Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Germinar semillas de cánnabis

Germinar semillas de cánnabis

Antes de empezar con la germinación, hay que tener algo muy importante en mente: la limpieza es un factor crucial para trabajar con tus productos y no se limita solamente a los materiales o a las herramientas que vas a usar, sino que también incluye a ¡TI MISMO! Por ejemplo, si eres fumador (tabaco)… ¿sabías que la nicotina es venenosa para las plantas de cannabis, de la misma manera que lo es para ti? Trabaja como si fueses un cirujano y usa un jabón anti bacteria para lavarte las manos antes de cada operación. Pinzas, tijeras, tiestos, cubos – TODO debe estar limpio para obtener los máximos resultados con el menor riesgo de contaminación.

Para un buen comienzo con las semillas, debes colocarlas en un entorno húmedo y acogedor. Inmediatamente tras romper su cáscara, la pequeña raíz buscará humedad, asegúrate de darle un entrono hidratado a esta nueva vida; si no lo haces, la semilla morirá. Mantén un nivel alto de humedad durante todo el proceso de germinación.

CÓMO GERMINAR SEMILLAS DE MARIHUANA EN TIERRA

Aunque hay varios métodos de germinar semillas de marihuana, como el del "papel húmedo" o el vaso con agua, nosotros solemos recomendar germinarlas en tierra. Es sencillo, eficaz y como dicta la madre naturaleza.

Si plantas la semilla directamente en la tierra, no tendrás que replantarla ni moverla, lo que evitará daños al plantón. Además, plantar semillas directamente en la tierra es muy fácil. Sólo hay que colocarlas a unos 0,5cm de profundidad y cubrirlas ligeramente. Vigila el entorno y asegúrate de que sea cálido y húmedo - la temperatura ideal es de 20°C. Mantén la tierra húmeda, pero sin saturarla - un suelo anegado podría hacer más mal que bien. Puedes colocar una lámpara sobre la semilla para proporcionar la temperatura adecuada para su germinación. ¡Tu preciada semilla germinada comenzará a asomar a los pocos días!

Ten en cuenta que las semillas no necesitan ningún tipo de nutrientes, al menos durante las dos primeras semanas de crecimiento. Muchos novatos suelen cometer el error de pensar que ayudan suministrando nutrientes en esta fase temprana. ¡NO LO HAGAS! La semilla contiene todo lo que necesita para crecer durante un par de semanas. Si la alimentas, correrás el riesgo de quemar el plantón antes de que haya tenido oportunidad de empezar a crecer. Sólo hay que suministrarle agua, y desarrollará unas fuertes raíces. Si quieres, puedes utilizar un estimulador de raíz, aunque no es necesario.

SMART START: LA FORMA MÁS FÁCIL E INTELIGENTE DE GERMINAR SEMILLAS DE MARIHUANA

El kit de germinación Smart Start te proporciona el método más fácil e "inteligente" de germinar semillas de marihuana - con muy pocos riesgos y la mayor probabilidad de éxito. Este kit contiene todo lo necesario para la germinación. Viene con 20 pequeñas macetas para semillas llenas de compost y un paquete de Stimulator Mix. El estimulador activa la vida microbiana del compost para un crecimiento sano y rápido de tus plantas de marihuana. Lo único que vas a necesitar es un poco de agua y, por supuesto, semillas, ¡y ya está listo!

Smart Start Independientemente de si usas una lámpara calefactora, colocada sobre tus bebés, o una almohadilla térmica, mantén las semillas calientes. Básicamente hay tres componentes para una exitosa germinación: calor, humedad y oscuridad. E incluso después del periodo de oscuridad, las semillas necesitarán una humedad alta.

Existen varios métodos para la germinación de semillas de cannabis, pero nos limitaremos sólo a tres; los tres más fáciles y casi a prueba de tontos.

3 métodos probados de germinación para comenzar tu cultivo de marihuana

Deja que te ayudemos con el primer paso para una buena cosecha de marihuana.

Hay más de una forma de germinar tus preciadas semillas de cannabis. Queremos compartir contigo tres de los mejores métodos, y algunos consejos para que tu cultivo de marihuana tenga un buen comienzo.

Las semillas de cannabis se clasifican en dos categorías: regulares y feminizada. Aunque hay miles de variedades, híbridos y autoflorecientes distintas.

Pero todas ellas pertenecen a una de estas dos categorías, y ojalá que no se queden en un lugar intermedio, como es el caso de las plantas hermafroditas e intersexuales.

Antes de que empieces a pensar en germinar tu semilla de marihuana, es importante que sepas qué tienes entre manos.

Las semillas regulares son semillas de cannabis de ambos sexos, lo que significa que en el paquete habrá una mezcla de semillas macho y hembra. Las semillas feminizadas son todas hembras, al menos el 99% del tiempo.

Hermafroditas

En contadas ocasiones, aparecerá una semilla hermafrodita. Una planta intersexual presenta ambas características masculinas y femeninas para horror del cultivador, con "platanitos" que salen de los cogollos o de entre ellos. Este polen tiene el potencial de autopolinizarse y/o polinizar el resto del cultivo.

Las hermafroditas pueden arruinar un buen cogollo con unos pocos gránulos de polen. La detección temprana y eliminación de la planta es lo único que se puede hacer.

