Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Elige La Luz Adecuada Para Tu Cultivo De Cannabis

Elige La Luz Adecuada Para Tu Cultivo De Cannabis

La iluminación artificial es el elemento central de cualquier operación de cultivo interior. La luz es la fuerza motriz responsable de las funciones esenciales de las plantas, como la fotosíntesis o la transpiración. Su intensidad, espectro y ubicación desempeñan un papel muy importante en la obtención de un uso eficiente de la luz para lograr un crecimiento vigoroso de las plantas. El ajuste de las horas de día durante cada fase del ciclo de vida del cannabis es fundamental para unas etapas de vegetación y floración exitosas.

Existen numerosos sistemas de iluminación para cultivar cannabis. La demanda de marihuana interior de calidad ha influido enormemente en el reciente desarrollo de la tecnología de iluminación. Las dos últimas décadas han sido testigos de la aparición de luces CFL, tubos fluorescentes de alto rendimiento, LEDs de espectro configurable, y balastros digitales de alta eficacia. Conocer las características de cada tipo de luz puede ayudarte a tomar decisiones informadas para tu cultivo.

TIPOS DE LUCES

1. DESCARGA DE ALTA INTENSIDAD (HID)

Descarga De Alta Intensidad (HID)

Las luces HID han sido durante mucho tiempo el estándar del cultivo de cannabis. Cuanto mayor sea su producción de lúmenes, mejor responderá la planta. Básicamente, se trata de imitar la luz del sol, que proporciona unos 100.000 lúmenes por m². Las mayores ventajas de las lámparas HID son su potencia y cobertura. El único inconveniente es que generan mucho calor; tanto por medio de las propias lámparas, como debido a los transformadores y balastos utilizados para regular la tensión, que también generan calor. Todo cultivo de cannabis debe contar con una buena circulación de aire y un excelente método de evacuación del calor. Pero más aún cuando se utilizan lámparas HID.

SODIO DE ALTA PRESIÓN

Las lámparas HPS son las más completas de las luces HID. Se pueden utilizar durante todo el cultivo con resultados estupendos. Funcionan haciendo pasar una corriente eléctrica a través de una bombilla llena de gas. El xenón, un gas inerte, está mezclado con sodio y vapor de mercurio, y todo ello brilla con la familiar luz amarilla/naranja vista en tantas operaciones de cultivo. El espectro lumínico principalmente amarillo/naranja tiene una temperatura de 2200K, y es ideal para la fase de la floración.

HALUROS METÁLICOS

Las bombillas de MH son igual de eficientes que las HPS para el cultivo de cannabis. Funcionan de forma parecida, haciendo pasar una corriente eléctrica a través de una lámpara llena de gas, pero en este caso, el gas contiene haluros metálicos, que son compuestos con bromo o yodo. En comparación, su luz es más azul/blanca, pero sigue produciendo excelentes resultados desde la siembra hasta la cosecha. El espectro azul es ideal para la fotosíntesis y funciona mejor con plantas que se encuentran en la fase vegetativa.

Si te lo puedes permitir, el cannabis en etapa vegetativa produce mejores resultados con luces MH durante el ciclo de 18-6. Después, deberás sustituir estas lámparas por luces HPS para la etapa 12-12 de la fase de floración. De esta manera, se imita el cambio de espectro lumínico que se produce en la naturaleza. Las condiciones climatológicas de primavera/verano:

• Luz azul
• Radiación UV de alta intensidad
• Días largos
• Vegetación

Dan paso a condiciones de otoño/invierno:

• Luz amarilla/naranja
• Radiación UV de baja intensidad
• Días cortos
• Floración

Todas las luces deben funcionar perfectamente para producir una excelente hierba de principio a fin. El cambio de lámparas y espectros entre el período vegetativo y la floración proporciona unos resultados óptimos.

