Sobre el Fracaso de la Guerra Contra las Drogas: Afganistán

Published :
Categories : BlogEl MundoLeyes Antidrogas

Sobre el Fracaso de la Guerra Contra las Drogas: Afganistán

Todos sabemos que la Guerra contra las Drogas ha fracasado, y no hay mejor ejemplo que la parodia en la que se ha convertido Afganistán.

La Guerra contra las Drogas está fallando, es un simple hecho. Esta guerra liderada por EEUU, se ha extendido por todo el globo, y en todos los casos ha fracasado en la restricción de su producción, tráfico y uso. Esto se puede ver muy claramente en el caso de Afganistán, donde los últimos 13 años de guerra han obtenido un progreso muy limitado, y han costado miles de millones de dólares a los EEUU, y las vidas de muchos afganos inocentes.

Recientemente se ha publicado un informe de la Oficina del Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán en EEUU, en el que se resume cuán colosal fracaso ha sido la Guerra contra las Drogas en Afganistán. Según unas recientes conclusiones, "a pesar de haber gastado más de $7.000 millones en combatir el cultivo de la amapola del opio y en desarrollar los esfuerzos antinarcóticos del gobierno afgano, los niveles del cultivo de la amapola del opio alcanzaron su punto álgido en Afganistán en el 2013”.

Este punto álgido es, más o menos, unas 209.000 hectáreas. Que representa el 90% de la producción mundial de heroína, y supera el anterior récord de 193.000 hectáreas del 2007. Aunque pueda resultar impactante para muchos, es algo que ya sabíamos. Los descontrolados fracasos en Afganistán, han sido documentados durante años, y las cosas tampoco parecen que vayan a mejorar en el futuro. Resulta muy fácil de ver por qué la Guerra contra las Drogas ha hecho de Afganistán uno de sus principales campos de batalla, pero es una guerra que ha empeorado la situación por la desestabilización que ha causado en todo el territorio – alimentando la corrupción y la insurgencia.

Según Justin Sopko, el autor del informe, "en la opinión de casi todas las personas con las que he hablado, la situación en Afganistán es espantosa, con escasas perspectivas de mejora en el 2014 y en los años siguientes". Llega cuando el plazo acordado para la retirada de los EEUU está aún más cerca, y los analistas informan de la creciente influencia y poder de los caudillos rurales afganos.

Lo que hace que la situación sea aún peor, es que esta guerra se ha convertido en un negocio muy lucrativo para muchos - como contratistas militares y de seguridad, que se han asegurado contratos con el gobierno de EEUU para entrenar a sus tropas y policías en la región. Uno de estos contratista es la infame cooperación Blackwater, a la que prácticamente se ha dado vía libre para hacer lo que le dé la gana, y ha estado involucrada en muchas de las atrocidades asociadas con la guerra.

Es una situación terrible, en la que todas sus facetas apestan a fracaso. Si necesitáramos otra razón para acabar con la guerra contra las drogas, sería la absoluta futilidad de la guerra en Afganistán y el daño que ha causado.

comments powered by Disqus