Un Nuevo Musical Psicodélico, LSD: The Opera

Publicaciones :
Categorías : Arte & CulturaBlogPsicodélicos

Un Nuevo Musical Psicodélico, LSD: The Opera

La opera es una poderosa forma de arte, y si bien es cierto que ha sido utilizada tradicionalmente para contar historias, ahora se usa para contar la historia del LSD.

Para muchas personas que han probado las drogas psicodélicas, es dificilísimo intentar describir su experiencia a alguien que no lo haya hecho. Por mucho que se intente, el lenguaje humano tiene dificultades para ponerlo en meras palabras descriptivas. La forma en la que se distorsiona el tiempo, la percepción y la consciencia, no es algo que se pueda hacer justicia con palabras.

Por lo tanto, ¿qué tal si se hace con música? La música, en su esencia, puede ser alucinante, etérea y esclarecedora - y resuena en tu propia alma. Es una de las razones por las que la música es el acompañamiento perfecto para un viaje psicodélico. Un nuevo musical, "LSD: La Ópera", captura en cierta manera esto, con su complejidad, sus microtonos y, a veces, sus sonidos discordantes pero rítmicos. Es muy fácil perderse en ella.

Sin embargo, aunque este nuevo musical te puede hacer evocar viajes pasados, o atraparte con sus hipnóticas melodías, su objetivo no es explicar ni simular la sensación de una alucinación. La verdadera intención de LSD: La Ópera es relatar la turbulenta historia del LSD, desde su accidental descubrimiento hasta lo que suponemos que es la actualidad. Como puedes ver, es difícil de explicar, porque aún se está escribiendo. Las partes ya creadas y ensayadas incluyen la historia de Albert Hoffman, el primer viaje con mescalina de Aldous Huxley, y la investigación secreta del LSD por parte de la CIA.

La ópera está siendo compuesta por Anne LeBaron, una reconocida y consumada compositora. Hablando sobre el comienzo de la ópera, describe cómo todo empieza con Albert Hoffman:

"Cuando [Hoffman] absorbió por accidente un poco de LSD y se colocó, decidió subir un poco la dosis y se convirtió en la primera persona en experimentar un viaje. No tenía ni idea de qué dosis tomar. En 1943, había escasez de coches en Suiza, por lo que regresó a su casa en bici, y fue alucinando por todo el camino. Y cuando por fin llegó a casa, escribió en su diario que se sentía como si no se moviera en absoluto. Estaba desesperado por tomar un antídoto contra la droga, porque había tomado una sobredosis, así que pidió leche, y su vecina le trajo leche. Pero según él, la vecina tenía el aspecto de una horrible bruja con máscara. Todo eso está en la ópera".

Todo parece indicar que será una obra muy interesante. Aunque puede que la ópera no parezca combinar con los psicodélicos, nosotros afirmarmos lo contrario. La ópera es una forma de arte que puede resultar fascinante tanto en el mensaje como en la experiencia. Para una compositora que está dispuesta a informar al mundo de que el LSD se puede utilizar para mantener el equilibrio, y mostrarnos todo lo bueno y malo de nuestro interior, no hay mejor vehículo.