Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Cómo Y Cuándo Hacer Un Lavado De Raíces A Tus Plantas De Cannabis

Hacer Un Lavado De Raíces A Tus Plantas De Cannabis

El lavado de raíces es muy importante en el cultivo del cannabis. Puede solucionar algunos problemas, y con un lavado antes de la cosecha obtendrás todo el sabor de las flores. Esta es tu guía básica para el lavado de raíces de la marihuana.

¿POR QUÉ REALIZAR UN LAVADO DE RAÍCES?

El lavado de raíces es simplemente el proceso de inundar el medio de cultivo con agua pura o con una solución de lavado. Aunque cultives en ecológico, hidropónico, o en algo intermedio, necesitarás hacer un lavado de raíces. El objetivo del lavado es que la planta absorba los nutrientes restantes del suelo y/o drenar el exceso de nutrientes.

Por supuesto, en primer lugar esto depende de cuándo y por qué haces un lavado de raíces. Analizaremos esto más adelante. Normalmente, aparte del lavado final previo a la cosecha, la mayoría de los cultivadores solo harán un lavado de raíces cuando las plantas muestren señales de bloqueo de nutrientes o exceso de fertilización.

CÓMO HACER UN LAVADO DE RAÍCES

Cómo Hacer Un Lavado De Raíces

Para hacer un lavado de raíces, no hacen falta herramientas o técnicas especiales. En lugar de aportar fertilizante a las plantas, simplemente hay que suministrarles agua pura o una solución de lavado ligera. Si riegas a mano, puedes realizar el lavado a mano. Igualmente, si tienes un sistema de riego automático, puedes llenarlo de agua pura o solución de lavado, sustituyendo al típico cóctel de fertilizantes.

Lo más importante es inundar completamente el medio. Una buena regla general es suministrar el doble de agua que de la cantidad normal de fertilizante. Pero asegúrate que posteriormente las raíces de las plantas no queden en un charco de agua de drenaje.

¿CUÁNDO HACER UN LAVADO DE RAÍCES?

¿Cuándo Hacer Un Lavado De Raíces?

Existen 3 situaciones en las que es apropiado hacer un lavado de raíces:

1. CAMBIO EN EL FERTILIZANTE

A algunos cultivadores les gusta realizar un lavado de raíces mientras las plantas progresan en su ciclo de vida. Lo más normal es realizarlo al hacer el cambio de la fase vegetativa a la floración. En ese momento es necesario cambiar el fertilizante, por lo que no pierden nada al hacer un lavado para prevenir la acumulación de nutrientes de la fase anterior. Este tipo de lavado no es esencial, pero se recomienda para una transición más ligera.

2. BLOQUEO DE NUTRIENTES

Si tus plantas de marihuana no tienen buen aspecto y muestran síntomas de un bloqueo de nutrientes, es el momento de realizar un lavado. Las hojas amarillentas, un crecimiento reducido y la falta de vigor general suelen indicar algún tipo de bloqueo de nutrientes. Para solucionar este problema, es recomendable lavar las raíces primero antes de entretenerse ajustando las dosis de fertilizantes.

3. LAVADO PRE-COSECHA

Aunque alimentes a tus plantas con dosis muy suaves de fertilizantes ecológicos, también necesitas hacer un lavado de raíces previo a la cosecha. Quienes piensen que los fertilizantes ecológicos no dejan un regusto a fertilizante en el producto final, están equivocados. Todos los fertilizantes afectan al sabor, aunque en distintos grados. Con el tiempo, los nutrientes se acumulan en el medio de cultivo, de una manera u otra.

La mayoría de cultivadores aplicarán, como mínimo, altas dosis de potenciadores de la floración para engordar sus cosechas. Cualquier fertilizante que reciban las plantas durante su ciclo de vida debe ser aclarado antes de cortar las plantas. Si alimentas tus plantas con dosis altas de fertilizantes y suplementos, debes lavarlas minuciosamente antes de la cosecha.

Si cultivas en tierra ecológica que haya sido fertilizada previamente para las plantas de cannabis, probablemente solo necesitarás hacer un lavado antes de la cosecha. Hacer lavados regulares en este tipo de sustrato ecológico significa eliminar los nutrientes de liberación gradual que enriquecen el suelo. Por lo tanto, inundar tu súper sustrato con agua frustra el objetivo de usar este tipo de tierra.

LA IMPORTANCIA DEL LAVADO FINAL

La Importancia Del Lavado Final

El lavado final o previo a la cosecha es el último paso en el ciclo de cultivo. Quienes cultiven en tierra, necesitan 2 semanas antes de la cosecha para hacer el lavado, mientras que los cultivadores hidropónicos o en sustrato de coco pueden hacerlo en 1 semana. Se deben inspeccionar las flores para asegurar que están maduras y listas. Si realizas el lavado demasiado pronto, estarás limpiando flores inmaduras. Si utilizas poca agua o no lo haces con la frecuencia necesaria, no se eliminarán las sales de los fertilizantes.

Los cultivadores de tierra necesitan usar agua con un pH de 6,0, mientras que para los hidropónicos o de coco es mejor un pH de 5,8. Si el pH es demasiado alto o demasiado bajo, el lavado de raíces no funcionará. Es necesario ajustar el agua según el medio de cultivo.

Usa un medidor de EC para poder medir con exactitud la progresiva reducción en ppm del exceso de agua tras el lavado. Otra opción es hacer una inspección visual del agua de drenaje para ver si hay decoloración. Lo ideal es que el agua salga transparente y contenga pocos sólidos disueltos totales (TDS).

EL LAVADO MANUAL FRENTE AL LAVADO A TRAVÉS DEL SISTEMA DE IRRIGACIÓN

El Lavado Manual Frente Al Lavado A Través Del Sistema De Irrigación

El lavado manual es simple y efectivo. Para el cultivador casero que solo tenga algunas plantas es suficiente. Pero los sistemas hidropónicos dependen principalmente de un sistema de riego automático. Aun así, se aplican los mismos principios. El depósito de agua se suele llenar con una solución de lavado ligera, que circula por el sistema como si fuera una solución de nutrientes.

Los fertilizantes químicos son responsables de la falta de sabor del típico cogollo hidropónico. En este caso, no basta con realizar un lavado con agua pura, a diferencia del cultivo en tierra ecológica. Redobla la irrigación con una solución de lavado durante 5-7 días para poder obtener el máximo sabor de esos gruesos cogollos hidropónicos. No olvides echar un vistazo al agua de escorrentía para asegurarte de que estás eliminando los nutrientes residuales.



Productos Relacionados