INTENSIDAD PARA ARMARIOS DE CULTIVO

Intensidad Para Armarios De Cultivo

Las luces HPS y MH vienen con distintas potencias y estilos. Cuanto mayor sea el vataje, más intensidad tendrá la luz sobre una superficie más grande, y penetrará a más profundidad en la estructura de la planta. Solo tu experiencia personal te puede orientar para tomar esta decisión. Los vatajes más populares entre cultivadores de marihuana son:

150W

  • Cobertura: 0,6m x 0,6m, 1-3 plantas
  • Distancia de lámpara a dosel: 17cm
  • Estas luces HID suelen tener balastos incorporados y simplemente se pueden enchufar a una toma eléctrica. No suelen necesitar extractores especiales. El espacio de cultivo estará bien ventilado con el flujo de aire necesario para que el cannabis se desarrolle bien.

250W

  • Cobertura: 0,8m x 0,8m, 3-5 plantas
  • Distancia de lámpara a dosel: 25cm
  • Más vataje significa más calor. La potencia calorífica de las luces con balastos deberá evaluarse para poder proporcionar una ventilación adecuada. Los modelos con balastos externos son más fáciles de mantener fríos, ya que solo hay que colocarlo fuera del espacio de cultivo.

400W

  • Cobertura: 1,0m x 1,0m, 6-9 plantas
  • Distancia de lámpara a dosel: 30cm
    Si está caliente para el dorso de tu mano, está caliente para tus plantas. Utiliza siempre el sentido común.
  • El calor de las lámparas con balastos incorporados tendrá que ser evacuado. Ya nos estamos adentrando en potencias que generan verdadero calor. Recuerda que al cannabis le gusta permanecer por debajo de los 27°C, y 400W es una estufa pequeña en un espacio cerrado.

600W

  • Cobertura: 1,2m x 1,2m, 9-12 plantas
  • Distancia de lámpara a dosel: 40cm
  • En este rango de potencia, comienza el crecimiento vigoroso de verdad. Así como la necesidad de ventilación del espacio de cultivo. Si tu lámpara no tiene un respiro incorporado, vas a necesitar una estrategia de refrigeración. No escatimes en ventilación y extracción, ya que ambas son muy importantes para la salud de tu marihuana (y para no incendiar la casa).

1000W

  • Cobertura: 1,5m x 1.5m, +12-16 plantas
  • Distancia de lámpara a dosel: 53cm como mínimo
    La regla de "demasiado caliente para la mano = demasiado caliente para las plantas" se debe aplicar ahora más que nunca.
  • Las luces a partir de esta potencia son el estándar internacional para operaciones profesionales de cultivo con mucho espacio. Notarás un incremento en la factura eléctrica, y el calor generado podría aumentar la temperatura de la habitación en unos 25°C. Disponer de una buena circulación de aire y un sistema de extracción de calor es de suma importancia. Los tubos fríos son una buena inversión. Son empalmes ventilados y transparentes que eliminan el calor de la superficie de la bombilla. Dependiendo de tu ubicación geográfica, podrías necesitar un método de control de la temperatura, como un aire acondicionado.

El número de plantas dependerá del método de cultivo. Menos, o incluso solo una, para el ScrOG, y más para el SOG. Y luego están todas las técnicas de defoliación intermedias. Con cualquier vataje, incluso los doseles y la penetración de la luz incentivarán la mejor respuesta por parte del cannabis.

2. LÁMPARAS FLUORESCENTES COMPACTAS (CFL)

LÁMPARAS FLUORESCENTES COMPACTAS (CFL)

Las CFL son la solución de baja temperatura, mínimo espacio y altura limitada para el aficionado a la marihuana. Este tipo de luces tiene un precio razonable y se puede adquirir en ferreterías y supermercados. Tienen un espectro lumínico muy adecuado para el cannabis, y vienen en luz diurna (6500K) para la etapa vegetativa y blanca suave (2700K) para la floración.

El cannabis crecerá bajo luces de cualquier potencia con el ciclo de luz correcto. Sin embargo, hay distintos tipos de crecimiento. Menos vataje significa menos de todo durante cada fase del cultivo. Unos pocos cálices luchando por sobrevivir bajo lámparas de 13W suponen demasiado esfuerzo para poca ganancia. No se debe escatimar en luz. Tú eres el sol.

