Lavado De Cogollos: Qué Es Y Por Qué Deberías Hacerlo

Lavar tus cogollos después de haber pasado tanto tiempo cultivándolos puede parecer una locura. A mucha gente le preocupa que su valiosa cepa pierda potencia y sabor después de lavarla. Nada más lejos de la realidad. Sigue leyendo para descubrir lo interesante que es el lavado de cogollos. Pero calma, ¡no vas a necesitar jabón ni esponja!

Lavado De Cogollos De Marihuana: Qué Es Y Por Qué Deberías Hacerlo

"¡¿Lavar los cogollos?!"

Cuando este método apareció en escena hace algunos años, al principio los cultivadores se mostraron escépticos. Pensaban que la idea de darle un baño a sus cogollos era descabellada o, en el mejor de los casos, absurda. Pero, ¿lo es realmente? En este artículo analizamos el lavado de cogollos y acabamos con los mitos que rodean a esta insólita práctica.

¿qué Es El Lavado De Cogollos?

¿Qué Es El Lavado De Cogollos De Marihuana?

El lavado de cogollos consiste en sumergir en agua los cogollos recién cosechados. Puede parecer un concepto extraño a quienes no lo han probado nunca, pero lo cierto es que mejora considerablemente la calidad del producto final. Si has tenido que lidiar con un problema importante de plagas o un entorno con mucho polvo o cenizas, el lavado de cogollos podría ser justo lo que necesitas para recuperar tu cosecha.

Pero, ¿qué pasa con esos cristales tan apetitosos y ricos en cannabinoides de las flores? ¿No se eliminarán con el lavado, haciendo que tus cogollos pierdan su sabor y potencia? En realidad, no. Esos cristales, conocidos como tricomas, son sumamente pegajosos después de la cosecha, por lo que, aunque los empapes con agua, no se van a desprender del cogollo. Dicho esto, el resto de lo que se haya apuntado al viaje, como bichos o suciedad/polvo, se irá sin problemas.

Artículo relacionado

Todo Lo Que Debes Saber Sobre Los Tricomas

¿Todavía tienes dudas? Ten en cuenta que, prácticamente todas las personas que han probado el lavado de cogollos, dicen que ya no quieren prescindir de él.

Además de ser eficaz, es muy fácil, y no se necesita ningún utensilio sofisticado. No tendrás que meter tu hierba a la lavadora ni frotarla con jabón; solo se tarda unos minutos, y no se usan sustancias químicas desagradables ni perjudiciales.

Nota: el lavado de cogollos NO es lo mismo que el curado al agua; ¡son dos cosas distintas!

¿por Qué Lavar Tus Cogollos?

¿Por Qué Lavar Tus Cogollos De Marihuana?

La principal ventaja de lavar tus cogollos es, por supuesto, un producto más limpio. Elimina los insectos escondidos y sus huevos, así como los patógenos perjudiciales como los hongos o el mildiú polvoroso. También es una manera estupenda de deshacerse de otras sustancias no deseadas, como por ejemplo, si has usado aceite de neem como aerosol foliar, y una parte ha ido a parar a los cogollos.

El lavado de cogollos también es bueno para acabar con la suciedad que siempre está presente en el ambiente. Míralo de esta manera: cuando compras frutas y verduras, las lavas antes de consumirlas, ¿verdad?

Pero no solo se trata de tener unos cogollos "más limpios". Quienes lavan su marihuana también dicen que resulta más sabrosa y suave.

¿afecta El Lavado De Cogollos A La Calidad De La Hierba?

¿Afecta El Lavado De Cogollos A La Calidad De La Hierba?

Cuando se mencionó por primera vez el lavado de cogollos en los foros hace algunos años, los "incrédulos" afirmaron que los despojaría de su potencia y sabor (los cannabinoides y terpenos de los tricomas). Pero no es cierto.

El lavado de cogollos no elimina el THC ni el CBD, y no afecta negativamente al sabor. Al contrario, se hace para mejorar el cannabis, no para empeorarlo. Piénsalo; cuando llueve, las plantas de marihuana no pierden sus tricomas; eso acabaría con el cultivo al aire libre tal y como lo conocemos.

