Product successfully added to your shopping cart.
Check out

Germinación de Semillas

Las 3 formas de germinar semillas de cannabis

Existe el concepto erróneo de que las semillas más oscuras (y brillantes) son garantía de una mejor calidad. Esto no es del todo cierto; las semillas de coloración más clara también pueden ser de buena calidad. En la actualidad existen tres tipos de semillas:

  1. Regulares, pueden ser femeninas y masculinas.
  2. Feminizadas, son 100% femeninas, pero siempre existe la posibilidad de que haya algunas hermafroditas entre ellas.
  3. Autoflorecientes, son 100% feminizadas

Germinación semillas de cannabis

Las semillas regulares pueden ser tanto femeninas como masculinas, pero las masculinas no nos sirven y pueden arruinar tu cosecha, a no ser que quieras producir las semillas tú mismo (por esta razón, se recomienda germinar 3-4 veces tantas semillas como creas que vas a necesitar, para permitir fallos) Se supone que sabes distinguir entre una semilla regular femenina y una masculina; no sabemos si es así; pero esto no influye en la germinación.

¿Sabes diferenciar el sexo de una semilla de cannabis?

Las semillas feminizadas, son 100% femeninas y no hay razón para preocuparse de acabar con una planta masculina. Pero existe la pequeña posibilidad, y ocurre de vez en cuando, de criar una planta hermafrodita (características masculinas y femeninas en la misma planta). Con partes de ambos sexos, se da el peligro de auto fertilización. Las semillas feminizadas de mala producción tienen más probabilidades de producir una hermafrodita que una semilla regular.

Pasemos a la germinación de la semilla.

Esta primera técnica es la que recomendamos. Recomendamos usar el 'Smart Start' para germinar las semillas. Se comenten muchos errores al utilizar las dos últimas técnicas de germinación.

3 formas de germinar semillas

  1. directamente en el suelo
  2. en un pedazo de algodón/papel de cocina húmedo
  3. en un vaso de agua

1. Algunas variedades de semillas germinan más rápido que otras. El uso de un tipo especial de tierra no es esencial para la germinación; se pueden colocar en suelo normal; yo, de hecho, prefiero Germinación directamente en el sueloeste método. Las pequeñas raíces son extremadamente vulnerables y se pueden dañar con facilidad al traspasarlas del algodón a la tierra. Y si observamos la naturaleza, las semillas están siempre bajo tierra, donde se encuentran a gusto y a oscuras (de ahí mi preferencia de no exponerlas a la luz). Simplemente coloca las semillas en abono (a 0.5 cm de profundidad), teniendo cuidado al cubrirlas de tierra. Después de unos 3-7 días aparecerán los primeros brotes sobre el suelo. Una vez más, no les des ningún nutriente durante los primeros días, aunque se puede usar un estimulador de la raíz en esta fase. Una vez que las plantas tengan 5-10 cm de altura, podrás ver con claridad qué plantas tienen mejor aspecto y son más fuertes. Trasládalas a tiestos más grandes o al suelo y riégalas en abundancia al principio (pero no demasiado). Puedes comenzar a alimentarlas después de 2-3 semanas; sabrás si lo necesitan observando las hojas – sus bordes se empezarán a poner un poco amarillos. No es aconsejable dejar las semillas delante de una ventana, ya que la temperatura debe ser de unos 20 grados; la tierra junto a una ventana no alcanza esta temperatura y, definitivamente, tampoco lo harán los algodones. Y una buena temperatura es esencial para su germinación. También hay defensores de las altas temperaturas; es cierto que la germinación será más rápida, pero también se ha sugerido que con demasiado calor aparece la posibilidad de que se desarrollen machos.

