Product successfully added to your shopping cart.
Check out

Las cigarras (Empoasca decipiens)

Empoasca decipiens

Daños e identificación

Es durante el verano cuando puedes tener problemas con las cigarras (Empoasca decipiens). Las reconocerás por su color verde claro. En algunas situaciones, pueden dañar las hojas y los brotes succionando la savia por el mesófilo de la planta (el tejido suave por debajo de la superficie de la planta y responsable de la fotosíntesis).

Hoja manchadoAl hacer esto, dejan líneas de motas en las hojas, las flores y los frutos, lo que reduce el valor del producto. En casos de grave infestación, grandes áreas de la hoja se descoloran e incluso pueden llegar a morir. Esto acelera el envejecimiento de la planta. Algunas cigarras portan viruses y bacteria micoplasma, o toxinas secretas que pueden resultar en deformidades de las plantas.

Ciclo de vida

En la horticultura de invernadero, un sóla generación puede madurar en un período de cuatro a cinco semanas, dependiendo de la temperatura. Las cigarras atraviesan una fase de huevo, cinco fases de ninfa y la etapa de adulto. El insecto adulto mide entre 2 y 3 mm de longitud y en la mayoría de las especies es de color verde. Una hembra puede poner hasta 50 huevos durante toda su vida. Estos son blancos, con forma de riñón y de unos 0,6 mm de longitud. Son depositados en el tejido de las venas y tallos de las hojas, donde no son visibles a simple vista.

A una temperatura de 15 grados C. y un grado de humedad en el aire de 65-75% se necesitan unos 28 días para que los huevos sean incubados. A 20 grados C. éste período se reduce a 15 días, y a 24 grados C. a solamente 11 días. Las nifas tienen un color más claro y con cada etapa de ninfa se comienza a apreciar cada vez más la formación de las alas.

La ninfa, sumamente ágil, tiene una interesante forma de arrastrarse: diagonalmente. Las fases de ninfa de la Empoasca decipiens duran 37, 19 y 15 días a 15, 20 y 24 grados Celsius respectivamente.

Cómo combatirlas

Cómo combatirlasDe momento solo es posible combatirlas por medios químicos.

En el 2005, la universidad agrícola de Wageningen, con financiación de la Junta Interprofesional de Horticultura Holandesa (Productschap Tuinbouw), comenzó una investigación sobre el impacto de las cigalas en el crecimiento de las flores bajo cristal. La Empoasca decipiens fue la variedad más común de cigarra encontrada en este entorno.

En condiciones de laboratorio, los investigadores observaron la predación de la cigarra por otros predadores generalistas. En el campo, ambas ninfas y adultas son muy ágiles y difíciles de atrapar. En un experimento, la avispa parásita Anagrus atomus fue capaz de reproducirse bajo condiciones de invernadero.

Sin embargo, no se logró una infestación importante de parásitos y las posibilidades de usar estas avispas como pesticida biológico efectivo parecen bastante escasas.

El neo-nicotinoides imidacloprid (Admire), tiacloprid (Calypso), tiametoxam (Actara) y acetamiprid (Gazelle) son muy efectivos contra las cigarras, así como el oxidiazine indoxacarb (Steward). Este agente anti-orugas es una opción más selectiva, y por lo tanto más segura contra pestes naturales, que el neo-nicotinoides.

Regresar a Guía de Cultivo de Cannabis

Regresar a Resolución de Problemas

Regresar a Plagas de Insectos

Top cepas de exterior