Los tricomas son demasiado pegajosos como para irse con el agua. Incluso los productos de limpieza convencionales tienen problemas para eliminar la resina de superficies como las de los bongs, e incluso de las manos; aunque para lavar los cogollos no se utiliza ningún producto químico peligroso.

En resumen, el lavado de cogollos elimina lo malo y deja lo bueno.

Cómo Lavar Tus Cogollos De Marihuana

Cómo Lavar Tus Cogollos De Marihuana

Ya hemos explicado lo rápido y fácil que es, así que ¡manos a la obra! Aquí tienes cómo se lavan los cogollos de cannabis.

Lo Que Necesitas

  • Tres cubos grandes con capacidad para sumergir los cogollos por completo en agua. Unos cubos de plástico estándar de 10 litros serán suficientes.
  • Bicarbonato sódico
  • Zumo de limón
  • Agua tibia
  • Cuchara grande (para remover)

Preparación

Cubo 1:

Llena uno de los cubos con agua tibia, a unos 20°C. Por cada litro de agua, añade 2 cucharaditas de bicarbonato sódico y 2 cucharaditas de zumo de limón. Es decir, si vas a usar un cubo de 10l, tendrás que añadir 20 cucharaditas de bicarbonato y lo mismo de zumo de limón. Revuelve un rato con la cuchara para que se disuelva bien todo.

El bicarbonato de sodio y el zumo de limón producirán una reacción química leve que descompondrá cosas como la suciedad y otros contaminantes. Pero no será lo bastante fuerte como para separar los tricomas.

Cubo 2:

Llena el cubo con un poco de agua tibia. Una vez más, a unos 20°C. Este cubo servirá para aclarar el agua del primer cubo.

Cubo 3:

Llena este cubo con agua fría. Este es el segundo cubo para aclarar.

¡Y eso es todo! Ahora tienes un "cubo de lavado" (cubo 1) y dos cubos para el aclarado. El aclarado se hace en dos pasos para asegurarnos de eliminar toda la suciedad.

Lavado De Cogollos: Instrucciones Paso A Paso

Lavado De Cogollos De Marihuana: Instrucciones Paso A Paso

Antes de empezar, pon los tres cubos en línea para que puedas acceder a ellos fácilmente. Hazlo en un balcón o terraza, o en algún sitio limpio de tu casa.

Si acabas de cosechar, lo más probable es que tengas un recipiente con los cogollos frescos. Ten otro a mano donde puedas colocar de forma temporal los que vayas lavando. Alternativamente, corta las ramas de la planta y, después de un breve manicurado, lávalas de inmediato.

Importante: también deberás preparar un sitio en el que colgar los cogollos limpios para que se sequen. Comienza a lavar únicamente cuando tengas todo preparado; no querrás acabar con un montón de cogollos mojados y no saber cómo ni dónde secarlos.

Paso 1: Cosecha Los Cogollos

Con unas tijeras de podar o un cuchillo afilado, corta las ramas con los cogollos de tu planta de cannabis. Para el lavado y secado, es más cómodo cortar ramas enteras. Deja suficiente tallo para que puedas manipular las ramas sin tocar los cogollos. Si tienes menos ramas pero son grandes, las tareas de lavado y secado serán más rápidas y fáciles.

Paso 2: Manicura Los Cogollos

Se recomienda manicurar los cogollos antes de lavarlos para eliminar el exceso de clorofila y su sabor, especialmente después de estar sumergidos.

Además, es mucho más efectivo lavar cogollos ya manicurados. Obviamente, si prefieres manicurarlos en seco después del lavado y secado, también puedes hacerlo. Depende de ti.

Paso 3: Sumérgelos En El Cubo 1

Coge una rama y sumérgela completamente en el primer cubo. El zumo de limón y el bicarbonato comenzarán a hacer su trabajo inmediatamente. Después de unos segundos, es posible que veas cómo sale la suciedad de tus cogollos.