directamente en el suelo

2. Aquí también se da diferencia de opiniones, con algunos diciendo que con luz y con otros que en la oscuridad. Nosotros opinamos lo segundo. La forma mas sencilla es humedecer dos trozos de algodón o de papel de cocina y colocar entre ellos la semillas (ten cuidado de comprobar la humedad del algodón todos los días; no demasiado húmedo pero tampoco demasiado seco). Unos días más Semillas papeltarde (2-3) verás asomar el comienzo de las raíces y ya las puedes colocar (con la raíz hacia abajo) en la tierra, como hemos explicado más arriba. Mantenlas húmedas y calientes, con una iluminación de 18 horas diarias. Húmedas no significa empapadas. No les des nutrientes extra durante los primeros días, solo agua del grifo. Y una vez más, hay varias maneras de proceder. Puedes poner los algodones en un platillo, con otro boca abajo encima (según los defensores del método de germinación en la oscuridad), y después de unos 2-3 días, las semillas se abrirán. Otros toman el platillo y lo cubren con papel transparente de cocina (con varios agujeros para que entre el aire). Algunos de los defensores de la germinación con luz colocan una lámpara encima. También puedes comprar una pequeña caja de cultivo (propagador), disponibles en growshops y centros de jardinería (por unos 7-10 euros). Y pasamos a la opción número tres.

en un pedazo de algodón/papel de cocina húmedo

3. Puedes echar simplemente las semillas en un vaso de agua y cambiar el agua diariamente. No hay mucho más que hacer. Se aconseja mantener el agua a unos 20 grados de temperatura. Después de unos días (3-5), verás aparecer unos puntos blancos a medida que se abren las semillas. Es el semillas en un vaso de aguaprincipio de la raíz y una vez que mide unos 2-3 mm puedes sacar las semillas con mucho cuidado del agua y colocarlas en tierra para esquejes; es una tierra especial para esquejes y se puede conseguir en los growshops; contiene elementos traza y minerales adicionales. Planta las semillas germinadas con cuidado, cada una en un tiesto, en un hueco de unos 0.5 cm de profundidad y cúbrelas con tierra. Es importante no regarlas mucho, de hecho es una buena idea hacerlo con un pulverizador para procurarles una dosis más adecuada, y dales iluminación extra colgando una lámpara fluorescente por encima.

Hay diversas opiniones sobre la profundidad a la que se deben plantar; algunos juran que 0.5 cm es suficiente y otros creen que es mejor 2-3 cm. Personalmente, me quedo con los 0.5 cm, ya que a más profundidad, más difícil será que emerjan del suelo. Y si permanecen mucho tiempo bajo tierra hay más probabilidades de que se pudran. Por otro lado, está el inconveniente de que si no están lo suficientemente enterradas, los tallos no se desarrollen con resistencia (no han tenido que trabajar duro) y existe la posibilidad de que sean débiles y se rompan (los famosos filos delgados, aunque estos son causados por la luz).En resumen, que cada uno actué como mejor crea.

Un último punto sobre la germinación en un vaso de agua: es posible germinar de esta manera, aunque parezca ilógico (puede faltar oxigeno bajo el agua, por ejemplo), pero lo hemos comprobado en el pasado y germinan de verdad (aunque no todas). Y no puede ser mas simple.

Se puede hacer más eficientemente poniendo las semillas en un algodón húmedo o en papel de cocina.

semillas en un vaso de agua

Nuestro consejo rápido:

Coloca las semillas directamente en el abono para esquejes y posiciona la lámpara sobre ellas. Si lo haces con algodones húmedos, hazlo en la oscuridad, a unos 20-22 grados (temperatura del suelo-agua), cambia/añade el agua diariamente. Durante los primeros días tras la aparición de las raíces, dales un poco de agua (no demasiado) sin nutrientes, aunque un poco de estimulador de raíz pude ser útil. Una vez que han alcanzado los 10 cm de longitud, puedes trasplantarlas a tiestos más grandes o al suelo (en el exterior, en abril). Después de 2-3 semanas puedes comenzar a añadir gradualmente los nutrientes, y puedes fijarte en las hojas para saber cuándo se necesitan, en el caso de que se vuelvan amarillas.

 

Regrasar a El cultivo- Aspectos más importantes

Regrasar a Guía de cultivo de cannabis

Mejores semillas de cannabis