Cómo Aumentar Las Cosechas De Marihuana Con La Poda De Raíces

Los cultivadores suelen dedicar mucha atención a sus plantas de marihuana, pero las raíces a menudo se ignoran. Descubre cómo la poda de raíces puede beneficiar al desarrollo, la salud y la productividad de tus plantas de cannabis.

Cómo Aumentar Las Cosechas De Marihuana Con La Poda De Raíces

Como cultivadores apasionados por el cannabis, queremos lo mejor para nuestras plantas. Destinamos bastante dinero a semillas y abonos de calidad, y seguimos cuidadosamente los programas de riego y fertilización. Pero, a pesar del cuidado que la mayoría de nosotros dedicamos a nuestras plantas, las raíces a menudo se ignoran.

Pero, como puedes imaginar, las raíces son sumamente importantes, ya que las plantas las utilizan para absorber los recursos necesarios para su desarrollo: agua, oxígeno y nutrientes.

Artículo relacionado

Raíces Sanas Para Unas Plantas De Marihuana Robustas Y Mejores Cosechas

Las raíces necesitan espacio para expandirse. Si la maceta es demasiado pequeña, las raíces empezarán a crecer en círculos y la masa de raíces acabará asfixiada; esto se conoce como raíces enredadas o anudadas. Cuando esto sucede, la función de las raíces queda afectada, dando lugar a problemas de desarrollo y reduciendo la cosecha.

¿qué Es La Poda De Raíces Del Cannabis?

¿Qué Es La Poda De Raíces Del Cannabis?

Con la poda de raíces, podrás evitar que las plantas acaben con las raíces enredadas, aumentando así su salud y potencial productivo. La poda de raíces es especialmente importante si cultivas plantas madre, ya que tarde o temprano acabarán con las raíces anudadas. Pero la poda de raíces también resulta beneficiosa para las plantas de cannabis cultivadas durante una sola temporada.

El motivo de esto es que las plantas cultivadas en macetas están limitadas al volumen del tiesto. Por ello, cuando las raíces acaban enredadas, normalmente el siguiente paso sería trasplantar la planta a una maceta más grande.

Pero trasplantar a un tiesto más grande no siempre es óptimo o posible. Este proceso estresa a las plantas, y no todo el mundo tiene espacio suficiente para aumentar constantemente el tamaño de las macetas. Y en el caso de las plantas madre de gran tamaño, moverlas continuamente a una maceta más grande no es una solución viable; llegaría un momento en que necesitarías una maceta gigante. Esto no solo es poco práctico; además, gracias a la poda de raíces, es totalmente innecesario.

Hay dos formas de podar las raíces: poda manual y poda aérea. Veamos las diferencias entre ambas.

Poda Aérea Vs Poda Manual

Poda Aérea Vs Poda Manual

A diferencia de la poda manual, donde cortas las raíces usando una cuchilla, la poda aérea se hace de forma automática. Cuando las raíces entran en contacto con el aire, lo cual sucede cuando alcanzan el borde de una maceta permeable, las raíces se podan de forma natural y desarrollan una punta doble.

Las nuevas puntas de las raíces atravesarán el sustrato hasta que alcancen de nuevo el borde de la maceta. En comparación con las plantas cultivadas en macetas normales (cerradas), las raíces crecerán continuamente hacia los lados (sin ir dando círculos), podándose a sí mismas muchas veces. Como resultado de la poda aérea, la masa de raíces aumentará considerablemente, hasta 5 veces más que en una maceta corriente.

¿qué Macetas Son Mejores Para La Poda Aérea?

La poda aérea se basa en que las raíces se expongan a aire fresco en algún momento. Las mejores macetas para ello suelen estar hechas de una tela suave y permeable, que permite el paso del agua y aire. Las macetas de tela o bolsas de cultivo, también llamadas "smart-pots", generalmente están hechas de un material geotextil poroso. También puedes usar macetas de tela sencillas hechas de fieltro, si te animas a hacer tus propios tiestos.

Las macetas de tela son magníficas para podar aéreamente las raíces, pero no siempre son óptimas. Los tiestos de tela grandes suelen carecer de estabilidad y estructura, lo que puede ser un problema especialmente para los cultivadores de interior. Aquí es donde entran las macetas air-pots.

Las air-pots funcionan igual que las macetas de tela mencionadas, excepto que están hechas de plástico y tienen agujeros en los laterales. Son más resistentes y robustas que las "bolsas" de tela, pero normalmente también son más caras.

Como alternativa, también puedes hacer agujeros o rajas en los laterales de una maceta corriente, para crear el flujo de aire deseado.

