Política Holandesa en Materia de Drogas: ¿Dos pasos adelante y uno atrás?

Published :
Categories : ÁmsterdamBlog

Política Holandesa en Materia de Drogas: ¿Dos pasos adelante y uno atrás?

Época turbulenta para el cannabis en los Países Bajos: los políticos se disponen a hacer que el cannabis sea más accesible para algunos y más lejos del alcance de otros.

Época turbulenta para el cannabis en los Países Bajos: los políticos se disponen a hacer que el cannabis sea más accesible para algunos y más lejos del alcance de otros.

Los Buenos

Por un lado, los políticos liberales están analizando la legalización y regulación del cannabis. Puede que sorprenda a algunos, pero el cultivo y la venta de cannabis es en realidad ilegal en Holanda. Los coffeeshops son técnicamente ilegales y funcionan bajo una política de tolerancia aplicada a las drogas blandas. También significa que los coffeeshops se ven obligados a obtener su suministro por parte de un mercado ilegal.

Frits Bolkestein, un miembro jubilado del Partido Popular para la Libertad y la Democracia, ha presentado una propuesta para que el gobierno adopte una posición mucho más importante en la producción y venta del cannabis. Sobre todo en épocas de crisis económica, la gravación y regulación del cannabis es una opción atractiva. El gobierno holandés recauda anualmente unos 400 millones de euros en impuestos de los coffeeshops, pero esta cifra podría aumentar si el cultivo actualmente prohibido fuera sometidos a impuestos.

Bolkestein es un miembro de la Fundación Epicuro, que se dedica a mejorar las políticas en materia de drogas. Su propuesta haría que el gobierno concediera licencias a los cultivadores de cannabis, lo que permitiría unas estrictas pautas de calidad obligatorias y reguladas, así como transacciones legales entre el cultivador y el coffeeshop. La propuesta también sugiere que los empleados de los coffeeshops recibieran una formación obligatoria para que puedan informar adecuadamente a los clientes acerca de sus productos.

Esta propuesta cuenta en la actualidad con el respaldo de 21 municipios, un número significativo que demuestra el creciente apoyo para el cambio y las políticas de drogas más progresistas. La propuesta viene con un amplio apoyo político y es probable que se debata en gran medida por el gobierno. Pero, al mismo tiempo, un gran número de políticos están empujando en la dirección opuesta.

Los Malos

A partir de enero del 2014, los coffeeshops de Amsterdam que estén situados a menos de 250 metros de una escuela tendrán que cerrar durante el horario escolar, y en última instancia se les retirará la licencia. En lo que se ha trazado como un proceso de tres fases, unos 31 coffeeshops van a ser cerrados de forma permanente.
Es una de las últimas declaraciones del alcalde de Ámsterdam, Edberhard van der Lann, que indica que el gobierno central va a tomar medidas enérgicas contra el uso del cannabis. Mientras que es probablemente una idea razonable, a algunas personas les preocupa que sea el inicio de una cadena de restricciones que afecte a Amsterdam y a otras ciudades con visión de futuro.

A principios de este año, se introdujo un requisito legal conocido como "permiso de hierba" en los coffeeshops. Permitiría a los coffeeshops vender solo a residentes legales de los Países Bajos. Por razones obvias - en concreto, el aumento del comercio callejero - el plan se abandonó en su gran mayoría, y en la actualidad sólo se aplica en la zona fronteriza de Holanda.
Bajo este sistema, cualquier residente que desee utilizar un coffeeshop tiene que registrarse con el gobierno para obtener un permiso. Se trata de una iniciativa que ha fallado estrepitosamente, con organismos policiales locales informando sobre un auge en delitos callejeros debido a que la gente acude a los traficantes callejeros. Como resultado, el gobierno central ha anulado el requisito de registro para los residentes, pero siguen siendo inflexibles para mantener alejados a los turistas.

Entonces, ¿por qué muchos holandeses consideran la prohibición de la cercanía a las escuelas como el principio del fin? Muchos lo ven como una ley hueca y una excusa para poner las cosas más difíciles a los coffeeshops. Un representante de la asociación local de comerciantes de cannabis holandeses informó a Dutch News de que la distancia a las escuelas no es el problema, la política está dirigida a los menores de 18 años, algo que ya cumplen los coffeeshops. Según lo expresado por el alcalde de la ciudad de Amsterdam, la ley no tendrá ningún efecto mensurable sobre el consumo de la juventud, pero sin duda causará problemas para los propietarios de los coffeeshops. Parece que el gobierno está tratando de poner obstáculos en su camino, lo que sólo refuerza la idea de que se está intentando provocar el cierre de los coffeeshops, algo que se ha tratado de hacer desde hace años - a pesar del hecho de que todas las evidencias indican que conduciría a un masivo aumento de la delincuencia y un gran golpe para la economía.

Continúa la lucha por el futuro de la política holandesa de drogas. Esperemos que los políticos como Frits Bolkestein prevalezcan al final y que no permitan que los Países Bajos vuelvan a los días del tráfico callejero.

comments powered by Disqus