Trata de proporcionar 150W por planta. Esto se puede hacer de varias formas porque el vataje de las CFL está entre bajo, con 13W, y alto con 200W. Con las luces de cultivo CFL, el cannabis responde mejor a varias bombillas de menor vataje cerca (10cm) y distribuidas uniformemente. Una lámpara grande de alto vataje tiende a proyectar sombras no deseadas. Como con todas las luces, la intensidad disminuye con el aumento del cuadrado de la distancia a la fuente de luz. Cuando la fuente de luz original es escasa para empezar, la regla 1~(1/r²) se traduce en oscuridad para una planta a 35cm de una luz CFL.

Existen adaptadores especializados con varias guías que distribuyen de forma eficiente el vataje disponible por m². Las guías están repartidas a la misma distancia alrededor de un nodo central y distribuyen la luz de manera uniforme.

Un cultivo con luces CFL necesita cierta atención especial:

  • El entrenamiento de bajo estrés y las técnicas de defoliación son muy interesantes para cultivos con luces CFL. Las lámparas deberán estar cerca de la planta, casi penetrando el dosel. El lollipopping y el main-lining son especialmente aptos para entornos con luces CFL. Si te puedes permitir gastar dinero extra en tu cultivo, una iluminación suplementaria en los laterales ayuda a aumentar el crecimiento en las capas inferiores de la plantación.
  • Deberás comprobar las plantas meticulosamente. La marihuana crece muy rápido y se acerca a las luces con mucha velocidad. Cuando las plantas se acercan demasiado a cualquier fuente de luz, CFL incluidas, su crecimiento se estanca. Mantener las luces a una distancia óptima (10cm) garantiza el mejor crecimiento en todo momento.
  • Comprueba a menudo las condiciones del medio de cultivo. La evaporación y transpiración son mínimas en un cultivo con CFLs, con lo que se corre el riesgo de que se produzca una acumulación de nutrientes y pH, o de que se interrumpa el ciclo húmedo-seco. Presta atención a las condiciones del cultivo.
  • Asegúrate de que haya una buena circulación de aire en todo momento. Incluso cuando las luces estén apagadas. Las sombras pueden albergar patógenos.

3. DIODOS EMISORES DE LUZ (LED)

Diodos Emisores De Luz (LED)

Las luces LED se están convirtiendo rápidamente en las preferidas del mundo del cannabis. Con la ventaja adicional de configuraciones que incluyen opciones ultravioletas e infrarrojas, las LED ofrecen una variedad de espectros exclusivos. Son energéticamente eficientes y mucho más frías por lumen emitido que las luces HID.

A diferencia de las HID y las fluorescentes, que pasan una corriente a través de un gas, las **LED utilizan una tecnología diferente para producir luz. Un diodo es un elemento de circuito semiconductor de dos derivaciones que solo permite que una carga fluya en una dirección. Cuando se aplican la carga o polarización necesarias, el material del diodo emite luz. Las luces LED pueden incluir lentes y otros componentes integrados. Estos pequeños tesoros se utilizan ampliamente en la industria electrónica y de la información, y se están convirtiendo en estándar en el sector del automóvil.

Los chips LED suelen ser bombillas de 3W o 5W agrupadas en paneles que proporcionan distintas intensidades. Por ejemplo, un panel LED de 125W tendrá 25 chips LED x 5W. Con el fin de proporcionar un espectro adecuado para el cannabis, hay lámparas de diferentes colores. Los paneles pueden tener bombillas azules, rojas, blancas, ultravioletas o infrarrojas, con distintas configuraciones para el período vegetativo y de floración. El espectro azul y de alto índice UV para la fase vegetativa, y el espectro rojo de alta radiación infrarroja para la floración. (Si utilizas espectros poco habituales como los infrarrojos, deberás usar gafas protectoras para inspeccionar tus plantas. Estas longitudes de onda invisibles pueden dañar la retina).

Los paneles LED tienen el atractivo de ser más rentables a largo plazo. El coste inicial es parecido al de las luces HID, pero continuará disminuyendo a medida que aumenta la demanda y la tecnología se abarata.

La eficiencia energética es donde se nota más el uso de luces LED. Las lámparas HID derrochan un 95% de energía en forma de calor. Los paneles LED desperdician mucho menos en este sentido. De esta forma, se pueden enfriar con más eficacia con la ayuda de ventiladores y disipadores térmicos. El calor se irradia fuera del dosel de las plantas y se puede disipar más fácilmente con una ventilación decente.

