Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Todo lo que debes saber sobre el cultivo de cannabis en suelo

El Cultivo De Cannabis En Suelo

EL SUELO: LA BASE DE TODO CULTIVO DE ÉXITO

En lo que respecta al cultivo casero de cannabis, hay varios aspectos clave a tener en cuenta para poder obtener la mejor marihuana posible. Además de los factores más importantes como la iluminación, el agua y la ventilación, el cannabis (como cualquier otra planta) necesita un medio de cultivo. Si no vas a utilizar un sistema hidropónico, el medio más popular es la tierra.

Pero para cultivar cannabis no se puede entrar en una floristería y comprar cualquier mezcla de tierra para tiestos ornamentales. ¡No es tan sencillo! Si bien es cierto que tus plantas de marihuana crecerán en este tipo de suelo, no alcanzarán su máximo potencial. El cannabis necesita una composición específica para crecer bien.

Con este artículo, queremos proporcionarte un análisis detallado sobre qué suelo es adecuado para el cannabis y cómo reconocerlo. También te damos algunos consejos para preparar tu propio súper sustrato orgánico.

¡Comencemos!

ASPECTOS IMPORTANTES SOBRE EL SUELO

Aspectos Importantes Sobre El Suelo

Un buen suelo es la base de toda exitosa cosecha. Si la tierra es mala, los demás factores del cultivo no rendirán al máximo. Entonces, ¿qué elementos fundamentales componen un buen suelo?

Las características más importantes del suelo (además de los nutrientes) son la textura, el drenaje y la retención de agua. Las raíces necesitan una equilibrada mezcla de agua y oxígeno a lo largo de todo su ciclo de vida para que el cannabis pueda prosperar. Si la tierra está anegada, no habrá suficiente oxígeno. Por otro lado, si no puede retener el agua, podrían secarse las raíces.

El mejor suelo es el que tiene una textura ligera y puede retener suficiente agua, pero veamos esto más adelante.

Hay ciertas cosas que se pueden hacer para mejorar la textura, el drenaje y la retención de agua del suelo. Lo más común es añadir perlita a la mezcla (si no la lleva ya), que se trata de una especie de "piedras" blancas muy ligeras y livianas que añaden oxígeno. También aumentan la capacidad de drenaje del suelo.

La vermiculita es otra opción que "aligera" los suelos y mejora la retención del agua. La fibra de coco está formada por cáscaras de coco y también mejora la retención del agua, pero sin hacer que la tierra sea demasiado pesada. De esta forma, las raíces se desarrollan mucho más rápido y las plantas son menos propensas a padecer un exceso de riego. A las plantas de cannabis les encanta el humus de lombriz, sí, caca de gusano, porque mejora la textura, el drenaje y la capacidad de retención de humedad del suelo. Además, suele tener un alto nivel de microorganismos beneficiosos, lo cual es una ventaja en comparación con las otras opciones.

CÓMO RECONOCER UN SUELO BUENO (Y MALO)

Cómo Reconocer Un Suelo Bueno (Y Malo)

La mayoría de cultivadores suelen utilizar mezclas comerciales especialmente preparadas para cultivar cannabis. Por lo general, se trata de unos suelos muy efectivos. Pero para los que no estén muy seguros, esto es lo que hay que buscar en una mezcla de tierra de calidad.

En general, un buen suelo debe tener un aspecto oscuro y rico, con una textura suelta, un buen drenaje, y que retenga agua sin enfangarse demasiado. Un buen drenaje significa que el agua no se acumule en la superficie del suelo durante más de unos segundos, y que cuando riegues, el agua no tarde demasiado tiempo en salir por la parte inferior.

Un ejemplo de buen suelo para el cannabis es un suelo rico, ligero y con abono. Compruébalo con los dedos para sentir su textura y calidad general. Un suelo ligero y rico es un buen punto de partida. Después, puedes añadirle perlita o cualquiera de las otras opciones mencionadas. Todo dependerá de su capacidad de drenaje. Si vas a utilizar muchos fertilizantes, por ejemplo, deberás añadir más perlita; y lo contrario si no deseas agregar demasiados suplementos. Si no quieres usar fertilizantes, puedes preparar tu propio súper suelo (de lo que hablaremos más adelante).

Un mal suelo se reconoce porque es fangoso, tiene grumos y está anegado. Retiene demasiada humedad, lo que produce un mayor riesgo de que ocurra un exceso de riego accidental. Además, no debería tener demasiadas astillas de madera, señal de que no está totalmente compostado, ya que las sustancias beneficiosas de la madera todavía no están disponibles. Si la tierra parece un objeto sólido, retendrá demasiada agua y no proporcionará suficiente aire.

Aunque esperamos que nadie lo haga, lo tenemos que mencionar por si acaso: ¡No uses tierra del exterior! Sabemos que a veces no quieres gastar demasiado, pero las cosas no funcionan así.

LOS MEJORES SUELOS PARA EL CANNABIS DE INTERIOR Y EXTERIOR

Los Mejores Suelos Para El Cannabis De Interior Y Exterior

Tanto si cultivas tu hierba en el interior o el exterior, el suelo deberá cumplir ciertos requisitos ligeramente distintos.

