Cómo Empezar un Club Social de Cannabis

Published :
Categories : Blog

Cómo Empezar un Club Social de Cannabis

Los Clubs Sociales de Cannabis están apareciendo por toda Europa - y son el siguiente paso lógico para un mercado de cannabis seguro y regulado. Así es cómo funcionan y cómo comenzar uno.

Los Clubs Sociales de Cannabis están apareciendo por toda Europa - y son el siguiente paso lógico para un mercado de cannabis seguro y regulado. Así es cómo funcionan y cómo comenzar uno.

Los clubs sociales de cannabis son un nuevo y prometedor fenómeno que se ve cada vez más, sobre todo en España y Francia. El número de clubs sociales aumentó rápidamente el año pasado, en parte impulsado por las oleadas de reforma en la legislación sobre la droga.

¿Qué es exactamente un club social de cannabis?

El concepto del club social de cannabis es el vástago de la organización no gubernamental sin ánimo de lucro, ENCOD, que está trabajando para la reforma de la política de drogas en toda Europa. El club es una asociación legal de adultos consumidores de cannabis que facilita el cultivo de cannabis para uso personal. El club supervisa la producción y distribución de cannabis de alta calidad entre sus miembros. Cada club cultiva lo justo para sus miembros, y no se anuncian ni trata activamente de vender a aquellos que no son miembros. Como resultado, un club social de cannabis es una red cerrada - o un círculo privado de usuarios - que ofrece una alternativa segura, regulada y transparente al mercado de la calle.

¿Cómo funcionan los clubs sociales de cannabis?

Básicamente, el club abarca todo el proceso de la cadena semilla-hierba - cultivo, control de calidad, transporte y distribución. Como no tienen ánimo de lucro, los clubs son financiados por la comisión de suscripción de cada uno de sus miembros. Cada uno de los miembros define exactamente qué y cuánto necesita - ya sea por razones médicas o para uso recreativo. Y pagan una cuota correspondiente a la cantidad de cannabis que solicitan. La cuota cubre todos los costes de cultivo, mantenimiento y distribución. Para que un club social de cannabis funcione, hace falta la participación activa de la mayoría de sus miembros. Esto significa que los propios miembros se involucren en el proceso de cultivo y distribución.

¿Cuáles son las ventajas de un club social de cannabis?

La ventaja más importante y evidente del club es que proporciona seguridad en diversos aspectos. Se evitan los problemas típicos del mercado negro, como la violencia callejera, el estiramiento del producto, los altos precios y la baja calidad. Además, los clubs ofrecen empleos y una cantidad considerable de productos y servicios gravables.

Los clubs sociales de cannabis también desempeñan una función educativa, ya que asesoran a sus miembros sobre los efectos del consumo de cannabis, y ofrecen un lugar para compartir experiencias y conocimientos.

¿Son legales?

Esta es una pregunta difícil, para la que no hay respuesta clara. En España, donde existen hasta 500 clubs, varios tribunales han declarado su legalidad. Al mismo tiempo, España se encuentra actualmente en el proceso de perseguir a uno de los clubs de cannabis más antiguos, el Pannagh. El presidente ha sido acusado de un "delito de tráfico de drogas de bastante importancia", y se piden hasta 4 años y medio de cárcel y multas de hasta 2,5 millones de euros. Parece que los tribunales españoles están tratando de sentar un precedente para poder eliminar otros clubs.
En el Reino Unido, el establecimiento de un club de cannabis es legal, pero su cultivo y distribución no lo es. Sin embargo, el Reino Unido ha visto un gran aumento en el número de clubs sociales de cannabis durante el pasado año. En esta situación, los clubs funcionan, pero tienen que ser vigilantes.

Empezar un club social de cannabis

ENCOD, (la Coalición Europea para Políticas de Drogas Justas y Eficaces), ha descrito el proceso de inicio de un club con mucho detalle. Una cosa importante a recordar cuando se va a crear un club social de cannabis, sobre todo en países en los que son ilegales, es que un club social de cannabis es una operación cerrada de cultivo y distribución, sin conexiones con el crimen organizado ni ninguna actividad ilegal. Esto no sólo es importante para la imagen de los clubs sociales de cannabis y su papel en la reforma de políticas sobre drogas, sino también a un nivel más práctico, en el caso de que se lleve al club a los tribunales. También es aconsejable contar con un abogado, en caso de necesitar defensa.

Paso uno: Concienciación pública de la intención

El primer paso para crear un club social de cannabis es declarar la intención de crear uno. Para ello, es necesario que haya una presentación pública con medios de comunicación locales presentes.

En esta presentación, la declaración de la iniciativa debe ser claramente resumida - que sólo distribuirá entre los miembros adultos, y que ofrecerá una forma segura, responsable, transparente y regulada de obtención de cannabis para sus miembros, sin tener que recurrir a la delincuencia organizada.

También es aconsejable conseguir que una figura pública importante aparezca para apoyar la iniciativa en la presentación pública. Con lo que se conseguirá una mayor cobertura en los medios, así como la disminución del riesgo de persecución debido al respaldo público.

Después de esto, tú y los demás miembros, deberéis esperar un tiempo. Si no hay ningún tipo de reacción ni indicación por parte de las autoridades locales de que vais a ser procesados, podéis seguir con el paso 2.

