Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Guía De Cultivo

El Curado Al Agua del Cannabis: Qué Es y Cómo Se Hace

El Curado Al Agua del Cannabis

Se ha escrito mucho sobre la "maduración" de la hierba cosechada. Su cuidadoso secado en rejillas, en máquinas especiales, con o sin hojas, etc, etc. Pero, ¿algunas vez has oído hablar del "curado al agua"? Al principio suena como un extraño concepto, sumergir tus brotes en agua durante 3-7 días, cambiar el agua todos los días y secarlos después en uno o dos días. ¿Raro? ¡Para nada!

Curado al agua

Si tienes experiencia cultivando marihuana, ya sabrás lo beneficiosa que puede ser el agua para sacar lo mejor de las cosechas. Los cultivadores saben que el lavado de las raíces de las plantas unas semanas antes de la cosecha, puede ayudar a deshacerse de un sabor áspero. Este lavado elimina las impurezas y hace que el humo sea mucho más suave y agradable. Si ya sabías esto, quizás te interese saber que se puede aplicar el mismo principio a la hora de curar el cogollo - ¡con el curado al agua.

El curado al agua minimiza el tiempo que se tarda en eliminar sustancias no deseadas, como las sales, la clorofila o los insecticidas. Estas sustancias pueden dar un sabor fuerte y desagradable incluso a la mejor hierba.

Gracias al proceso de osmosis (que es básicamente el proceso por el que las substancias solubles se distribuyen regularmente en el medio y se intercambian por medio de una membrana semi-permeable - en este caso la superficie de la hoja), las substancias que NO quieres fumar, se disuelven. Esto incluye no solamente substancias ajenas a la propia planta, sino también del interior de las hojas – lo que te hace toser al fumar. El THC, etc NO se disuelve en el agua. El resultado: una hierba más pura y potente.

PROS Y CONTRAS DEL CURADO AL AGUA

PROS Y CONTRAS DEL CURADO AL AGUA

El curado de marihuana al agua tiene unas ventajas y desventajas que deberás conocer de antemano.

Es el método más rápido para curar el cogollo, en comparación con el curado tradicional. El curado al agua elimina muchos más sólidos no deseados, lo que significa que el humo será más suave y, por lo tanto, más sano. También hace que el producto final sea más potente, dado que elimina más sustancias no deseadas.

El inconveniente del curado al agua es que también puede eliminar sustancias que son responsables del sabor y aroma de la hierba, lo que significa que se sacrifican aroma y sabor para conseguir más potencia. Por otro lado, el curado al agua es ideal para esas variedades que son famosas por su fuerte o desagradable sabor, en las que la pérdida del sabor no es tan importante.

CURADO AL AGUA - QUÉ SE NECESITA

  • Agua fresca (lo mejor es usar agua embotellada o destilada)
  • Bol, recipiente o frasco (el tamaño dependerá de la cantidad de cogollo que vayas a curar)

CURADO AL AGUA - PASOS

CURADO AL AGUA - PASOS

  1. Empieza recortando el cogollo y quitando los tallos y las hojas. Si quieres hacer hachís más adelante, es buena idea recortar el cogollo aún más, ya que esto resultará en un hachís de mejor calidad.
  2. Coloca los cogollos recortados en un frasco o bol con agua. El tamaño del frasco dependerá de cuánto cogollo quieras curar.
  3. El curado al agua funciona mejor con el agua a una temperatura de 18-24C. Asegúrate de mantener la temperatura del agua en este rango.
  4. Tendrás que colocar el cogollo flotando hacia arriba, por lo que deberás presionarlo para que se mantenga sumergido. Si lo curas en un bol o recipiente similar, lo puedes cubrir con una tabla de cortar de cocina.
  5. Cambia el agua todos los días. El proceso entero puede llevar 3-7 días, y deberás cambiar el agua todos los días durante este período.
  6. Después de esos 3-7 días, seca el cogollo como siempre.

Curado al agua para el bud rot

Además – ¿tienes un caso de putrefacción? ¡No tires los brotes afectados! Sumérgelos en agua y haz con ellos lo descrito arriba. El resultado: una hierba de gran potencia y sin mal regusto.