Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Cómo Regar Tus Plantas De Marihuana

Cómo Regar Tus Plantas De Marihuana

El agua está en la lista de los 5 factores ambientales clave que el cultivador de cannabis debe intentar controlar. Esos 5 factores cannábicos fundamentales son: aire, luz, medio, fertilización y agua. La marihuana simplemente no podrá desarrollarse bien sin ellos. Los 5 son igual de importantes.

Sin embargo, el riego es a menudo una de las causas principales de quebraderos de cabeza entre principiantes. Regar plantas de marihuana puede ser un proceso sencillo con botellas de agua o una compleja operación automatizada en hidroponía. Sea cual sea la configuración de tu cultivo, especialmente si plantas en exterior, el agua deberá medirse y controlarse.

Al igual que muchos otros cultivos, el cannabis tiene su nivel de pH preferido para el agua dependiendo del medio en el que se plante. De forma similar, cada cepa tiene diferentes necesidades de fertilización, y la EC también deberá ajustarse cuando se incorporan abonos al agua.

Regar tus plantas de cannabis puede ser bastante exigente. El cultivador debe controlar y ajustar el pH del agua. Cuando se aplican fertilizantes, la dosis debe permitir una concentración ppm (partes por millón) adecuada.

Además, el agua y los abonos deberán administrarse en las cantidades y momentos oportunos durante todo el ciclo de vida del cannabis. Encuentra una rutina que funcione bien, o anota los riegos para diseñar un calendario.

Regar Tus Plantas De Cannabis Puede Ser Bastante Exigente

¿CUÁNDO REGAR LA MARIHUANA?

Para cultivos en sustrato con macetas estándar entre 7 y 20l, lo más recomendable es levantarlas para valorar su peso. Las plantas secas serán relativamente fáciles de levantar. Las macetas aún húmedas serán más pesadas. El peso es un gran indicador para ayudar al cultivador de sustrato a conseguir un ciclo de riego apropiado.

Para sistemas hidropónicos o cultivos en coco con riego automático conectado a un depósito, esto no es tan sencillo. Levantar las plantas no sería práctico ni útil. Si tienes un cultivo de este tipo, lo más probable es que ya tengas cierta experiencia a tus espaldas.

En este caso, lo mejor es vigilar el comportamiento de las plantas tras el riego. Vigilando los síntomas y con un poco de ensayo y error, cualquier cultivador conseguirá controlar el calendario de riego. Otro elemento relacionado a tener en cuenta es la mezcla de agua y aire. Recuerda revisar las bombas y los conductos con frecuencia. El depósito deberá contener agua oxigenada y libre de patógenos.

Quienes siembren sus semillas de marihuana directamente en la tierra, deberán analizar el suelo antes de plantar. Conocer el pH y la capacidad de drenaje del terreno es fundamental.

Se puede intentar mejorar la calidad del suelo si fuese necesario. Debería evitarse la lluvia, porque el cannabis puede fertilizarse por vía foliar, pero el cultivador tendría que poder controlar el calendario. Invierte en un invernadero o al menos construye algún tipo de resguardo para tus plantas.

En exterior, el cultivador necesitará analizar el comportamiento de las plantas tras cada riego. Si se utilizan contenedores muy pesados, superiores a 30l, este consejo también será de utilidad.

A veces, tanto en exterior como en interior, las temperaturas elevadas son inevitables durante los meses de verano. Un calor excesivo obviamente dará sed a tus plantas y necesitarán más riego. El cultivador tendrá que ser flexible y leer los síntomas que las plantas de cannabis muestran cuando necesitan agua.

¿CON QUÉ FRECUENCIA NECESITAN AGUA LAS PLÁNTULAS?

¿Con Qué Frecuencia Necesitan Agua Las Plántulas?

Las plantas de cannabis suelen pasar entre 1 y 3 semanas en la etapa del plantón. En esta primera fase, las plantas de marihuana necesitan un entorno con mucha humedad. Por eso es recomendable tener tus pequeñas plantas en un semillero para mantener una humedad relativa del 70%.

El agua se debería administrar con moderación en esta fase. Moja el medio de cultivo y espera 2 o 3 días mientras se seca. No germines las semillas directamente en su maceta definitiva a no ser que tengas mucha experiencia.

Normalmente, los cultivadores siembran en pequeños tacos de enraizado o cubos de coco, así que la cantidad de agua necesaria para mantener el medio húmedo será mínima. El objetivo es humedecer el medio para incentivar el enraizado, en lugar de encharcarlo y provocar que las raíces se pudran. Intentamos conseguir un ciclo seco-mojado efectivo.

