Los Medicamentos con Receta son los Responsables de la Mayoría de las Muertes

Publicaciones :
Categorías : BlogCiencia

Los Medicamentos con Receta son los Responsables de la Mayoría de las Muertes

Los medios de comunicación en general, quieren hacerte creer que las drogas ilegales están prohibidos porque son peligrosas. Pero la realidad es que los medicamentos con receta matan cada año a más personas que todas las drogas ilegales juntas.

Es normal que pienses que las drogas ilícitas causan la mayoría de las muertes, pero en realidad son los medicamentos de venta con receta los que se llevan el título - y van camino de convertirse en la primera causa de muerte evitable. En los últimos años, con la creciente dependencia de la sociedad occidental a los fármacos para sobrellevar el día a día, la cantidad de muertes relacionadas con los medicamentos con receta, supera a las causadas por sustancias ilegales.

Medicamentos con Receta: Cuatro veces más mortíferos que las drogas ilegales

Un estudio realizado en Florida, averiguó que el 76% de todos los fallecimientos por sobredosis en el 2009, fueron causados por medicamentos con receta, y que esa cantidad fue cuatro veces mayor que la de las muertes debidas al uso de drogas ilegales. Lo que ha hecho del envenenamiento accidental la segunda causa de muerte por accidente en EE.UU. tras los incidentes automovilísticos, en el 2009, y es probable que haya ido en aumento. No sólo fueron el 76% de las sobredosis debidas a medicamentos con receta, también se averiguó que la tasa a la que la gente sufrió una sobredosis aumentó en un 84% entre el 2003 y el 2009.

Compañías farmacéuticas - Traficantes de drogas de cuello blanco

La "guerra contra las drogas", esa cruzada de miles de millones de dólares contra las substancias ilegales, es una gran farsa. Se trata de una guerra liderada por los Estados Unidos y que se centra en el uso y el tráfico ilícito de sustancias como la marihuana, la cocaína y la heroína, pero que ignora por completo a algunos de los traficantes de drogas más poderosos del mundo - las empresas farmacéuticas.

Al fin y al cabo, las farmacéuticas están ahí para obtener beneficios, y muchas de ellas son firmes partidarias de la guerra contra las drogas. Como se ha descubierto recientemente, las compañías farmacéuticas patrocinan a organizaciones que luchan contra la legalización del cannabis. Claro, que estas empresas se ven amenazadas por una planta que ofrece una alternativa segura, barata y natural a sus productos sintéticos y que les aportan grandes beneficios.

Algunos tipos de productos farmacéuticos de prescripción, no son tan diferentes de las drogas ilegales que te encuentras en la calle. Un gran ejemplo es la hidrocodona. Que es un opiáceo legal con receta que se usa como analgésico. Es una forma sintética de heroína, cuyos efectos son, en realidad, indistinguibles de los de la heroína, en el cerebro y el cuerpo. Esto significa que cualquiera que sufra una adicción a este medicamento de venta en farmacias, es básicamente adicto a la heroína. Por desgracia, es algo de lo que muchos no se dan cuenta, pero los medicamentos con receta médica son a menudo altamente adictivos y no son más seguros que muchas drogas ilegales.

La amenaza del cannabis

El cannabis, en muchos sentidos, representa todo lo que tiene de malo el sistema actual de las drogas. Hay muchas más plantas y sustancias que se penalizan erróneamente, pero ninguna representa esta injusticia tan bien como el cannabis. Se trata de una planta altamente medicinal - posiblemente sea la cura definitiva del cáncer - y, sin embargo, está clasificada como una sustancia sin valor medicinal reconocido. El absoluto desprecio por todo importante dato científico revela el verdadero motivo de la prohibición: el dinero. La guerra contra las drogas no ha salido de la nada, si no que se trata de un vehículo que sirve a los que tienen el poder. No sólo permite el control social, también protege de manera efectiva el negocio de la industria farmacéutica. Las alternativas baratas y naturales destruyen los beneficios, y además hacen que la gente esté sana. Y la gente sana no compra medicinas. Irónicamente, el poder medicinal del cannabis y muchas otras plantas es exactamente el motivo por el que están prohibidas.