Tabaco: ¿Amigo o Adversario?

Published :
Categories : BlogHierbas y Semillas

Tabaco: ¿Amigo o Adversario?

Fumar tabaco es perjudicial para su salud, sin duda. Pero ¿cómo lo ven los que creen en su espíritu? Y ¿cómo aprovechan lo que ofrece?

En lo que respecta al tabaco, en Europa tendemos a verlo como un diablo que nos tiene hechizados; sabemos que es malo, pero muchas personas encuentran consuelo y comodidad en él. Sin embargo, independientemente de si fumas o no tabaco, está visto como un mal hábito, aunque no todo el mundo opina igual. Sobre todo en zonas del mundo en las que el tabaco es una planta nativa y ocupa un lugar de importancia espiritual entre la gente local.

EL LADO MALO DEL TABACO

Seguramente no tengamos que profundizar mucho en este tema. Casi todo el mundo es consciente de los riesgos para la salud asociados con el tabaco. En caso de que no sea así, aquí tienes varios problemas graves relacionados con su consumo habitual.

Para empezar, la nicotina hace que sea muy adictivo, así que despídete del dinero que cuesta mantener el hábito. Además, cuando el tabaco arde, crea toda una plétora de toxinas, alquitrán y carcinógenos que causan cáncer, enfermedades pulmonares, cardiovasculares, renales, impotencia, infertilidad femenina, mayor riesgo de infección y mayores niveles de estrés - aunque la acción de fumar se perciba como un alivio del estrés.

Compensa con una gratificante sensación de alerta, lucidez y relajación inducida por los productos químicos.

EL ESPÍRITU DEL TABACO

Está claro que fumar tabaco es malo - algo en lo que están de acuerdo muchos fumadores. Pero ¿qué pasa con el lado bueno del tabaco, el lado que tiene su origen en las tribus de la selva que lo utilizan como medicamento y guía?

Se cree que todas las variedades del tabaco son originarias de América, donde se utilizó durante miles de años antes de la llegada de los europeos. Su poder curativo se aprovechaba de varias formas: fumándolo, mascándolo, esnifándolo, en jugo, ingerido, en colirio y hasta en enemas, dependiendo de la zona y de la civilización.

Nicotiana rustica

Nicotiana rustica

Los pueblos de la Amazonía usaban el tabaco con fines recreativos, medicinales y espirituales. De hecho, el tabaco es una de tres principales plantas de estas culturas, en la que el espíritu del tabaco ofrece protección, el de la Ayahuasca aprendizaje y el de Toé poder. Por ello, el humo del tabaco se solía soplar sobre los campos antes de la siembra, en el rostro de los hombres antes de la batalla, y hasta sobre las mujeres antes de tener relaciones sexuales. Se creía que su humo purificaba y bendecía. También se usaba para diagnosticar enfermedades y ayudar con el tratamiento.

Muchas veces, el tabaco (Mapacho, Nicotiana rustica) usado por los chamanes estaba sin curar. Este tabaco es extremadamente potente y hasta tóxico en pequeñas dosis. Esta potencia hace que el tabaco sea casi alucinógeno, por lo que llevaba al chamán al borde de la muerte. Para algunos chamanes era un rito de pasaje; acercarse tanto a la muerte y luchar por volver demostraba que se tenía lo que hacía falta para curar a otros. Los que fallaban, morían. Un poco drástico, pero esa potencia y aspecto visionario guiaron a ciertas civilizaciones durante siglos. De hecho, antes del descubrimiento de la Ayahuasca, el chamanismo usaba tabaco. Se cree que fue el espíritu del tabaco el que hizo que los chamanes crearan la ayahuasca, diciéndoles qué plantas necesitaban para hacer este brebaje alucinógeno. El poder purificador del tabaco se emplea ahora junto a la ayahuasca, para equilibrar la energía de la persona antes de emprender el viaje con la ayahuasca.

El tabaco es una planta espiritual con una larga historia. Contiene miles de compuestos orgánicos a los que la ciencia ha encontrado un buen grado de aplicación, incluso si el tabaco está eclipsado por los problemas para la salud que provoca su combustión. Sí, el tabaco es malo, pero quizás, para los espirituales, también tiene algo bueno.

comments powered by Disqus