7 causas frecuentes de estrés para la planta de marihuana

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCultivo de Marihuana

7 causas frecuentes de estrés para la planta de marihuana

El estrés ocasional en las plantas no es algo especialmente preocupante. Sin embargo, algunos tipos de estrés pueden afectar gravemente a su salud. Aquí tienes las 7 causas más habituales.

No todo tipo de estrés es malo para el crecimiento de tus plantas. De hecho, algunos cultivadores estresan las plantas a propósito para fortalecer su resistencia, acelerar su crecimiento y maximizar la producción. Sin embargo, algunos tipos de estrés en plantas, o si es mayor del que pueden tolerar, tendrán consecuencias negativas. Si tus plantas están sometidas a demasiado estrés, se puede limitar o parar su crecimiento, causando en los peores casos su muerte. Veamos entonces cuáles son las 7 causas más frecuentes de estrés en tus plantas de cannabis.

1. ESTRÉS POR AGUA (EXCESO O CARENCIA)

Todos sabemos que demasiada agua o regar con demasiada frecuencia es malo, pero también lo es una carencia constante. Regar insuficientemente o en exceso puede provocar hojas descoloridas, rizadas o marchitas. Si riegas demasiado estás encharcando las raíces por lo que las plantas tendrán problemas para recibir oxígeno y nutrientes. Estrés por exceso de riego es una de las causas más habituales de los problemas de crecimiento. Obviamente tampoco queremos que se nos mueran nuestras plantas por escasez de agua.

2. ESTRÉS POR NUTRIENTES (EXCESO O CARENCIA)

El estrés por falta o exceso de nutrientes es otro problema habitual que los cultivadores se pueden encontrar. Tus plantas no deberían tener más nutrientes de los que pueden absorber. De la misma manera que con un exceso de nutrientes, es estresante para la planta cuando no reciben suficiente o el balance es incorrecto. El estrés por nutrientes puede provocar todo tipo de problemas desde hojas descoloridas y con manchas, hasta crecimiento limitado. El exceso de alimento podría también atraer insectos y provocar plagas.

3. ESTRÉS POR PH

Para crecer óptimamente, las plantas de cannabis necesitan un nivel de pH ideal en su medio o solución nutritiva. Si se sale de los márgenes el nivel de pH puede impedir a las plantas absorber nutrientes incluso aun estando presentes. Un nivel incorrecto de pH en tu tierra o solución nutritiva puede llevar a grandes problemas de crecimiento. El estrés de un pH inadecuado puede causar raíces quemadas y otros inconvenientes.

4. ESTRÉS LUMÍNICO

Las plantas de marihuana son muy sensibles en cuanto a la cantidad de luz que reciben y los ciclos de iluminación. Las plantas que no reciben suficiente luz no crecerán a su pleno potencial. Poca luminosidad en la floración es una de las razones de cosechas pequeñas.

Mantener ciclos de luz consistentes también es muy importante. Las plantas de cannabis deberían disponer de 18 horas diarias de luz en la etapa vegetativa y pasar al ciclo 12/12 durante floración. Cuando los ciclos de luz no son consistentes las plantas se confunden. Es muy importante no interrumpir las fases de oscuridad en época de floración, ya que incluso una mínima cantidad de luz puede desencadenar estrés. Las plantas abortan su proceso de floración y vuelven a la fase vegetativa afectando así a su crecimiento y su producción.

5. ESTRÉS POR TEJIDO DAÑADO

Pequeños daños en el tejido vegetativo de las hojas o ramas de las plantas no son, en general, preocupantes. Las plantas son bastante resistentes a estas circunstancias. En algunos casos, pequeños daños pueden incluso fortalecer la resistencia del cannabis. En cualquier caso, demasiadas "heridas" y daños en los tejidos pueden tener consecuencias negativas, ya que la planta consumiría mucha energía en reparar esos problemas en vez de en crecer.

6. ESTRÉS EN RAÍCES Y DAÑOS

Las raíces son el elemento que las plantas usan para absorber nutrientes y oxígeno, por lo que su salud es muy importante. Daños y estrés en las raíces causadas por lesiones físicas, temperaturas extremas, bacterias, moho o luz pueden afectar seriamente al crecimiento de las plantas. Como regla general, la temperatura en la zona de las raíces nunca debería ser muy superior o inferior a la temperatura ambiente. Para cultivos en exterior, las macetas que se calientan mucho al sol y queman las raíces pueden ser un problema a evitar. Moho y putrefacción son otros inconvenientes que nos podemos encontrar en las raíces. Esto suele ocurrir por falta de oxígeno en la zona de las raíces por culpa de un mal drenaje.

7. ESTRÉS AMBIENTAL

Si tú te encuentras a gusto en tu zona de cultivo, lo más probable es que tus plantas también. Cualquier ambiente extremo, como calor o frío excesivo o demasiada humedad puede estresar a las plantas con efectos negativos. Deberías asegurarte siempre de que el entorno está a una temperatura agradable, evitando también cambios bruscos o extremos. Además, una buena circulación de aire es un factor ambiental a considerar. La ventilación ayuda a evitar humedades elevadas que podrían traer moho y crecimiento de hongos.

La marihuana puede ser muy robusta y, a menudo, más fácil de cultivar de lo que muchos creen. Es una hierba, al fin y al cabo. Estrés esporádico en tus plantas no debería preocuparte. De todas formas, deberías evitar shocks habituales o muy fuertes para tus plantas asegurándote de que puedan crecer de manera óptima.

 

         
  Georg  

Escrito por: Georg
Instalado en España, Georg pasa mucho tiempo frikeando no sólo con ordenadores, sino también en su jardín. Con una pasión ferviente por el cultivo de cannabis y la investigación de psicodélicos, Georg es un experto de todo lo psicoactivo.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores