¿LSD o 25I-NBOMe? Cómo distinguirlos

Publicaciones :
Categorías : BlogCienciaPsicodélicos

¿LSD o 25I-NBOMe? Cómo distinguirlos

El 25I-NBOMe y el LSD son sorprendentemente similares en apariencia, aunque muy diferentes tanto en cuanto a sus efectos y seguridad en general. No arriesgues tu salud innecesariamente, aprende a diferenciarlos.

La prohibición causa muchos problemas, uno de los cuales es el mercado negro. Nunca puedes estar seguro de estar comprando lo que intentas comprar, y dado que los camellos buscan cualquier manera de conseguir dinero fácil, nunca había sido tan importante analizar tu material. Un gran ejemplo es el LSD, que está viendo como es reemplazado por el 25I-NBOMe, mucho más peligroso y un sustitutivo más barato pero desconocido para el comprador. Ser capaz de distinguirlos es de vital importancia.

PRIMERO: EL PROBLEMA DE LA PROHIBICIÓN

Contrariamente a la opinión pública, la lucha contra las drogas tiene un efecto totalmente opuesto a su objetivo teórico. Mientras se acepta ampliamente que estos esfuerzos para mantener a la población alejada de drogas peligrosas mediante la penalización y el encarcelamiento están funcionando gracias al uso de la fuerza y la amenaza, cuando en realidad es un fracaso vergonzoso y miserable a todos los niveles.

En primer lugar, muchas de estas sustancias están clasificadas de manera incorrecta, probablemente porque su potencial terapéutico, todavía por explotar, supone una amenaza para el modelo médico capitalista actual. En segundo lugar, a pesar de las enormes cantidades de dinero, esfuerzo y personal dedicadas a intentar anular todo tipo de consumo y comercio ilegales, mucha gente aún escoge utilizar y sacar beneficios de estos mercados existentes y persistentes. Esto nos lleva al hecho tremendamente irónico de que esta estrategia en realidad está provocando en los colectivos vulnerables más daño y devastación que protección.

Hoy en día casi cada festival de música parece ir acompañado de horribles noticias de múltiples asistentes fallecidos por haber consumido drogas que no eran el producto que creían que estaban tomando, sea por haber sido contaminados con sustancias dañinas o por haber consumido dosis demasiado elevadas para individuos ineducados e inocentes. La legalización y regulación estricta sería la solución a este complicado dilema.

UNA MODA CRECIENTE: 25I-NBOMe, NO LSD

Un ejemplo de esta situación es la emergente distribución del 25I-NBOMe como sustitutivo del LSD. El problema reside en traficantes que conscientemente venden 25I-NBOMe bajo el nombre de LSD a clientes confiados. El LSD ha sido estudiado y utilizado con fines recreativos por mucha gente durante décadas y, por ahora, no ha provocado muertes por la toxicidad de la sustancia. Sin embargo, no se puede decir lo mismo del 25I-NBOMe.

El 25I-NBOMe fue sintetizado en 2003 y todavía no ha sido clasificado, siendo habitual que se considere un "químico en pruebas". Esta droga ha sido responsable de numerosas muertes que son consecuencia de su toxicidad y las dosis. El 25I-NBOMe puede afectar a la vasoconstricción (estrechamiento de los vasos sanguíneos) y entre sus efectos secundarios negativos podemos incluir entumecimiento periférico e inflamación de las extremidades. Una situación cuanto menos peligrosa. Mientras el LSD se agrupa en la categoría de indol/triptamina, el 25I-NBOMe se clasifica dentro de las fenetilaminas. Ambas sustancias pueden ser consumidas a través de papel absorbente, lo cual incrementa las posibilidades tanto de confundirlas como de su comercialización engañosa.

Sin embargo, existen varias formas de diferenciar estas sustancias e identificar cuál de ellas se está a punto de ingerir y de experimentar sus efectos. Una manera de distinguirlas, que no sirve para evitar su ingesta, es la diferencia en cuanto a sabor. El LSD tendrá un ligero regusto metálico o apenas sabor en absoluto. El 25I-NBOMe, por otra parte, desprende un sabor amargo.

Ambas sustancias se pueden testear también usando luz negra o ultravioleta. En este caso, el LSD brilla al colocarlo debajo de dicho tipo de luz. El 25I-NBOMe no brilla.

Una manera más fiable y económica de comprobar estas sustancias para asegurarnos de su seguridad es utilizar una prueba EZ específicamente diseñada para evaluar LSD y otras clases. Este kit infalible es absolutamente básico cuando se asiste a eventos de gran magnitud u otras circunstancias en las que se adquieren sustancias a desconocidos y en los que, por tanto, no se puede confiar. Con toda sinceridad, vale la pena utilizar esta tecnología que podría salvar vidas sin importar la procedencia de la droga, incluso si viene de proveedores habituales y de confianza. Las cadenas de suministro varían y pueden tener tantos eslabones que es imposible saber si los productos han sido diluidos, cortados y contaminados, o cuántas veces han pasado por estos procesos.

El EZ Test LSD and Indoles es realmente cómodo, fácil de usar y proporciona resultados sólidos para asegurar nuestra tranquilidad antes de embarcarnos en un viaje psicodélico. Simplemente coloca una pequeña cantidad de la sustancia adquirida en la ampolla junto con el reactivo y agita con cuidado. Los resultados deberían estar listos en minutos.

Obviamente, como adultos cada uno toma sus propias decisiones. Pero siempre vale la pena jugar sobre seguro.

 

         
  Lucas  

Escrito por: Lucas
Lucas es un escritor a tiempo parcial y un visionario a tiempo completo. Un psiconauta anónimo camuflado con su traje de corbata, que trabaja para llevar racionalidad a las masas.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

After party & tests de drogas