Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Guía De Cultivo

Cómo Curar De Forma Correcta Tu Cannabis

Cómo curar de forma correcta tu cannabis

Cultivar marihuana de calidad no es tan fácil como parece. El proceso no solamente consiste en sembrar la semilla y dejar que crezca libremente. Hay que pasar por varias etapas para obtener cogollos de calidad de los que sentirse orgulloso. En este artículo, se explica en detalle la última fase, la de curación.

Todo lo que ocurre entre la cosecha y el consumo de cogollo seco se considera fase de curación. Muchos concentrados no requieren que los cogollos sean sometidos a un meticuloso proceso de curación, pero si quieres tener marihuana seca de calidad, es algo necesario. Veamos en qué consiste el proceso del curado para desvelar el secreto que separa una hierba mediocre de otra excelente.

POR QUÉ SE CURAN LOS COGOLLOS?

¿Por qué no podemos cosechar el cannabis y fumar los cogollos frescos como hacen en las películas? En el mundo real, los cogollos se deben secar antes de consumir. El proceso de curado libera el sabor y la potencia mientras las flores se secan durante un tiempo. Esto culmina en una fumada muy superior. Los cogollos curados:

  • tienen menos probabilidades de producir dolores de cabeza.
  • generan efectos más suaves: la ansiedad y la paranoia suelen aparecer tras fumar cogollos sin curar o mal curados.
  • son menos propensos a producir un humo áspero.
  • contienen terpenos y cannabinoides maduros que proporcionan experiencias más sabrosas.
  • tienen menos probabilidades de desarrollar moho cuando se almacenan correctamente.
  • contienen bajos niveles de clorofila.

PASOS DEL CURADO

Aquí tienes unos pasos para el proceso de curado basados en las conclusiones de expertos criadores. Es importante señalar que cada cultivador tiene su propio estilo de hacer las cosas. Las condiciones ambientales varían enormemente entre diferentes espacios de curado y secado, así como el equipamiento y el espacio físico de cada uno. Hay cientos de formas diferentes de curar nuestros amados cogollos de cannabis. A continuación, veremos las técnicas más utilizadas en la mayoría de procesos de curación.

PASO 1: CORTAR LAS PLANTAS

Las plantas han recibido todo el cariño y fertilización que necesitan. Se les ha realizado un lavado de raíces y sus cogollos ya están maduros y listos para cosechar. Existen tres principales formas de cosechar las plantas y prepararlas para el curado. Algunos cortan toda la planta desde la raíz, otros, cada rama de forma individual, y unos pocos prefieren cortar la parte superior de las ramas, dejando los cogollos inferiores en la planta para que maduren una semana más.

Cortar toda la planta desde la raíz puede ser beneficioso en ambientes secos para retener una mayor cantidad de humedad. En ambientes húmedos, se puede cortar toda la planta entera y separar las ramas una a una, o cortarlas directamente de la planta.

PASO 1: CORTAR LAS PLANTAS

PASO 2: PREPARAR LOS COGOLLOS

Es el momento de eliminar las hojas de abanico. Dependiendo del nivel de humedad de la zona de secado, las plantas deberán prepararse de forma distinta. Si estás trabajando en un ambiente seco (por debajo de un 40% de HR), es recomendable dejar las hojas en forma de abanico en las ramas, porque contienen humedad y pueden impedir que los cogollos se sequen demasiado rápido.

En un ambiente perfecto (alrededor de un 60% de HR), deberás arrancar estas hojas de las ramas. Y en ambientes muy húmedos (por encima del 70%), es mejor separar los cogollos de las ramas para minimizar el nivel de humedad.

PASO 2: PREPARAR LOS COGOLLOS

PASO 3: SECADO

Las plantas ya están preparadas para cada entorno específico de secado. La temperatura de la zona de secado debe ser de unos 20°C. La zona de secado puede ser un ropero, un armario de cultivo, una zona exterior - prácticamente cualquier sitio. Puedes colgar las ramas en perchas, cuerdas o colocar los cogollos sobre una rejilla de secado de malla o alambre. Hay que fomentar la creatividad. Los cogollos no deben secarse demasiado rápido ni demasiado lento. El plazo perfecto para esta etapa es de aproximadamente 3-10 días.