Generalmente, agua corriente es suficiente, porque la mayoría de los tacos de enraizado tienen un pequeño aporte de fertilizante. Sin embargo, los cultivadores hidro suelen usar un medio sin nutrientes, como lana de roca. En este caso, será necesario administrar pequeñas dosis de fertilizante desde el principio. La regla general es empezar con una dosis al 10 o 20% e ir incrementándola poco a poco.

Una simple botella con pulverizador es una gran herramienta para humedecer las plántulas de cannabis. Interpreta las señales que te transmiten las raíces. Cuando las raíces asomen por el taco será momento de un trasplante.

¿CON QUÉ FRECUENCIA NECESITAN AGUA LAS PLANTAS EN SU ETAPA VEGETATIVA?

Agua Para Las Plantas En Su Etapa Vegetativa

Cuando las plantas entran en su etapa de crecimiento vegetativo empiezan a exigir más agua. Es tan simple como que la planta inicia un desarrollo vigoroso y produce más hojas y ramas, por lo que necesitará más agua.

A partir de aquí, el cultivador se irá acostumbrando a los hábitos de la planta y empezará a perfeccionar su calendario de riego. Muchos mantienen sus plantas en la fase de crecimiento durante unos 30 días, salvo que apliquen técnicas para aumentar su cosecha.

Ahora las plantas estarán en sus macetas definitivas, o al menos más grandes que los tacos de enraizado. El cultivador podrá empezar a ajustar los intervalos de riego comparando el peso del sustrato seco o mojado. Los cultivadores hidro tendrán que prestar cada vez más atención a la respuesta de la planta.

Los cultivos en sustrato probablemente necesiten entre 1 y 3 riegos a la semana dependiendo del tamaño de la maceta. En general, un riego con agua o con dosis mínimas de fertilizante será suficiente, porque los sustratos de buena calidad suelen incluir los nutrientes necesarios para buena parte de la etapa vegetativa.

Mientras tanto, los cultivadores hidro seguramente necesiten regar cada dos días. Además deberán alcanzar dosis completas de abonos para vegetación sobre la cuarta semana, a medida que el desarrollo de la planta se acelera rápidamente.

CÓMO REGAR LA MARIHUANA DURANTE SU FLORACIÓN

Cómo Regar La Marihuana Durante Su Floración

Las plantas de cannabis en su fase de floración han madurado, bien porque el cultivador ha cambiado a un ciclo de 12 horas de luz diarias o porque el otoño ha llegado. Las plantas estarán en sus macetas definitivas y se deberán aplicar fertilizantes específicos para floración en el riego. Incluso en sustrato, podría ser necesario regar entre 3 y 4 veces a la semana en esta etapa.

Independientemente de la variedad, ya que algunas prefieren fertilización abundante durante la floración mientras otras necesitan dosis reducidas, el riego se volverá más complicado en los cultivos en sustrato. Si hasta ahora el cultivador sólo había usado agua y quizás algún estimulante de enraizado, a partir de este punto necesitará aportar nutrientes para la floración.

Los cultivadores hidropónicos tendrán una transición más tranquila al principio de la floración. Simplemente deberán cambiar a fertilizantes para floración y empezar con dosis más elevadas, en función de la cepa. Algunas podrían necesitar riegos diarios durante la floración en sistemas hidropónicos.

Hacia el final de la floración, muchos cultivadores reservan la última semana o incluso dos para lavar las raíces con agua pura o una solución ligera para eliminar exceso de fertilizantes. Para esto, normalmente se utiliza el doble de la cantidad de agua habitual para regar la planta. Aunque algunos prefieren hacerlo progresivamente durante dos semanas con la cantidad de agua normal.

El lavado de raíces es un paso final importante para eliminar la acumulación de nutrientes que se ha formado durante la floración, ya que podría arruinar el sabor de los cogollos. También se puede efectuar para corregir una fertilización excesiva en cualquier momento. La clave es no dejar las plantas nunca sobre charcos de agua, así que asegúrate de retirar el drenaje cuando laves las raíces con mucha agua.

CÓMO REGAR ESQUEJES DE MARIHUANA

Los esquejes de marihuana deberían tratarse de forma similar a los plantones y esto también afecta al riego. Mantener niveles de humedad elevados debería ser el objetivo principal.

Humedece el medio y pulveriza los esquejes 1 o 2 veces al día con un espray. En 2 semanas deberían asomar las raíces. Uno o dos riegos deberían ser suficientes para unos esquejes colocados en un propagador húmedo durante un par de semanas.

Las macetas grandes no son una buena idea para los esquejes. Utiliza medios en forma de jiffys o tacos.

CÓMO IDENTIFICAR EL EXCESO Y DEFECTO DE RIEGO

Cómo Identificar El Exceso De Riego

SÍNTOMAS: EXCESO DE RIEGO

El exceso de riego es el error más grande que comenten los principiantes. Hace que las raíces se humedezcan demasiado y como consecuencia no puedan absorber suficiente oxígeno, por lo que la planta morirá lentamente.

