Variedades Cheese: ¿Qué Se Esconde Tras Su Olor?

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisReseñas de Cepas
Última edición :

Variedades Cheese: ¿Qué Se Esconde Tras Su Olor?

Desde que nacemos hasta que morimos, los sabores y aromas desempeñan un importante papel en nuestras vidas. Cheese. Esa variedad que apesta a calcetín viejo con el que se ha colado carne podrida, bayas del bosque y trementina.

VARIEDAD CHEESE

Cheese. Esa infame skunk de principios de los noventa. Ese raro fenómeno que ha evolucionado para dar lugar a algo extraordinario. La Cheese, y sus muchos híbridos, sigue siendo una de las variedades de cannabis de mayor demanda en el Reino Unido y Europa. La variedad que, si el sistema de ventilación falla, apestará toda la casa haciéndote creer que vives en un calcetín viejo con el que se ha colado carne podrida, bayas del bosque y trementina. El motivo de este extraordinario bouquet y persistente regusto es la combinación de terpenos en las resinas de la planta. Los terpenos, terpenoides y flavonoides se perciben por varios mecanismos de la boca y los bulbos olfatorios del cerebro. Las distintas combinaciones de esta familia de ésteres volátiles producen lo que los humanos percibimos como el aroma y sabor de las cosas. Dependiendo de las proporciones en las que estén mezclados estos terpenos, el característico sabor a queso puede ir desde un cremoso cheddar semicurado hasta un apestoso limburger. Todas las variedades Cheese hacen que se nos haga la boca agua, seguido de un primigenio deseo de fumar más.

EL EFECTO UMAMI

   

El efecto umami del queso es único en el mundo del cannabis, pero no en el reino vegetal ni animal. Los duriones, por ejemplo, son unas frutas apestosas. Tienen un aroma tan vil que están prohibidas en el transporte público de Singapur. Pero su sabor es divino. Tal es la atracción de los alimentos de tipo umami, que dejan un sabor maravillosamente cremoso en el paladar, tal vez a miel y bayas o incluso a delicadas nueces de macadamia. El famoso café indonesio Kopi Luwak adquiere su excéntrico sabor al pasar por las glándulas anales de gatos Civet a los que se alimentan con granos de café crudos. Otros aromas animales deseados por el ser humano como saborizantes y para usar en perfumería, incluyen el castóreo de las glándulas perineales de los castores, y el almizcle de la cornamenta del ciervo almizclero. Estas poderosas sustancias aromáticas se diluyen para crear los sabores a vainilla y frambuesa de los caramelos y los atractivos aromas de perfumes y colonias. Debido a su particular genética, ¡algunas personas no son capaces de detectar su olor!

 

 

Durian

 

TERPENOS

El responsable del olor de la Cheese es la sutil combinación de numerosos elementos. Entre los que se incluyen terpenos como el ácido octanoico, que tiene un desagradable olor rancio y aceitoso, el butirato, con su aroma parecido a la piña, el ácido acético o etanoico, con un aroma parecido a los caramelos de pera, el ácido hexanoico, que huele a animales o a granero, y el metil mercaptano, a repollo podrido o excrementos de animales. El ácido isovalérico es el terpeno más abundante en la variedad Cheese. En otros organismos está producido por la bacteria epidermidiis Staphyllococcus, cuando las proteínas se descomponen en sudor. Y que es, en parte, la responsable del olor de los vestuarios y la ropa de cama sucia. Es el constituyente activo anticonvulsivo y soporífero de la raíz de la valeriana, y uno de los ésteres que dan su sabor al vino y su característico olor al queso añejo. Los ésteres volátiles del ácido isovalérico tienen un agradable y persistente aroma con un efecto parecido a las feromonas, por lo que a menudo se utiliza como aroma industrial en disolventes y perfumería.

 

         
  Guest Writer  

Escritores invitados
En ocasiones tenemos escritores que colaboran con el blog de Zamnesia. Proceden de entornos muy diversos y son expertos en distintas áreas, por lo que sus conocimientos son muy valiosos.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos relacionados