La etapa llega a su fin cuando los cogollos están bastante secos por fuera y su tamaño se ha reducido de forma considerable debido a la humedad evaporada. Al final de esta etapa, los cogollos pueden disminuir hasta en un 75%. Las ramas llenas de cogollos estarán listas para la siguiente fase cuando las más pequeñas se quiebren fácilmente, y las principales se agrieten y se doblen.

En este momento, los cogollos estarán secos por fuera pero húmedos por dentro. Si se han separado de las ramas y se han colocado sobre una rejilla de secado, solo hay que comprobar que su exterior esté seco. Una vez listos, es el momento de separarlos de las ramas principales y meterlos en recipientes.

PASO 3: SECADO

CONSEJO: Hay diferentes formas de controlar la temperatura y humedad de la zona de secado.

  • Aire acondicionado: aumenta/disminuye la temperatura y reduce la humedad
  • Refrigeración por evaporación: reduce la temperatura, aumenta la humedad
  • Deshumidificador: aumenta la temperatura, reduce la humedad
  • Humidificador: aumenta la humedad
  • Calefacción: aumenta la temperatura, reduce la humedad

PASO 4: RECIPIENTE

Este paso permite que los cogollos se sequen durante un período de tiempo más largo, lo que mejora notablemente su calidad. Los cogollos se meten en un recipiente, caja, tarro, prácticamente cualquier envase que se pueda cerrar y abrir para ventilar. Sin embargo, algunos materiales son mejores que otros. Se debe evitar el plástico, mientras lo mejor es el vidrio. Puedes adquirir frascos de conservación especiales aquí, en Zamnesia, ya que están perfectamente adaptados para el curado del cannabis.

El método de la vieja escuela, que aún se utiliza hoy en día, utiliza tarros de tamaño mediano y boca ancha. Si un frasco es demasiado grande o los cogollos están muy apretados, podrían desarrollar moho. Si los frascos son demasiado pequeños, pueden resultar incómodos. Lo mejor es un frasco de conserva de tamaño mediano.

Una vez que los cogollos estén envasados, durante la primera semana o así, se deben abrir los frascos durante al menos una hora al día para que salga la humedad. Cuando se meten los cogollos por primera vez en los frascos, el exterior debe estar bastante seco, pero, una vez lleven un tiempo curándose, la humedad del interior pasará al exterior, equilibrándose en todo el cogollo.

Durante los primeros días, cuando se agite el frasco, los cogollos se pegarán unos a otros. Esto significa que aún están húmedos, y se deben separar a mano para que no desarrollen moho. Cuando los cogollos comiencen a moverse de forma individual, significa que el proceso de curado va por el buen camino. Si los cogollos están demasiado secos y quebradizos, tardarán mucho más tiempo en curarse.

En este caso, se pueden colocar dentro de los frascos unos packs especiales de humedad, como los Boveda Humidipak. También puedes adquirir un higrómetro, que mide el nivel de humedad dentro de los tarros. Para que el higrómetro proporcione una medición exacta, deberá permanecer un par de horas dentro del frasco cerrado. Lo ideal es una humedad del 62%. Después de 2-4 semanas en esta etapa, los cogollos deberán estar completamente curados y listos para consumir. Para comprobar si están listos, fuma un cogollo pequeño y compara la calidad entre un día y otro.

PASO 4: RECIPIENTE

ALMACENAMIENTO A LARGO PLAZO

Si quieres guardar los cogollos curados durante un período de tiempo superior a 3 meses, hay que prepararlos para su almacenamiento a largo plazo. Una excelente forma de preservar su calidad es envasarlos al vacío y guardarlos en un sitio fresco y oscuro. También se pueden meter en frascos con packs de humedad en un entorno controlado.

CANNABIS CURADO

El cannabis curado proporciona diferentes aromas y sabores a nuestros sentidos. Saltarse esta etapa tiene como resultado una marihuana de baja calidad. Esta fase está muy infravalorada en las biblias de cultivo, que se centran principalmente en el crecimiento de las plantas. El dominio del proceso de curado requiere tiempo y esfuerzo, pero con estos pasos detallados, podrás obtener unos cogollos aún más ricos y potentes.