Un exceso de estrés podría inducir esta condición, y si eso ocurre, la culpa es solamente del cultivador. Cuando vayas a cultivar semillas feminizadas, asegúrate de adquirirlas de un criador con una buena reputación.

En lo que respecta al cultivo de marihuana, es cierto que "se cosecha lo que se siembra". La mejor forma de evitar errores y problemas más adelante, es hacerlo bien desde el principio.

Antes de seguir, dejemos clara una cosa: la marihuana se debe germinar en la oscuridad, y sólo un tonto o un mentiroso te recomendaría hacerlo con luz.

#1 MÉTODO DIRECTO: GERMINACIÓN EN EL PROPIO MEDIO

Germinación En El Propio Medio

El método de germinación más sencillo es sembrar las semillas directamente en el medio elegido. El cultivador tiene muchas opciones dependiendo del tipo de cultivo que desee: suelo, lana de roca, coco o hidroponía.

Los puristas orgánicos prefieren plantar directamente en la tierra o coco, o en una mezcla de ambos. En el exterior es muy fácil, sólo hay que elegir el sitio y hacerlo, sí, ya sabemos que no se puede controlar el día y la noche en el exterior, pero los cultivadores de interior sí que pueden hacerlo.

Basta con hacer un agujero de un par de centímetros de profundidad para colocar la semilla y cubrirla, antes de regarla con un poco de agua. Después, sólo hay que esperar unos 3-7 días para ver cómo asoma el plantón.

Lo mejor es que el medio permanezca húmedo, ni anegado ni seco. Ten a mano un pulverizador con agua para proporcionar un adecuado ciclo de humedad y sequedad desde el principio.

Las raíces del cannabis prosperan mejor en un medio húmedo con una temperatura de 20-22C. Lo ideal es que la humedad se mantenga entre un 50 y un 70% durante el crecimiento vegetativo y hasta el principio de la floración.

Nuestra solución mágica para la germinación de semillas de cannabis es el Kit Smart Start. Es un medio inicial especialmente útil para los cultivadores novatos y los expertos a los que les guste experimentar. Lo único que se necesita es un paquete de semillas de cannabis de calidad y un poco de agua.

#2 MÉTODO DEL PAPEL HUMEDECIDO

Germinación Método Del Papel Humedecid

Nuestro segundo método de germinación es el del papel humedecido. Coloca las semillas de marihuana entre dos láminas de papel de cocina, humedece el papel con un pulverizador sin empaparlo, y ¡voilá!

Te recomendamos meter el paquete de papel húmedo en un tupper sin tapa, ponerlo de lado y dejar que la gravedad ayude al proceso de germinación.

Como todos los métodos de germinación, es más efectivo si se hace en completa oscuridad y a temperatura ambiente. El armarito del cuarto de baño es un lugar ideal para guardar el tupper con tus semillas mágicas.

Los cuartos de baño son húmedos y los armaritos oscuros, por lo que este lugar tiene mucho sentido. Pulveriza de vez en cuando para que el papel esté siempre húmedo, y en unas 24-48 horas verás cómo asoman las raíces.

Lo único complicado de este método es que hace falta tener una mano firme para transferir el plantón al tiesto, o recipiente de cultivo, sin dañar la frágil raíz. Haz un agujero en el medio con la uña o cava a unos 2-3cm de profundidad, e insértala.

Trátalo con cuidado e intenta asir el plantón por su parte superior, y trasplántalo con delicadeza colocando las raíces en el agujero. Si eres un poco patoso, no te preocupes, simplemente coloca el plantón con cuidado sobre la superficie del medio y cúbrelo con una pizca de tierra.

AVISO: no recomendamos este método porque, con bastante frecuencia, el papel queda demasiado húmedo y las semillas simplemente se ahogan o comienzan a pudrirse.

#3 MÉTODO DEL VASO DE AGUA

Germinación Método Del Vaso De Agua

Y para completar nuestra trinidad de métodos de germinación, tenemos el método del vaso de agua. Pon las semillas en un vaso de agua fresca y espera a que aparezca una diminuta raicilla.

Este método no es muy científico, ni 100% eficaz, pero apenas requiere esfuerzo para germinar las semillas rápidamente.

Puede que fracases unas cuantas veces, pero siempre que no la derrames o te bebas el agua por accidente, la mayoría de las semillas estarán listas en 2-3 días. No te recomendamos colocar el vaso en la mesilla de noche, sobre todo si te entra sed mientras duermes.

Toda gran cosecha comienza con un proceso de germinación. Hazlo bien y habrás dado el primer paso para lograr tu objetivo. Hazlo mal y tu cultivo de marihuana estará sentenciado incluso antes de empezar. Sigue nuestros consejos para hacerlo bien.

AVISO: este no es nuestro método preferido, ya que como las semillas se colocan en un vaso de agua, es muy probable que se ahoguen o pudran.

Para resumir, recomendamos: Método #1

Pon las semillas directamente, a unos 0,5cm de profundidad, en la tierra y coloca una lámpara encima. Si usas algodón húmedo, colócalo en la oscuridad a unos 20-22 grados de temperatura (del suelo/agua) y asegúrate de cambiar el agua todos los días.

 



propagación y cosecha