Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Clones

Una vez que encuentran su cepa de cannabis favorita, muchos cultivadores tienden a seguir con la misma genética en los siguientes ciclos. En lugar de obtener nuevas semillas, es posible tomar esquejes de la “planta madre”, para así obtener plantas jóvenes que hereden tanto el patrón de crecimiento como los efectos de la generación anterior.  

Existe una amplia gama de accesorios para que este proceso resulte más fácil y efectivo. Los esquejes son sumamente sensibles, incluso más que las semillas – por lo que necesitan de cuidados especiales. Algo muy útil es un propagador, en el que se conservan los esquejes con una mayor humedad de más del 80%, que es beneficiosa para su enraizamiento, y que sería difícil conseguir en una zona de cultivo más grande, además de peligroso para las plantas maduras. Las placas calefactoras cumplen con el mismo objetivo – crear un entorno aún más tropical, en el que los esquejes atraviesen este periodo de estrés sin problemas.

Las enzimas de enraizamiento hacen que este proceso sea mucho más rápido y aumentan drásticamente la tasa de adopción. Estas están disponibles en forma de polvos, en los que se unta el esqueje, y de líquidos que se añaden a la planta durante su primera semana.

Grow Guide

 ...