Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Guía De Cultivo

Prácticas recomendadas para la fase de floración de la marihuana

Tus plantas de cannabis ya llevan un tiempo en la etapa vegetativa. Han aumentado de tamaño, desarrollado una estructura robusta y un montón de hojas en forma de abanico. Cuando las plantas hembra comienzan a generar pequeños pistilos blancos junto a los nudos, te están diciendo que ha llegado el momento de pasar a la fase de la floración. Durante esta etapa, los cogollos crecen y desarrollan un sólido perfil cannabinoide y terpenoide.

En el exterior, el período de floración comienza de forma natural con la llegada del otoño, mientras que los cultivadores de interior deben forzar el comienzo de esta fase cambiando el programa de iluminación de 18 horas de luz y 6 de oscuridad a 12-12. Antes de centrarnos en los detalles, debemos señalar que el principal error que se suele cometer durante la fase de floración es fertilizar las plantas en exceso. Solo porque los cogollos se estén formando no significa que necesiten atiborrarse de fertilizantes y estimulantes; esto a menudo conduce a una toxicidad nutricional. Como regla general, menos fertilizantes producen mejores resultados. Si se detecta una deficiencia de nutrientes, hay que añadir el compuesto necesario de forma gradual.

LAS 4 ETAPAS DE LA FLORACIÓN

1. PREFLORACIÓN

Por lo general, la fase de floración se considera una única etapa, pero hay ciertos matices que merece la pena distinguir para obtener mejores resultados. Cuando los pistilos blancos (pelos) comienzan a asomar por las zonas nodales, ha comenzado la prefloración. Es el momento en el que los cultivadores de interior deberán cambiar el ciclo de luz a 12-12, para indicar a las plantas que ha empezado la temporada de otoño y es hora de desarrollar sus flores. Es importante continuar con la fertilización vegetativa y cambiarla de forma gradual a fósforo y potasio, para que los cogollos crezcan y maduren.

Los cultivadores novatos suelen pasar de repente de fertilizantes ricos en nitrógeno a otros ricos en fósforo y potasio, lo que a menudo se traduce en un desastre. En este momento, apenas se han empezado a formar los cogollos, y solo necesitan cantidades mínimas de nutrientes. Durante la etapa de prefloración, se desarrollan más pistilos y cálices más grandes en los nodos, lo que nos lleva a la siguiente etapa.

2. FLORACIÓN TEMPRANA

Los cálices aumentan de tamaño y los pistilos son cada vez más largos. Es la etapa de la floración temprana. Los cogollos se asemejan a bolas redondas con espinas blancas. En este momento, las plantas siguen creciendo y estirándose de forma significativa según la genética de la variedad. En esta etapa, los cogollos necesitan un poco más de fósforo y potasio. Si es posible, se debe reducir la temperatura a unos 23°C durante las horas de luz. Esto informará a las plantas de que se están adentrando en la temporada de otoño.

3. FLORACIÓN PLENA

La fase de la floración plena comienza cuando las zonas de los cogollos se unen unas a otras formando un alargado racimo de cálices verdes con pistilos blancos. Durante esta etapa, las plantas deben recibir una mayor cantidad de P-K, ya que sus cogollos aumentarán considerablemente de tamaño. En esta fase, hay que tener mucho cuidado con las condiciones ambientales y la fertilización. Si algo sale mal durante la floración plena, los cogollos no crecerán mucho. Por lo tanto, se aconseja precaución.

En este punto, las plantas dejan de crecer y concentran la mayor parte de su energía en la formación de cogollos. Las más grandes podrían necesitar apoyo en forma de cuerdas. Los cogollos se llenan de agua y pueden ser demasiado pesados para los tallos, que podrían romperse con su peso. Los tricomas están empezando a tomar forma y a desarrollar cannabinoides y terpenos.

4. FLORACIÓN TARDÍA - MADURACIÓN

Es la última etapa de la floración, la etapa de maduración. En este momento, los cogollos son bastante grandes, densos y pesados, y los pistilos blancos comienzan a rizarse y a volverse amarillos, naranjas y, por último, marrones. Los tricomas pasan de ser transparentes a tener un color turbio y lechoso. Si se dejan madurar más tiempo, algunos tricomas se volverán de color ámbar. Si quieres obtener unos cogollos con un efecto más energético, deberás cosecharlos cuando los tricomas sean en su mayoría lechosos. Para lograr un subidón más calmante y narcótico, es mejor esperar hasta que algunos tricomas tengan color ámbar.

Durante esta etapa, debes reducir la fertilización de forma gradual y abandonar el nitrógeno casi por completo. 1 o 2 semanas antes de cosechar las plantas es necesario eliminar los fertilizantes, ya que no son deseables para su consumo. Esto se suele hacer empapando el suelo con agua limpia y con un pH regulado, lo que permitirá que la planta utilice todos los nutrientes acumulados. Tras el lavado de raíces, las hojas se tornarán amarillas y comenzarán a caerse; lo que es una buena señal. Cuando los cogollos estén completamente maduros, es hora de cosechar, ya que esto marca el final de la fase de floración.

EL RIEGO DURANTE EL PERÍODO DE FLORACIÓN

Durante la prefloración y la floración temprana, las plantas no necesitan de un riego adicional, pero una vez entren en la floración plena, los cogollos absorberán toda la humedad del suelo, llenándose de agua; por lo que las plantas necesitarán de un riego más abundante. La mejor manera de determinar esto es comprobando el suelo.

FERTILIZACIÓN DURANTE EL PERÍODO DE FLORACIÓN

Los fertilizantes utilizados durante la fase vegetativa deben ser ricos en nitrógeno. Como ya se ha mencionado, durante la fase de floración, hay que cambiar de forma gradual a un fertilizante con más fósforo y potasio.

FERTILIZACIÓN FOLIAR

La fertilización foliar es muy directa durante la etapa vegetativa, sin embargo, durante la floración, se debe evitar pulverizar los cogollos con sustancias químicas. Cuando los cogollos comienzan a aumentar de tamaño, se debe abandonar por completo la fertilización foliar. Si necesitas aplicar fertilización foliar durante la floración, asegúrate de separar las hojas afectadas de los cogollos. Es un proceso arduo y prolongado, pero se puede hacer.

EL MEJOR ENTORNO INTERIOR PARA EL PERÍODO DE FLORACIÓN

• Iluminación: La iluminación durante la fase de floración debe tener un espectro de longitud de onda más "cálido", en contraste con el "azul" de la fase vegetativa. Hay que cambiar el programa de iluminación a 12-12, a menos que cultives autoflorecientes, que soportan períodos de luz más largos.

• Temperatura/humedad: para las plantas fotoperiódicas, se deben imitar las diferencias entre el verano y el otoño reduciendo el ciclo de luz y disminuyendo ligeramente la temperatura. Una temperatura de 2-3°C menos durante la floración es ideal, aunque no es necesario para desarrollar cogollos de calidad. El nivel de humedad no deberá superar el 50%, de lo contrario, los cogollos podrían empezar a pudrirse.

• pH: para cannabis cultivado en sustrato, lo mejor es un pH de 6,0-6,5. Para hidroponía, de 5,5-6,0.

• Ventilación/circulación de aire: una buena circulación de aire es importante en todas las fases del cultivo. Algo a tener en cuenta durante la fase de floración, es que los cogollos desprenden un intenso aroma que podría ser detectado con facilidad por los vecinos.