Los mejores suelos para la marihuana de interior son la tierra comercial especialmente diseñada para las plantas de cannabis, o un súper suelo, del que hay varias opciones comerciales para elegir. Debe ser orgánico y no contener sustancias químicas de liberación lenta. Los súper suelos podrían ser la mejor solución para el cannabis de interior, porque ofrecen un equilibrio perfecto de carbono, nitrógeno y fósforo, y una gran variedad de nutrientes beneficiosos.

Si cultivas al aire libre en el jardín, deberás usar un suelo ya existente en la naturaleza. Los tres tipos principales de suelo son arenosos, limosos y arcillosos. La mayoría de las veces, el mejor suelo es una mezcla de los tres en diferentes proporciones. Si el cultivo exterior es tu única opción, es aconsejable que caves un orificio lo bastante grande y que uses el súper suelo orgánico del que vamos a hablar a continuación. De forma alternativa, también puedes usar tiestos con tus plantas de exterior. Con esta opción también se debe aplicar todo lo dicho anteriormente sobre los suelos de interior.

¿QUÉ ES EL SÚPER SUSTRATO ORGÁNICO?

¿Qué Es El Súper Sustrato Orgánico?

Lo hemos mencionado varias veces a lo largo de este artículo, y ahora vamos a ver qué es exactamente. Su aspecto clave es la vida. Un súper sustrato está lleno de vida. Para que te hagas una idea de lo que esto significa: un vaso de chupito lleno de sustrato orgánico contiene más organismos vivos que seres humanos hay en la Tierra. Alucinante, ¿verdad?

Biodiversidad es la palabra clave en lo que respecta a un buen súper suelo orgánico. La vida de este suelo se nutre de la diversidad. Cada organismo tiene su propósito en el tejido de la vida, tejido que no es solamente autosuficiente, también es capaz de convertir y proporcionar nutrientes a tus plantas. Un cultivo con súper sustrato orgánico podría necesitar solo agua. ¡Ahí lo tienes!

Entonces, ¿qué elementos constituyen un buen súper sustrato?

CÓMO PREPARAR TU PROPIO SÚPER SUSTRATO ORGÁNICO

Cómo Preparar Tu Propio Súper Sustrato Orgánico

Preparar tu propia mezcla de súper sustrato orgánico es un proceso de prueba y error. Si tienes una mezcla básica lista, podrías tener que realizar ajustes menores durante varias temporadas.

Para empezar, puedes utilizar un sustrato comercial como base, o hacer tu propio súper sustrato desde cero. Para este artículo, hemos elegido hacerlo desde cero.

Comenzamos con la mezcla base, para lo que deberás combinar abono, material orgánico (como turba o fibra de coco) y aireación (perlita o vermiculita) a partes iguales. Esta mezcla base representa aproximadamente el 20% del volumen total de la mezcla de sustrato final. Una buena regla para esta receta es: 1 parte de abono, 1 parte de material orgánico y 1 parte de agente aireador.

A continuación, deberás establecer una población fúngica, lo que se consigue con una microbiología diversa. Los hongos desarrollan asociaciones micorrízicas con la rizosfera (el sistema radicular de las plantas). Básicamente, se trata de una relación simbiótica de la que se benefician tanto los hongos como las plantas de cannabis. Unas estupendas formas de conseguir vida fúngica son la harina de algas (30g/19l), el ácido húmico (30g/19l) y un inoculante micorrízico/polvo endomicorrízico (¼-½ cucharaditas por 3.8l).

A continuación, deberás establecer una población bacteriana, que es igual de importante que la población de hongos y ayuda a descomponer los azúcares y a convertirlos en macro y micronutrientes de fácil acceso. También servirá para establecer y mantener el sistema inmunológico de las plantas con el fin de que sean más resistentes a plagas, enfermedades y condiciones ambientales desfavorables. Los ingredientes que proporcionan bacterias beneficiosas son la vermiculita (hasta un 20% de todo el sustrato) y el guano de murciélago (hasta un 5% de todo el sustrato).

El último paso es fortalecer la mezcla del súper sustrato orgánico con fuentes de macro y micronutrientes. Por lo general, estos nutrientes se proporcionan por medio de fertilizantes. Para los súper sustratos orgánicos, se modifica la mezcla base para que puedan liberarse y/o descomponerse como alimentos para las plantas. Hay varias formas de reforzar la mezcla de suelo. Aquí tienes algunos ejemplos con los principales nutrientes y beneficios que brindan:

• Harina de sangre (nitrógeno)
• Harina de huesos (nitrógeno, calcio)
• Roca de fosfato (fósforo)
• Sales de Epsom (magnesio)
• Harina de crustáceos (nitrógeno, fósforo, calcio, magnesio)
• Cal dolomítica (equilibrio del pH, magnesio)
• Azomita (micronutrientes)
• Ceniza de madera/biochar (potasio)

Si has seguido estos pasos, tendrás un excelente súper sustrato orgánico del que todo cultivador estaría orgulloso. Utilízalo como base de tu operación de cultivo y verás qué bien crecen y cómo prosperan tus plantas de cannabis. Ahora, solo tienes que acertar con los demás factores del cultivo. La buena noticia es que, con tu súper sustrato orgánico, ya no tendrás que preocuparte de alimentar bien a tus plantas; ¡solo tienes que regarlas! Con lo que tendrás la mente libre para ocuparte de todo lo demás y obtener una exitosa cosecha.

¡Feliz cultivo!