Ciudad holandesa quiere cultivar su propio cannabis

Published :
Categories : Blog

Ciudad holandesa quiere cultivar su propio cannabis

El problema del cultivo ilícito de marihuana para el suministro de los coffee shops de Eindhoven, en Holanda, se ha resuelto con una sencilla pero elegante solución: el cultivo local de cannabis.

El problema del cultivo ilícito de marihuana para el suministro de los coffee shops de Eindhoven, en Holanda, se ha resuelto con una sencilla pero elegante solución: el cultivo local de cannabis.

El alcalde de la ciudad, Rob van Gijzel, describió el pasado miércoles, en una nota de prensa dirigida al Primer Ministro holandés, los detalles  de la decisión en la que las autoridades judiciales de la ciudad habían permitido finalmente el cultivo supervisado de cannabis.

En la declaración, el alcalde resaltó el valor estratégico de la decisión, incluyendo el golpe a los cultivadores ilícitos y clandestinos de marihuana, que han estado suministrando sus productos a los dispensarios de la ciudad.

Federalmente, el cultivo y venta de marihuana es todavía ilegal, pero la imposición es suave y llevada a cabo en un ambiente de tranquilidad.

Aparte de la progresiva despenalización del cannabis, Holanda continua manteniendo su postura contra los grupos anti-cannabis, imponiendo una ley que requiere que los ciudadanos registren cierta información en una base de datos cada vez que compran en un coffee shop, además de prohibir la entrada a estos a los no ciudadanos.

Aunque la ley era estricta, su demolición otorgó la libertad del control del cultivo de cannabis a las ciudades holandesas.

El Primer Ministro, con la esperanza de que afectara indirectamente a las operaciones de marihuana ilegal a grande escala, intentó,  a principios de febrero, ayudar  a las operaciones a pequeña escala.

La respuesta del alcalde de Eindhoven fue breve y bien informada. Se refirió a la alta concentración de crimen organizado en el sur de la ciudad y las operaciones de grandes ingresos que forman parte de él.

Mencionó lo habitual de las amenazas, la intimidación, el fraude y la violencia, apuntando la manera en la que el problema obligaba a los propietarios de los coffee shop locales a verse envueltos en negocios criminales. La política sobre estos locales, dice, era completamente ineficaz.

Gijzel y su ciudad cultivarán y controlarán el cultivo de cannabis legal, con la esperanza de luchar contra el crimen organizado y ayudar a los propietarios de coffee shops. Su plan es continuar con el cultivo y completar su propuesta en los próximos 3 años.

Además de Gijzel, otros muchos uncionarios de otras ciudades holandesas han hablado y propuesto soluciones para las operaciones a pequeña escala, según Job van de Sande del Ministerio de Justicia. Pero la solución final solo se llevara a cabo en un futuro moderado.

Van de Sande también menciona que las leyes locales de Eindhoven contradicen a las leyes federales del país, de la misma forma que el uso de la marihuana medicinal en algunos estados de USA contradice a la ley federal. Aunque la imposición ha sido suave hasta el momento, el cultivo del cannabis sigue siendo técnicamente ilegal.

Informa de que el alcalde continúa con el proceso de tomar una decisión final.

La cultura del cannabis ha sido y siempre será un rasgo de Holanda, gracias a sus ciudadanos y al turismo que viene del extranjero. Sus más de 670 coffee shops distribuyen cannabis entre los usuarios recreativos de todo el país.

Aunque la posesión es también ilegal en Holanda, la ofensa ha sido despenalizada. En 1976, tanto la posesión como la venta de cantidades menores de 5 gramos, llevaban pequeñas penas impuestas.

comments powered by Disqus