Cómo hacer el filtro perfecto para un porro y mejorar tu fumada

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCómos
Última edición :

Filtro Porro


Fumar porros con filtro ofrece muchas ventajas y ningún inconveniente. Además, los más básicos son muy fáciles de hacer, ¡así que no tienes excusa! Descubre aquí por qué vale la pena usar filtros y unas cuantas formas de prepararlos.

Aunque los filtros para los porros son más bien cuestión de preferencia que de necesidad, usarlos tiene multitud de ventajas. No sólo ofrecen un mejor flujo de aire, sino que también ayudan a sostener el propio porro. Y tampoco tienes por qué limitarte a un tipo de filtro. Hay cantidad de tipos diferentes de boquillas, algunos para comprar y otros que puedes hacerte tú mismo en casa. Si eres nuevo en el maravilloso mundo de los filtros para porros, sigue leyendo y descubre más información sobre por qué deberías usarlos para potenciar tu experiencia de fumada y aprender algunas de las mejores técnicas para enrollarlos.

¿POR QUÉ USAR UN FILTRO EN TUS PORROS?

¿No odias cuando estás intentando rematar tu porro, pero termina deshaciéndose hacia el final? Si es así, un filtro puede resolver ese problema. Al usar una boquilla conseguirás darle al canuto mayor estabilidad.

Los filtros son útiles también cuando estás disfrutando de una sesión de fumada con tus amigos. Un porro simple puede volverse bastante desagradable por el extremo, sobre todo si alguno de tus amigos es de los que deja todas sus babas en él. Pero cuando usas una boquilla, todo es más decente.

Para mencionar otra ventaja de los filtros, podríamos comentar que también contribuye a obtener un flujo de aire consistente. En otras palabras, no tendrás que inhalar con demasiada fuerza para disfrutar de una buena calada. Algunas veces, un porro demasiado prensado puede ser imposible de fumar. Pero con la ayuda de un filtro y sus agujeros en ambos extremos, conseguirás siempre la máxima cantidad de aire.

Por último, pero no por ello menos importante, los filtros te permiten fumar toda tu hierba sin desperdiciar nada. Normalmente, cuando fumas un canuto, siempre terminas tirando la última parte para evitar quemarte los dedos. Ya que te gastas el dinero que tanto te cuesta ganarte en tu hierba, deberías poder fumar hasta que no quede nada de nada. Al usar una boquilla, el problema de aprovechar la chusta hasta el final sin quemarte se habrá terminado.

TIPOS DE FILTROS PARA PORROS

Siempre está la opción de comprar un paquete de filtros en una tienda o incluso por internet. Pero si quieres ahorrar dinero, puedes hacértelos tú mismo. Por suerte, existen varias materias primas que puedes utilizar para hacerte tus boquillas, y probablemente tengas varias de estas cosas en alguna parte de tu casa.

En primer lugar, el cartón, una de las alternativas más tradicionales. Siempre que se ajuste bien al extremo de tu porro, cualquier trozo de cartón debería ser válido. En segundo lugar, fusilli, ese tipo de pasta en espiral que puedes encontrar en cualquier supermercado. Lo bueno de esta alternativa es que no necesitas ningún tipo de preparación. Lo único que tienes que hacer es coger un trozo que tenga la medida adecuada para tu canuto. Cuanto más fino sea el fusilli, mejor. Por último están las tarjetas de visita o similares, que son muy baratas y fáciles de preparar.

LAS MEJORES TÉCNICAS PARA LIAR

No sólo hay varios tipos diferentes de filtros para porros, sino que también hay multitud de formas de enrollarlos. Desde el corazón hasta la hoja de cannabis, las posibilidades son infinitas. Por no hablar de opciones que dan rienda suelta a tu creatividad.

1. El filtro normal

Si prefieres las cosas sencillas, entonces la boquilla estándar es tu mejor amiga. Lo único que tienes que hacer es coger tu filtro y doblarlo como un acordeón al final. Luego coge el extremo, dóblalo y hazlo rodar entre tus dedos para formar un cilindro. Debería quedar una "W" en su interior una vez hayas terminado.