Las características de un exceso de riego son principalmente la caída de hojas amarillas, y a veces también de las verdes, y una languidez (al igual que con el defecto de riego). Pero si les acabas de dar agua y continúan marchitándose, puedes estar seguro de que el problema ¡no era la falta de agua.

PROBLEMA

Estos síntomas corresponden a un exceso de riego. El cultivador no está interpretando las señales de las plantas. El ciclo seco-mojado está desequilibrado y, si sigue así, las plantas morirán. Además, un medio encharcado abre las puertas a todo tipo de microorganismos no deseados y podría pudrir las raíces.

SOLUCIÓN

Prevención. La respuesta no podría ser más directa, pero sin duda es la mejor solución. Un riego bien medido y administrado es un requisito indispensable para cualquier cultivador de marihuana.

Para evitar la carencia o exceso de riego, intenta usar aproximadamente entre un 10 y un 20% del volumen de la maceta. Por ejemplo, una planta de marihuana madura en la típica maceta de 10l necesitará de 1 a 2l de agua en cada riego.

Puedes evitar el exceso de riego haciendo lo siguiente: cuando la tierra esté seca, levanta el tiesto y pésalo; vuélvelo a pesar cuando la hayas regado por completo. Si repites este proceso durante uno o dios días, tendrás una idea concreta de cuánta agua usa la planta y una mejor idea de cuánto darle.

SÍNTOMAS: DEFECTO DE RIEGO

Una escasez de riego puede producir los mismos síntomas que el exceso de riego, pero con el método del peso del tiesto de más arriba, podrás determinar cuál de los dos es el problema.

Con el defecto de riego comprobarás que las hojas cuelgan más cerca del tallo y languidecen más. Muchos opinan que cuando ven unas pocas gotas saliendo de la base del tiesto, esa es la perfecta dosis de agua que necesita la planta. Aunque puede variar de tiesto a tiesto.

EL TENSIÓMETRO

El agua de la tierra se puede determinar con mucha exactitud midiendo la tensión del agua del suelo. La tensión del agua, o “succión” se puede medir con un tensiómetro y se indica en hPa (hectopascales). Un tensiómetro no es otra cosa que un tubo hueco con una especie de protuberancia de porcelana incorporada en uno de sus extremos. En la parte de arriba tiene un contador que lee la tensión del agua.

Cuando hay demasiada agua en el suelo, y como consecuencia los espacios grandes entre las partículas del mismo están llenos de agua, la planta intentará absorberlos lo más rápido posible. Cuando hay muy poca agua en el suelo, y como consecuencia hay pequeños espacios entre las partículas del mismo llenos de agua, la planta tendrá que hacer un “esfuerzo” más grande para absorber el agua.

Cuando hay muy poca agua en el suelo, la planta debe realizar una gran succión para extraerla del mismo y ya no podrá absorber lo que queda de ella. Este es el punto de marchitación.

EQUILIBRIO DE AGUA EN EL SUELO

• 0 hPa

Una succión de 0 significa que el suelo está completamente saturado. Esto es de esperar tras una larga irrigación. Si la succión permanece en 0 durante un período largo, las raíces de la planta pueden sufrir una deficiencia de oxigeno y enfermarse.

•  0-50 hPa

Si la succión es de entre 0 y 50 hPa hay un exceso de agua. Este nivel de succión es normal tras una irrigación.

• 50-200 hPa

Una succión en este ámbito significa que hay suficiente agua y aire en el suelo para un crecimiento óptimo de la planta.

• 200-400 hPa

Esta succión es buena para el crecimiento de la planta en un suelo con una estructura normal o fina, pero en un suelo arenoso, la succión puede aumentar rápidamente provocando una deficiencia de agua.

400-600 hPa

Esta succión es buena para un suelo con una estructura fina. Pero en otros suelos, la succión puede aumentar rápidamente provocando una deficiencia de agua.

600-800 hPa

El agua disponible es escasa. Además, en suelos arcillosos la succión puede aumentar rápidamente y causar una deficiencia de agua. Ten en cuenta que un porcentaje razonable de arcilla en el entorno siempre será beneficioso para tus plantas favoritas.

Esto es una indicación aproximada de las condiciones del suelo para las plantas. En la práctica, la condición del suelo depende del tipo de suelo y de su estructura. Además, una variedad de la planta puede ser más sensible a la sequia que otra. Debido a esto, el mejor momento para regar una planta varía de usuario a usuario.

Si usas un tensiómetro, la succión perfecta es de 80hPa; intenta mantener tu suelo con un valor ¡lo mas aproximado que puedas!

Productos