Top 5 Razones para Cultivar tu Propia Hierba

Published :
Categories : BlogCannabisCultivo de Marihuana

Top 5 Razones para Cultivar tu Propia Hierba

¿Alguna vez has pensado en cultivar tu propia hierba? Quizás deberías. Tiene muchas ventajas con respecto a la hierba comprada en el calle, y es una experiencia muy satisfactoria.

Decidirte a dar ese paso y cultivar tu propio cannabis puede ser una estupenda forma de recortar gastos y tener control sobre lo que se fuma. Teniendo en cuenta cuánta gente fuma hierba en todo el mundo, solo unos pocos nos molestamos a cultivarlo por nosotros mismos. Esto quiere decir que a menos que vivas en un país más tolerante con la hierba, como los Países Bajos o España, tendrás que confiar en el mercado negro para abastecerte.

Lo cierto es que cultivar tu propia marihuana es muy fácil. Existen muchas técnicas avanzadas, y siempre hay cosas nuevas que aprender y dominar, pero la base es bastante sencilla, y una vez que la controles, podrás obtener fácilmente un suministro indefinido.

Estas son nuestras 5 razones principales para cultivar tu propia hierba:

1. Te Ahorras Mucho Dinero

La hierba es cara si la compras, pero muy barata si la cultivas. Dependiendo de donde vivas, el precio por gramo varía mucho, pero desde luego no es nada barato. Claro que no hay nada malo en apoyar a los negocios locales, sobre todo si tienes la suerte de vivir en un sitio en el que es legal (o semi legal) Sin embargo, si quieres ahorrarte dinero, la única forma es cultivar tu propia hierba.

Y no pienses que para cultivar marihuana hace falta un complicado y costoso cuarto de cultivo. Lo más fácil es cultivar en el exterior: Lo único que necesitas es una semilla, tierra, agua y luz - y la naturaleza proporciona casi todo esto gratis.

2. Sabes Lo Que Tienes

Uno de los principales problemas de comprar hierba, es que no sabes lo que hay en ella. ¿Ha sido rociada con pesticidas? ¿Está infectada con plagas? ¿Quién sabe? El poco probable que tu camello te lo diga. Al cultivar tu propia hierba, puedes estar tranquilo sabiendo que posees un control total de lo que usas, y de la calidad final del brote.

También te ofrece la oportunidad de secar y curar tu propia marihuana. La curación del cannabis es el proceso por el cual se descompone la clorofila que queda en el brote, y mejora mucho la calidad de la hierba - resultando en un humo mucho más suave. Lo cierto es que la mayor parte de la hierba comprada no ha sido curada adecuadamente, ya que toma bastante tiempo. Pero una vez que hayas probado un brote bien curado, no volverás la vista atrás; es lo que diferencia a un producto de calidad de entendido.

3. Eres Autosuficiente

“La marihuana te ayuda a pasar épocas sin dinero mejor que el dinero a pasar épocas sin marihuana". A no ser que tengas la suerte de vivir en Ámsterdam o en Barcelona, lo más probable es que no puedas elegir tus brotes de un menú - ¡si es que hay hierba para empezar, dependiendo de donde vivas! Lo más seguro es que dependas de lo que ofrezcan tus amigos o los amigos de tus amigos. Además, posiblemente tendrás que tratar con personas con las que preferirías no hacerlo.

Cuando cultivas tu propia marihuana, puedes evitar tanto la hierba mediocre como el no tener ningún tipo de hierba. Y no tendrás que hacer esa sospechosa llamada telefónica.

4. Tienes Margen Para la Experimentación

El cultivo de tu propia marihuana puede resultar en muchos brotes. Mientras que normalmente racionarías el material que consigues en la calle, probablemente acabarías con mucho más de lo que necesitas si lo cultivas tú mismo. Incluso una sola planta puede producir cantidades enormes. Lo que te deja margen para la experimentación. Puedes intentar convertir la producción extra en comestibles (¿qué te parece un Space Cake?), o en tintura para una discreta dosis sobre la marcha. Quizás puedas empezar a integrar la hierba en tu cocina por medio de aceites (Lee aquí: Cómo Hacer Aceite de Coco con Cannabis). Su potencial no tiene límites, y tendrás toda la hierba que quieras para experimentar con ella.

5. Desarrollas Una Relación Con La Planta

Como plus, está la satisfacción. Saber que has cultivado tu propio brote, de semilla a cosecha, con tus manos y esfuerzo, es muy gratificante. Tiene como resultado el desarrollo de una relación mucho más profunda con tus plantas, y te permite apreciar mucho más la experiencia y el producto final.

Además, con cada cosecha mejorarán tus habilidades. El cultivo de cannabis es una experiencia de aprendizaje constante, y saber que el siguiente lote será probablemente mejor que el anterior, es un emocionante prospecto. Con el tiempo, te convertirás en un cultivador experto, capaz de entender a tus plantas y hacerte una idea de su calidad simplemente por cómo crecen. Nunca volverás a comprar marihuana.

Como puedes ver, cultivar tu propio cannabis tiene muchas ventajas, y puede ser una experiencia muy divertida y útil. Una vez que conozcas los conceptos básicos, no habrá quien te pare en tu camino a la cima.

comments powered by Disqus