2. El corazón

El corazón es una gran opción si quieres ser más creativo. Obviamente es un poco más difícil de enrollar que el filtro normal, pero vale la pena. Para empezar, coge el filtro que hayas escogido y dobla una pequeña parte en su extremo. Luego usa una herramienta para enrollar el cartón ligeramente a ambos lados de la doblez para conseguir la forma del corazón. Por último, enrolla el filtro alrededor del corazón y ya podrás liarte tu porro.

3. La estrella

Para este tipo de filtro necesitarás unas tijeras y buen pulso, pero el resultado es brutal. Primero, haz un acordeón como harías con un filtro normal. Dobla el extremo del acordeón hacia abajo por la mitad, y verás cómo se forma la estrella. Debería volver a doblarse con la figura de acordeón creando una forma más cerrada cuando lo doblas en estrella. Pero volviendo al acordeón, deja una parte sin doblar y luego córtala. Una vez hagas esto y lo vuelvas a enrollar en forma de estrella, verás una figura más definida. Para terminar, coge otro filtro y enróllalo en torno a la estrella.

4. El mercedes

Si por casualidad te gusta Mercedes, tienes la opción del filtro Mercedes, que en realidad es bastante fácil de hacer. Para empezar, coge tu filtro y haz un acordeón. Pero con aproximadamente cuatro pliegues, empieza a dar forma a la estrella de Mercedes, aunque es más similar a una "Y" al revés. Luego, lo único que te queda por hacer es enrollar el resto del filtro alrededor del logo de la marca alemana. Chupado, ¿verdad?

Parte 1

Parte 2

5. La espiral

En menos de tres minutos puedes hacerte tu propio filtro espiral para tus canutos. Lo primero es coger un extremo del filtro y enrollarlo un poquito. Luego, empieza a desenrollar y enrollar el extremo entre tus dedos. A medida que lo haces, aplica más presión cuanto más cerca del extremo, para que empiece a coger forma de espiral. Mientras lo enrollas, apriétalo a menudo para estrechar el círculo. Una vez que tengas una espiral más o menos decente, desenróllalo todo y vuélvelo a enrollar de nuevo. Luego, desenrolla otra vez, gira la punta del extremo un poquito, dale la vuelta, enróllalo hacia adelante ligeramente, levántalo y dóblalo hacia atrás. A estas alturas ya debería enrollarse fácilmente hasta el extremo contrario sin tener que presionar demasiado. Una vez se queda firme, habrás terminado.

6. La hoja de marihuana

El filtro en forma de hoja de marihuana es quizás el más complicado de enrollar. Para este diseño en particular, necesitarás un filtro de cartón de 3 x 10 cm. A una altura de aproximadamente la tercera parte de su longitud, tendrás que formar un acordeón, aunque en este caso necesitas doblar el medio un poco más. De esta forma, cuando desenrolles el filtro se parecerá al foliolo central de la hoja de marihuana. Una vez consigas esta silueta, usa unas tijeras para cortar un poco el extremo del primer pliegue, haciéndolo más estrecho que el resto. Luego, coge el extremo opuesto y enróllalo por debajo, dejando un pequeño margen entre él y el extremo del acordeón. Desenróllalo de nuevo, aunque ligeramente, y luego ve enrollándolo más fuerte. La parte superior de la hoja de cannabis debería quedar en la parte contraria al extremo que estás enrollando. Una vez tengas un poco de espacio entre el exterior y la hoja, empieza a hacerlo rodar entre tus dedos hasta terminar el filtro.

Parte 1

Parte 2

¡Aquí tenéis! Unas cuantas formas de mostrar tu creatividad con tus filtros y disfrutar al mismo tiempo de las ventajas que ofrecen. ¡Disfrútalo!

 

         
  Brittney  

Escrito por: Brittney
Una acérrima creyente de que la marihuana es beneficiosa para la sociedad, Brittney lleva mucho tiempo disfrutando de sus ventajas. Esta pasión queda reflejada en su trabajo, cuyo objetivo es informar, educar y unir a gente con predilección por el cannabis.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos Relacionados