La ciudad alemana de Bremen restringe la ley sobre el cultivo casero

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabis MedicinalLeyes Antidrogas
Última edición :

La ciudad alemana de Bremen restringe la ley sobre el cultivo casero

La ciudad alemana de Bremen restringe la ley sobre el cultivo casero para consumo recreativo - pero otro tipo de reforma tardará años.

Bremen, la ciudad alemana inmortalizada por los hermanos Grimm, ha estado a la vanguardia de la legalización del cannabis del país durante varios años. Gobernada por una coalición de los llamados "Verdes y Rojos" -el Partido Ecologista y el SPD - esta localidad ha intentado (hasta ahora sin apenas éxito) liberalizar sus leyes sobre drogas. No para, como ocurre últimamente en los EE.UU., generar enormes ingresos fiscales, sino para poner fin al mercado negro y limitar la cantidad de dinero que se gasta en recursos policiales arrestando distribuidores de poca monta y fumadores ocasionales.

  SPD

El año pasado, la ciudad propuso un proyecto mediante el cual se legalizaría y regularía la marihuana como en Ámsterdam. Pero esta iniciativa fue rechazada por el Instituto Federal de Medicamentos y Dispositivos Médicos (BFArM). Este año, sin embargo, la ciudad ha logrado una pequeña victoria. Los consumidores recreativos podrán cultivar pequeñas cantidades de marihuana para uso personal. Esto significa unas 2-3 plantas.

LA CULTURA ALEMANA DEL CANNABIS

 

Berlin flag

 

Este "avance", si se le puede llamar así, es mínimo. Las políticas sobre drogas alemanas (como la legalización del cannabis con cualquier fin) se desarrollan a nivel federal. Berlín lleva años intentado, sobre todo en el barrio bohemio de Kreuzberg, establecer coffeeshops que limiten la proliferación del mercado negro. Sin embargo, al igual que los Países Bajos, el país tiene una extraña relación con la marihuana (y el hachís). Es bastante fácil conseguir hachís de mala calidad en las calles de casi cualquier localidad por un precio de unos 10-20 euros por gramo. Dependiendo de donde te encuentres, la policía te dejará en paz si te pilla en posesión de menos de cinco gramos (aunque en Berlín y Bremen esa cantidad es de 15 gramos).

De hecho, la policía se ha mostrado bastante clara, especialmente en Berlín, en cuanto a su frustración con las leyes federales y estatales, que son lo suficientemente estrictas como para obligarles a arrestar distribuidores de poca monta, pero no tan estrictas como para hacer algo al respecto. La mayoría de los distribuidores pasan, en el mejor de los casos, 24-48 horas entre rejas, y luego son puestos en libertad para volver a delinquir.

Pero el gobierno federal se sigue negando a legalizar el consumo recreativo. Y eso significa que, a pesar de la presencia de tiendas de parafernalia de fumadores en todas las ciudades alemanas, el "producto" continúa consiguiéndose en el mercado negro.

REFORMA MÉDICA

Dicho esto, los alemanes se sitúan claramente a la vanguardia de la reforma europea. El consumo medicinal es legal desde el 2008. El cultivo casero para enfermos que no pueden permitirse comprar cogollos de grado medicinal ni medicamentos con receta para ciertos trastornos graves (SIDA, trastornos del movimiento, depresión y TEPT) fue legalizado en el 2014. Y el próximo año, según un proyecto de ley que está pendiente en el parlamento federal, el gobierno planea una reclasificación del cannabis para que pueda ser incluido en el seguro médico. Es probable que esto haga que la reforma recreativa avance algunos pasos, pero no a pasos agigantados. El tema a tratar, al menos para un futuro inmediato, será la marihuana medicinal, no la recreativa. Al igual que hizo Israel, el gobierno alemán ha anunciado que importará la droga tras su reclasificación del año que viene, y que no organizarán ninguna operación comercial a nivel nacional para el cannabis medicinal hasta, al menos, el 2018.

 

 

Marihuana prescription

Esto, a todos los efectos, parece indicar que para que se efectúe una reforma recreativa, independientemente de lo popular que sea entre políticos regionales y alcaldes urbanos, hacen falta de tres a cuatro años.

¿QUÉ QUIEREN LOS ALEMANES?

 

German questionmark

 

La respuesta a esta pregunta dependerá de con quién hables. Según una encuesta del gobierno realizada a comienzos del 2014, coincidiendo con el inicio del mercado recreativo de Colorado, la mayoría de los alemanes aprueban el cannabis medicinal, mientras que sólo un 30% está a favor del consumo recreativo. Estas cifras fueron muy cuestionadas, así como la validez de la propia votación, por la prensa y las organizaciones a favor de la reforma. Lo cierto es que el consumo de marihuana no es un problema enorme en este país, y que la policía trata de ignorar las infracciones más obvias. El concepto de la guerra contra las drogas, como existe en EE.UU., es algo completamente ajeno. Ser descubierto en posesión de unos cuantos canutos siempre ha sido una infracción bastante leve y, durante la última década o así, suele significar perder el alijo. La idea de ir a la cárcel, por no mencionar el enjuiciamiento federal (como sigue ocurriendo en Estados Unidos) es algo inaudito.

Además, como aquí no se suelen usar pruebas de detección de drogas, ni para el trabajo, el consumo personal y privado no es un problema muy grave. Incluso cuando se cruza la frontera con Holanda en posesión de unos cuantos gramos.

¿CAMBIARÁN ALGO LAS ELECCIONES?

La respuesta es casi seguro que no. El gran cambio del próximo año, a nivel federal, será que los enfermos podrán, por primera vez, obtener unos 28 gramos al mes, compensados por copago (la cantidad vendrá determinada por el tipo de seguro que se tenga). Como la mayoría de alemanes no tienen seguro médico, el elevado precio pagado por las importaciones impulsará el desarrollo del cultivo doméstico más rápido que las reformas de cualquier otro país. Y esto, al menos según lo que se escucha en Berlín, se centrará, por lo menos al principio y no antes del 2018, en servir a la comunidad médica. La producción y venta con fines recreativos tendrán lugar varios años después.

Dicho esto, los consumidores medicinales alemanes son, en potencia, la mayor población de usuarios de marihuana medicinal de Europa. Se estima que habrá unos 800.000-1,5 millones de pacientes - que podrán recibir la droga tras las reformas médicas. La rapidez con la que suceda también dependerá de si los enfermos pueden encontrar un médico que les prescriba.

Una vez que se establezcan los cultivos comerciales caseros, seguramente no antes del 2020, el debate sobre el consumo recreativo volverá a ser planteado.

Dicho esto, lo que es muy probable que suceda después del año próximo, es que la policía ignore los pequeños cultivos personales (con cualquier fin) de una planta que produce una droga que se considerará levemente peligrosa y no muy adictiva.

 

         
  Guest Writer  

Escritores invitados
En ocasiones tenemos escritores que colaboran con el blog de Zamnesia. Proceden de entornos muy diversos y son expertos en distintas áreas, por lo que sus conocimientos son muy valiosos.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos relacionados