Paso 2: Creación del club

Ahora viene la formación oficial del club social de cannabis como una entidad legal. Comienza creando un comité ejecutivo para dirigir el club. Deberá incluir al menos un presidente, un secretario y un tesorero. Esto permitirá que la toma de decisiones sea un proceso transparente y democrático.

A continuación, crea los estatutos del club, asegurandote de que figure el propósito del club - evita los riesgos para la salud y el peligro de ser asociado con el cannabis obtenido ilegalmente. También es buena idea referirse al objetivo de la investigación del cannabis, y a las maneras más ecológicas de cultivarlo. Si no sabes por dónde empezar, se puede obtener una plantilla de estatutos de ENCOD, basada en clubs sociales ya existentes en España y Bélgica.

Para mantener la transparencia, los estatutos deberán ser registrados y aprobados por las autoridades locales.

Una vez que hayas hecho esto, ya puedes empezar a aceptar miembros y cuotas de suscripción. Es importante aceptar únicamente a miembros que ya usan cannabis o que tienen una condición médica reconocida que no empeora con el consumo de cannabis.

Ahora el club ya puede empezar a cultivar cannabis. Es una buena idea para montar la plantación en un terreno de propiedad privada que esté lejos de la vista del público. Las plantas se deben cultivar de forma orgánica y con una alta calidad en mente. Esto hace que se pueda ofrecer una amplia variedad de cepas que garanticen que los miembros tienen las mejores opciones de calidad a su disposición.

También es muy importante que todos los miembros del club lleven siempre los documentos legales que demuestran su pertenencia. Esto es de vital importancia, en caso de que un trabajador sea arrestado o detenido por su participación.

La distribución y el consumo tienen lugar en el club.

Paso 3: Profesionalizar la organización

Con el paso del tiempo, y siempre que no haya problemas jurídicos, el club comenzará a crecer. A medida que la organización se expande y se necesita cada vez más transporte y cultivo, es una buena idea profesionalizar el club.

Un ejemplo es la creación de varias pequeñas plantaciones, que permitan un mejor control de la calidad de la cosecha. También, considera la posibilidad de crear un conjunto de reglas para miembros que complementen los estatutos del club. Estas pueden incluir cosas como la distribución a los que no son miembros, el uso de la sala del club, cultivo y contribuciones, etc.

Es aconsejable volver a informar a las autoridades de que estáis actuando como un colectivo para cultivar cannabis, sobre todo a la policía local. Algunos clubs lo hacen por escrito a todos y cada uno de los organismos autoritarios, mientras que otros envían un comunicado de prensa general.

Al ser el club social un colectivo sin ánimo de lucro, es importante mantener la transparencia financiera tanto entre los miembros como con las partes externas. Asegúrate de que los precios sean justos y crea un presupuesto anual completo que refleje las salidas y entradas de dinero.

Si se producen ganancias, es importante volver a invertirlas en el club social, ya sea en la mejora de las instalaciones o para subvencionar las cuotas de los miembros, de modo que se reduzcan los gastos de cada uno.

Mantener una transparencia en las cuentas es de vital importancia para el colectivo - es muy importante conservar los documentos y los recibos. Este rastro de papel es otro de los factores que distinguen al club del mercado ilegal, y será de vital importancia para demostrar las intenciones y la transparencia del club, en el caso de que éste sea llevado a los tribunales.

También es una buena idea involucrar a una tercera parte o una organización externa - como un abogado o asesor jurídico cualificado. Esto aportará una opinión imparcial sobre si la forma en que se dirige el club cumple con los estándares que se espera de ella por parte de organismos externos.

Paso 4: hacer campaña para la regulación legal y la aceptación de los clubs sociales de cannabis

Ahora que el club ya está funcionando a pleno, es buena idea comenzar a involucrarse más en la política y las campañas a favor de la regulación. Los clubs sociales de cannabis son un concepto nuevo, y muchos políticos, organismos policiales y órganos de gobierno, tanto locales como nacionales, no saben cómo tratarlos. Establece tu club como un ambiente transparente y responsable que está creando empleo, contribuyendo a la economía y ofreciendo una alternativa al mercado negro.

Por supuesto que el éxito que tengas dependerá de las leyes del país en el que vives. Por ejemplo, será mucho más difícil que se te reconozca como una organización médicamente beneficiosa y no perjudicial en el Reino Unido, donde el cannabis no está reconocido como médicamente beneficiosos por la ley, que en un país donde si lo es. En cualquier caso, es importante crearse una reputación como una organización que toma decisiones responsables y firmes; así como aconsejar de manera activa cómo se puede mejorar la regulación y la integración en la ley de los clubs sociales.

ENCOD

La anterior guía está basada en el "enfoque de cuatro pasos" oficial esbozado por ENCOD. La organización es una red pan-europea compuesta actualmente por más de 140 ONGs y expertos individuales que están involucrados a diario con temas relacionados con la droga y sus políticas. Ofrecen asesoramiento a clubs sociales de cannabis, y además hacen campaña a favor de su legalización y regulación. Si estás pensando en poner en marcha un club social de cannabis, puede ser una buena idea ponerte en contacto con ellos, para solicitar asesoramiento y convertirte en miembro. Es gracias a organizaciones abiertas y avanzadas como esta y a la información que proporcionan, que los gobiernos comienzan a considerar reformar las políticas sobre drogas, y a revaluar la información que ya poseen.

comments powered by Disqus