Elecciones A La Presidencia de EE.UU.: Un Candidato Quiere Acabar Con La Guerra Contra Las Drogas

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisLeyes Antidrogas

Elecciones A La Presidencia de EE.UU.: Un Candidato Quiere Acabar Con La Guerra Contra Las Drogas

Republicano o demócrata, nunca antes ha habido un candidato a presidente de los EEUU que haya expresado públicamente el deseo de poner fin a la Guerra contra las Drogas, hasta ahora.

Las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos, tienen a toda la comunidad del cannabis en vilo en cuanto al futuro de la legalización. Independientemente de la opinión internacional sobre los Estados Unidos, estos tienen una enorme influencia sobre la política mundial en materia de drogas, y se podría decir que son la punta de lanza de la Guerra contra las Drogas. Si ellos deciden acabarla, también lo harán la mayor parte de los países. Uno de los candidatos presidenciales espera poder lograr esto, y dice que quiere poner fin a la cruzada mundial contra el consumidor de drogas.

LOS ESTADOS UNIDOS, UNA IMPORTANTE PIEZA DEL ROMPECABEZAS

En lo que respecta a la política global sobre drogas, los Estados Unidos son importantes por dos razones. La primera, como ya se ha mencionado, es que son el principal benefactor de la Guerra contra las Drogas. La mayor parte de la financiación y estrategias en operaciones conjuntas, y la retórica política, proviene de los Estados Unidos. Si deciden abandonar y dejar de luchar en la guerra contra las drogas, gran parte del apoyo político y económico se irá con ellos.

Esto nos lleva a la segunda razón. Para que una droga como el cannabis se legalice a escala global, una potencia mundial debe arriesgarse y servir de ejemplo. Una postura sobre la que en estos momentos dudan los Estados Unidos, lo único que necesitan es un presidente progresista que tome el mando y de el paso. Si los EE.UU. pueden legalizar con éxito la marihuana, es muy probable que muchos otros países también se lo piensen. Un buen ejemplo es el Reino Unido, uno de los aliados más fuertes de EE.UU. en la UE, y una potencia mundial en sí mismos - con uno de los pocos puestos permanentes en el consejo de la ONU. Los EE.UU. podrían, y ojalá así sea, desencadenar un efecto de bola de nieve.

BERNIE SANDERS Y EL FIN DE LA GUERRA CONTRA LAS DROGAS

Bernie Sanders

Bernie Sanders

Bernie Sanders es en estos momentos la mejor apuesta mundial para poner fin a la Guerra contra las Drogas. El candidato demócrata encabeza el bando Liberal de la carrera por la presidencia de los Estados Unidos, y ha hecho un llamamiento para poner fin a la Guerra contra las Drogas. De hecho, es uno de los temas centrales de su campaña, y está siendo muy bien recibido por parte de un público que está cada vez más desilusionado con el actual modelo de prohibición.

"Millones de vidas han sido destruidas porque la gente va a la cárcel por delitos no violentos. Durante décadas, hemos estado involucrados en una "Guerra contra las Drogas" fallida, con unos mínimos obligatorios de sesgo racial que castigan injustamente a la gente de color. Es una vergüenza que estigmaticemos a tantos jóvenes americanos con antecedentes penales por fumar marihuana, y ni un solo ejecutivo de Wall Street ha sido procesado por causar el colapso de toda nuestra economía".

¿Podría ser este hombre la clave de un futuro mejor? o ¿puede que se retracte como han hechos muchos otros antes? El tiempo lo dirá.

Pero ¿y si Bernie Sanders no gana la nominación demócrata? ¿Y en caso de ganar pierde las elecciones ante los Republicanos?

UN VISTAZO AL OTRO BANDO: ¿PODRÍA UN PRESIDENTE REPUBLICANO SER MODERADO EN EL TEMA DE LAS DROGAS?

Eso es un poco más complicado. Si bien ningún nominado republicano ha dicho que la Guerra contra las Drogas es algo que se debe terminar, hay varias opiniones encontradas sobre el cannabis y la prohibición. El que se acerca más a la opinión de Bernie Sanders es Rand Paul, un senador republicano que cree firmemente en el poder de la marihuana. De hecho, está tan a favor, que fue uno de los patrocinadores del reciente estatuto CARERS, con el que se espera revolucionar el uso de la marihuana medicinal a nivel federal. También apoya la despenalización del cannabis para uso personal, y tacha al modelo actual de "ridículo".

Es la mejor opción de los republicanos, ya que ninguno apoya realmente la plena legalización. Sin embargo, Paul Rand tiene visión de futuro, y bajo su mandato las cosas podrían avanzar. Es una pena que no sea el candidato favorito de los republicanos.

El hombre que parece que sí va a ser el líder de la candidatura republicana es Donald Trump, el empresario de aspecto cómico con fama de hacer comentarios polémicos y extravagantes en directo. En lo que respecta a Trump y las drogas, el tema se complica un poco. En los años 90, Trump dijo que todas las drogas deberían ser legalizadas:

"Estamos perdiendo la guerra contra las drogas de malas maneras. Hay que legalizar las drogas para ganar esa guerra. Hay que arrebatar los beneficios a estos zares de la droga. [ …] Lo que me gustaría hacer es causar bastante controversia como para que se consiga un diálogo sobre el tema de las drogas y que empecemos a darnos cuenta de que es la única solución; no hay otra salida".

Sin embargo, su opinión ha cambiado desde que se metió en política, y ahora dice que no apoya la legalización a nivel federal - no es un buen augurio para su integridad.

Dicho esto, no todo es pesimismo. Trump dice que apoya el uso de la marihuana medicinal al "100 %", y que respeta el derecho de cada estado a votar sobre la legalización.

En resumen, la cosa pinta muy bien en el caso estadounidense. En el mejor de los casos, podríamos ver el final de la Guerra contra las Drogas, y en el peor, podríamos ver a un presidente que al menos permite que los estados individuales sigan dictando sus propias políticas en materia de marihuana. Es muy gracioso que las mismas personas que iniciaron la Guerra contra las Drogas podrían ser las que luchen por la legalización del cannabis, y el final de la guerra como un todo. De hecho, los efectos ya se están dejando ver. La opinión pública está cambiando rápidamente en todo el mundo, y la mayoría de los ciudadanos de la UE ahora apoya el consumo de cannabis. Incluso hay países que están considerando la legalización. El futuro es muy emocionante y lleno de posibilidades verdes. Esperemos que las cosas sigan avanzando, y que, cinismos aparte, los EE.UU. tengan lo que hace falta para hacer un cambio a mejor.