Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Bombillas

El sol tropical que necesitan tus plantas favoritas se puede sustituir por varias clases de fuentes luminosas artificiales.

Para comenzar, la más popular entre los cultivadores es la lámpara de sodio de alta presión - HPS. Suelen venir en tamaños de 250W, 400W y 600W, aunque a veces también se usan de 150W y 1000W. Con su luz amarillenta y cálida, son ideales para el período de floración, estimulando a la planta para la producción y desarrollo de los brotes (o frutas, dependiendo de la clase de planta que te guste cultivar...).

Las bombillas de halogenuros metálicos (MH) emiten una luz más fria y azul, perfecta para las primeras etapas de la planta. Su uso elimina la posibilidad de cultivar plantas demasiado altas en las primeras semanas, lo que puede ocurrir si se usan las HSP durante todo el ciclo de vida.

Ambas bombillas son adecuadas para boquillas de E40 y entran en la categoría de lámparas HDI (descarga de alta intensidad), que necesitan balastos externos para funcionar. Otra alternativa que no requiere de inversiones adicionales, son las lámparas CFL - fluorescentes compactas. Son parecidas a las tradicionales bombillas de ahorro energético que seguramente usas en casa - pero más grandes. Van de los 85W a los 250W y emiten casi un 100% de radiación fotosintéticamente activa (al contrario que el 30-40% de las lámparas HID), lo que significa que toda la luz se emplea para alimentar a tu planta. Al transformar un poco de su energía en calor, las lámparas CFL se pueden colocar hasta a 5 cm de las plantas, permitiendo de esta manera un uso mucho más efectivo de la luz. Se deben tener en cuenta, sobre todo, para cultivos pequeños donde la temepratura es el mayor obstáculo.

El último grito entre los cultivadores es la iluminación LED (diodos luminosos). Esta tecnología moderna cambia prácticamente cada mes, creando sistemas de iluminación aún más eficaces.

Grow Guide

 ...