia a medida que las plantas se vayan desarrollando. En otras palabras, empieza diluyendo una cantidad pequeña de fertilizante mientras las plantas todavía son jóvenes, y auméntala cuando empiecen a crecer.

Cómo abonar las plantas de pimientos picantes

Cómo abonar las plantas de pimientos picantes

Ahora que ya hemos visto los fundamentos básicos, vamos a ofrecerte unos consejos prácticos sobre cómo abonar tus plantas de pimientos picantes.

Aplicación: fertilizantes líquidos y granulados

Quienes cultiven pimientos picantes pueden administrar los fertilizantes añadiéndolos al sustrato o rociándolos sobre las hojas. La forma de usar el abono dependerá en gran medida del tipo de producto y de su contenido.

Los fertilizantes líquidos son adecuados para ambos usos. Primero tendrás que diluirlos para poder aplicarlos a la tierra como de costumbre a través del riego, o para pulverizarlos sobre las hojas. Solo necesitarás un atomizador. Por ejemplo, algunos productores de pimientos rocían sus plantas con una solución rica en fósforo para estimular el crecimiento. Pero hay que evitar rociarlas en exceso, ya que esto podría hacer más daño que bien.

Los fertilizantes granulados, por otra parte, se administran en el sustrato para que las plantas los absorban a través de las raíces. Estas fórmulas suelen ser de liberación lenta, por lo que una sola cucharada (por ejemplo) podría ser suficiente para abonar una planta durante varias semanas. Procura mantener una rutina de riego y cuidados estable, y verás cómo tus plantas se desarrollan sin problemas.

¿Deberías proporcionar nutrientes a las plántulas de pimientos?

Aunque muchas personas proporcionan nutrientes a sus plántulas, otras dejan que crezcan primero a su ritmo y solo las abonan después de trasplantarlas a macetas más grandes. Si decides abonar tus plantas jóvenes, ten mucho cuidado con la dosis, y si es necesario, reduce a la mitad las recomendaciones del fabricante del producto.

Consejos sobre el abono de los pimientos picantes

Ya hemos mencionado algunos problemas que podrías encontrarte a la hora de abonar tus plantas de pimientos picantes, pero ahora los vamos a ver en más detalle. Estos son los principales problemas y soluciones relacionados con el abono de las plantas de pimientos.

Quema de nutrientes

Quema de nutrientes

La quema de nutrientes se produce cuando las plantas están expuestas a un exceso de fertilización. Esta afección se puede identificar observando el color de las hojas. Si ves que tienen manchas marrones, podría ser un síntoma de que la planta está sufriendo quema de nutrientes. Estas manchas se forman cuando los nutrientes que viajan por la planta no tienen a dónde ir, lo que produce decoloración y quemaduras. Sin embargo, las marcas y manchas de las hojas también pueden ser un síntoma de ciertas enfermedades o plagas, así que asegúrate de descartarlas antes de modificar tu rutina de fertilización.

Artículo relacionado

Las Plagas Y Enfermedades Más Comunes De Las Guindillas

Si resulta ser quema de nutrientes, bastará con reducir la cantidad de abono para que la planta se corrija a sí misma. En caso contrario, pasa al siguiente punto.

Lavado de raíces

Como ya hemos dicho, un exceso de abono es perjudicial para las plantas, y aunque este problema se soluciona reduciendo la cantidad de fertilizante, existe un método más exhaustivo que se conoce como lavado de raíces. Esta técnica consiste en regar las plantas solo con agua, sin ningún nutriente adicional. Al empapar el sustrato hasta que el agua salga por el fondo del recipiente, eliminarás los restos de fertilizantes y sales del suelo. Esto, básicamente, "reinicia" el sustrato y te permite volver a administrar nutrientes, sabiendo que no se están acumulando en la tierra.

Aunque esto es una solución ideal para las personas que cultivan en macetas (tanto en interior como al aire libre), quienes cultiven directamente en el suelo podrán realizar el lavado de raíces regando solo con agua durante un par de semanas antes de administrar nutrientes de nuevo.

Bloqueo de nutrientes

Bloqueo de nutrientes

Otro problema al que suelen enfrentarse los cultivadores es un pH incorrecto. En lo que respecta al medio de cultivo, las plantas de pimientos picantes prefieren un nivel del pH de 5.8-6.8. Con cualquier otro valor, tanto superior como inferior, tus plantas podrían tener dificultades para absorber los fertilizantes. Este fenómeno, conocido como bloqueo de nutrientes, es tan perjudicial para las plantas como no proporcionarles ningún tipo de abono. No importa si has comprado el mejor fertilizante con todos los nutrientes que necesitan tus plantas, si el pH del suelo no es el adecuado, no conseguirás nada.

Comprueba el pH del suelo

Así que, antes de nada (incluso de germinar tus semillas), comprueba el pH del sustrato para asegurarte de que es el adecuado. Esto se puede hacer fácilmente con un medidor de pH. Cuando vayas a administrar los nutrientes, asegúrate de que la solución esté dentro del rango de pH ideal, y después de abonar, comprueba el pH del suelo, para confirmar que todo está bien.

Vigila de cerca tus plantas de pimientos picantes

Vigila de cerca tus plantas de pimientos picantes

Un mantenimiento adecuado es fundamental para conseguir pimientos picantes de calidad. Como hemos visto, muchos síntomas de los problemas relacionados con los fertilizantes se manifiestan en las hojas.

Así que, presta atención a cualquier cambio que se produzca en tus plantas, y todo irá bien. Una rutina de fertilización perfecta se consigue con la práctica, así que si acabas de empezar a cultivar guindillas, no te preocupes. Si te has excedido con el abono o no has usado suficiente, soluciona el problema lo mejor que puedas, aprende de tus errores, y la próxima vez conseguirás unas plantas más sanas y productivas.

Adam Parsons
Adam Parsons
El periodista del cannabis, redactor y autor profesional Adam Parsons forma parte del equipo de Zamnesia desde hace tiempo. Adam escribe sobre una gran variedad de temas, desde el CBD hasta los psicodélicos, crea artículos para blogs y guías, y analiza una amplia gama de productos en constante aumento.
Cultivo Peppershop
Buscar por categorías
o
Buscar