Sujetando la rama firmemente por el tallo, muévela con cuidado dentro del agua; deslízala hacia la izquierda y hacia la derecha, y gírala en círculos. Cuanto más muevas los cogollos, más suciedad y contaminantes se eliminarán. No hagas movimientos demasiado bruscos. Continúa con el lavado durante unos 30 segundos.

Paso 4: Sacúdelos Para Eliminar El Exceso De Agua

Saca la rama del cubo y sacúdela suavemente durante varios segundos. Esto te ayudará a deshacerte del exceso de agua, la suciedad y los residuos que aún podrían estar adheridos a los cogollos.

Paso 5: Aclara Los Cogollos En El Cubo 2

Haz lo mismo que has hecho con la rama en el cubo 1, pero esta vez en el cubo 2, para aclarar el cogollo y deshacerte de lo que haya podido quedar en el cubo 1. Mueve la rama durante unos 30 segundos. Saca la rama del cubo y sacúdela otra vez para eliminar el exceso de agua.

Paso 6: Aclarado Final En El Cubo 3

A continuación, sumerge la rama en el último cubo, el del agua fría. Repite el mismo proceso: agita con cuidado la rama dentro del agua para darle un aclarado final.

Es probable que veas algo de suciedad y restos flotando en los cubos 1 y 2. ¿Te imaginas fumar todo eso? ¡Ya no tendrás que hacerlo!

Después de unos 30 segundos, saca la rama del tercer cubo. Dale una suave sacudida final para deshacerte del exceso de agua.

Artículo relacionado

Cómo Secar Y Curar Correctamente Un Brote De Cannabis

Paso 7: Cuelga Los Cogollos Para Secarlos

Los cogollos recién cosechados ya son de por sí bastante propensos a desarrollar moho, pero ahora tienes unos cogollos completamente empapados. Esto significa que deberás colgarlos de inmediato para que se sequen.

El mejor lugar para secar tus cogollos es un sitio con una brisa agradable. Si los cuelgas en el interior, tendrás que poner unos ventiladores cerca para ayudar con el proceso de secado. Enciende el(los) ventilador(es) al máximo durante una hora para que se evapore rápidamente la mayor parte del agua, y después, ponlo(s) a una velocidad normal. Lo mejor es que haya una brisa ligera por todo el cuarto de secado.

Presta Especial Atención Al Proceso De Secado

Presta Especial Atención Al Proceso De Secado De Marihuana

El lavado de cogollos es un proceso muy sencillo y es muy difícil que salga mal, incluso aunque no tengas experiencia en el cultivo de cannabis. La parte más delicada viene después, al secar los cogollos. Lo cierto es que la humedad y los cogollos no se suelen llevar bien. Así que asegúrate de que haya una ventilación adecuada y evita la humedad alta, de lo contrario tus cogollos podrían desarrollar moho. Uno o dos ventiladores de pie hacen milagros, y no solo durante el lavado de los cogollos.

Lavado De Cogollos: ¿a Favor O En Contra?

Hay muchas situaciones en las que el lavado de cogollos puede ser muy útil. Por ejemplo, digamos que has tenido una infestación de ácaros hace poco tiempo; podría haber todo tipo de sustancias desagradables pegadas a los cogollos, y ni siquiera verías la mayoría de ellas.

Además, independientemente de si cultivas en interior o exterior, en el aire siempre hay polvo. Y cuando cultivas al aire libre en una ciudad, la polución puede ser un problema serio. Al igual que los ventiladores del cuarto de cultivo acumulan polvo y suciedad con el paso del tiempo, los cogollos también se ensucian; y estos últimos son especialmente pegajosos, lo que significa que todas esas sustancias podrían acabar en tu porro o cazoleta.

Por lo tanto, ¿estás a favor del lavado de cogollos? No es un proceso difícil, pero hacen falta algunos utensilios, paciencia y un espacio de secado adecuado. De lo contrario, podrían surgir problemas.

Pero si dispones de todo esto, creemos que deberías probarlo. Al fin y al cabo, es la mejor forma de comprobar cómo influye en el resultado.