Consumen mucha menos energía y notarás una reducción del 40% en tus facturas eléctricas. Una de las razones es que las luces LED son muy brillantes desde el momento en que se encienden. Otras fuentes de luz requieren de un período de calentamiento antes de operar al máximo de sus especificaciones. Un panel LED también produce más lúmenes por vatio que otras alternativas de iluminación.

Duran 50-60.000 horas, mientras que las HPS tiene una vida útil de 2-3.000 horas de cultivo.

El dispositivo LED focaliza la luz sobre el dosel sin necesidad de costes añadidos como reflectores. Todos los demás tipos de luz necesitan reflectores para redirigir la luz que de otra forma escaparía hacia el techo.

Aunque las LED producen mucho menos calor, generan suficiente energía fotónica como para quemar tus plantas. No te dejes engañar por su bonito espectro morado. Si colocas los paneles LED a una distancia menor de 30-45cm, quemarán tus plantas de la misma forma que una lámpara HID de cualquier tipo.

ESPECTRO LUMÍNICO Y CANNABIS

Espectro Lumínico Y Cannabis

El sol es el modelo a seguir para el cultivador de interior, ya que proporciona un espectro de radiación completo, desde el extremo invisible donde se ocultan los rayos X al espectro completamente visible.

Solo necesitas suministrar el espectro visible y algunos otros para cultivar cannabis con éxito. Todas las otras ondas y partículas pasan a través de todo, incluso tú y tu cultivo.

La marihuana necesita una serie de espectros lumínicos para desarrollar su potencial genético. Todos experimentamos estos espectros de luz. Vemos como cambian desde el amanecer a la puesta del sol, y con el transcurso de las estaciones a medida que el sol se mueve por el cielo.

Las plantas responden a estos distintos espectros de diferentes maneras. En el exterior, estos espectros se suceden según la estación del año, mientras que en el interior se deben imitar. La respuesta al espectro lumínico es un mecanismo evolutivo de las plantas que se puede explotar para aumentar las cosechas interiores.

Durante la fase vegetativa natural del cannabis, que es en primavera y verano, el sol se eleva rápidamente y permanece en el cielo durante largos períodos de tiempo. Con muy poca atmósfera que penetrar, la luz se inclina hacia un espectro más azul/blanco y a una radiación UV de alta intensidad. El cultivador de interior deberá imitar esta luz en la medida que le sea posible. La duración del día se imita a través del fotoperiodo vegetativo 18-6. Esto le informa a la planta de que es primavera y, por lo tanto, debe aumentar de tamaño y desarrollar muchas raíces.

En el interior, las condiciones de primavera/verano se pueden emular con luces MH para la vegetación, CFLs de colores fríos, o paneles LED con un predominio de bombillas azules.

Durante la fase de floración natural del cannabis, que es a finales de verano y en otoño, el sol se eleva más lentamente a medida que avanzan las estaciones y está más bajo en el cielo durante menos tiempo. Con más atmósfera para penetrar, la luz es más amarilla/roja y tiene una radiación infrarroja más intensa. El fotoperíodo se acorta a 12-12 para imitar los días más cortos. Esto indica a la planta que es otoño y ha llegado el momento de detener la vegetación y empezar a florecer.

En interior, estas condiciones otoñales se pueden reproducir con luces HPS para la floración, CFLs de colores cálidos, o paneles LED con predominancia de bombillas rojas.

BRUJERÍA

Parece un montón de información para procesar. La complejidad de la luz es solo uno de los ingredientes de la pócima mágica de información que supone cultivar una buena hierba. Con conocimientos sobre iluminación, fertilización, la importancia de la calidad del agua, circulación del aire, y temperatura, así como un poco de paciencia, tiempo y tutoriales online como este, podrás convertirte en el experto cultivador de marihuana que aspiras a ser.

Verificación de edad 18+

¿Tienes más de 18 años? El contenido de Zamnesia.es es apto solo para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de que conoces las leyes de tu país. Nuestra tienda online cumple con la legislación holandesa.

Al hacer clic en Entrar, confirmas que tienes más de 18 años.