LA DEA Dejará de Centrarse en el Cannabis

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisLeyes Antidrogas

LA DEA Dejará de Centrarse en el Cannabis

Con el nuevo director de la DEA, llega una nueva gestión que, por suerte, parece ser un poco más progesista.

Tras el escándalo de los agentes implicados en el consumo de drogas y prostitución de un cártel, la directora de la DEA, Michele Leonheart, ha dimitido. ¡Alegría! A pesar de todas las pruebas que afirman lo contrario, Leonheart insistía en que la marihuana es una droga peligrosa sin ningún valor medicinal, y reiteraba la clasificación que tiene como droga de clase I, a nivel federal en los Estados Unidos.

Con su abandono se despeja el camino para un líder más progresista y cercano a la opinión pública. Esta persona es Chuck Rosenberg. Un "líder excepcional, experto en solucionar problemas y un consumado funcionario público de inquebrantable integridad", según la Fiscal General Loretta Lynch, Rosenberg parece ser el directivo de la DEA que han estado esperando los activistas a favor de la marihuana. Un alto excargo del FBI, Rosenberg afirma que, bajo su liderazgo, la DEA dejará de centrarse en usuarios y vendedores de marihuana y trabajará para "mejorar los procedimientos de clasificación, desclasificación y reclasificación de drogas".

¿Qué significa para los Estados Unidos? Esperamos que menos redadas, detenciones y procesamientos de consumidores pacíficos de marihuana; y con un poco de suerte, podría conducir a que la DEA apoye la reclasificación de la marihuana en una categoría inferior, o incluso su legalización. Si sus intenciones son sinceras, es probable que la aceptación de este liderazgo por parte de Rosenberg sea celebrada por todos los que se oponen a la prohibición del cannabis en los USA.

Pero no todo es miel sobre hojuelas y sigue habiendo un sombrío panorama para aquellos que se oponen a la Guerra contra las Drogas. La DEA tiene que obtener su financiación de alguna parte, y es muy probable que provenga de centrar sus esfuerzos sobre los que consumen otras drogas, como psicodélicos, opiáceos y estimulantes. Los efectos secundarios y daños causados por la Guerra contra las Drogas aún persisten, el crimen organizado seguirá siendo fuerte y el sufrimiento continuará.

Pero no somos de los que miran el diente al caballo regalado, y es una buena noticia. Una persona más progresiva y racional al frente de la DEA es un paso en la dirección correcta para acabar con la prohibición, así que a fin de cuentas, ¡es una victoria!