Ventajas De Podar Las Raíces De La Marihuana

Ventajas De Podar Las Raíces De La Marihuana

Tras explicar el fundamento de la poda de raíces, veamos por qué razones querríamos usar este método. Aquí tienes algunas ventajas de podar las raíces:

  • Plantas más sanas y fuertes: el sistema radicular de las plantas con las raíces podadas es hasta un 500% más denso que el de las plantas cultivadas en macetas normales. Esto significa que las plantas pueden absorber más nutrientes y oxígeno, mejorando su desarrollo.

  • Mayores cosechas: al ser capaces de absorber más nutrientes y oxígeno, las plantas serán más grandes y vigorosas, produciendo mayores cosechas.

  • No es necesario trasplantar la marihuana a macetas más grandes: con la poda de raíces, ya sea manual o aérea, las raíces no sobrepasarán la maceta por lo que no crecerán enredadas. ¡Así que no hará falta trasplantarlas!

Por Qué Es Esencial Podar Las Raíces De Las Plantas Madre

Por Qué Es Esencial Podar Las Raíces De Las Plantas Madre

La marihuana es una planta anual, lo que significa que la naturaleza no ha diseñado esta planta para que la mantengas durante un largo período de tiempo. Si queremos mantener una planta madre en fase de crecimiento, tendremos que hacer un poco de trampa para que esté sana y nos proporcione esquejes de calidad. Para ello, podemos podar las raíces, lo cual es esencial para las plantas madre.

Cuando crecen en macetas corrientes, las plantas pronto alcanzarán un tamaño límite determinado por el volumen de la maceta y el sustrato disponible. Si las plantas crecen demasiado tiempo en el mismo tiesto, las raíces se asfixiarán, y además el sustrato se compactará y se formarán capas de minerales en la superficie. La mala estructura del sustrato dificultará la penetración del agua, lo que provocará zonas secas en la tierra y dificultará la absorción del agua. Como consecuencia, la salud de la planta madre se irá deteriorando poco a poco, y también se reducirá la calidad de los esquejes.

Pero esto puede evitarse gracias a la poda de raíces. Cada vez que podas las raíces de una planta madre, estás renovando el sistema radicular de la planta, además de añadirle un sustrato fresco. ¡Tu planta madre estará siempre contenta!

Por otro lado, ciertas variedades de cannabis, como algunas Haze, son especialmente sensibles al estrés causado por las raíces enredadas. Esto puede incluso provocar que las plantas empiecen a florecer; y eso no es precisamente lo que quieres que ocurra con tu querida planta madre.

Cuándo Podar Manualmente Las Raíces Del Cannabis

Cuándo Podar Manualmente Las Raíces Del Cannabis

¿Cómo puedes saber si deberías podar las raíces de tu marihuana? Hay algunas señales a tener en cuenta:

  • Las raíces salen por los agujeros de la maceta: si ves raíces saliendo por los agujeros de la base de la maceta, es muy probable que tu planta tenga las raíces anudadas. ¡Es el momento de podar las raíces!

  • Las ramas y tallos se vuelven duros, leñosos y menos flexibles: esto se conoce como lignificación, una función de las plantas en la que fortalecen su estructura como respuesta al estrés. Pero también indica que la planta ha alcanzado el límite de la maceta y necesita una poda de raíces urgentemente.

  • Crecimiento atrofiado y mala salud de la planta: si tu planta no crece bien, especialmente si lleva un tiempo en una maceta pequeña, probablemente habrá sobrepasado la maceta. Podar las raíces revivirá la planta y le aportará vigor.

Herramientas Y Pautas Para Podar Las Raíces Del Cannabis

Herramientas Y Pautas Para Podar Las Raíces Del Cannabis

Para podar manualmente las raíces del cannabis necesitarás varias herramientas. Es importante mantener la zona de trabajo y las herramientas bien limpias y esterilizadas. Las raíces del cannabis recién cortadas son sumamente sensibles a los microorganismos dañinos.

Herramientas

  • Unas tijeras pequeñas (lo ideal son las tijeras de podar para bonsái, pero las tijeras de uñas también sirven)
  • Un cuchillo grande (si estás podando plantas en maceta)
  • Pinzas (para acceder a las partes pequeñas de las raíces)
  • Alcohol isopropílico y papel de cocina (para esterilizar las herramientas)

Pautas Para Podar Las Raíces

  • No podes las plantas madre justo antes o después de sacar esquejes. Cortar los esquejes estresa bastante a la planta madre; por tanto, deja que se recupere durante 3-4 semanas antes de podar las raíces.

  • Siguiendo el punto anterior, cuando podes las raíces de una planta madre, espera al menos 3-4 semanas antes de sacar esquejes.

  • ¡No podes las raíces durante la floración! Podar las raíces de una planta en flor reducirá enormemente la cosecha. Deberías dejar de podar las raíces cuando falten dos semanas para el inicio de la floración.

  • No podes las raíces de una planta enferma o estresada. Esto incluye infestaciones de plagas, problemas nutricionales, temperaturas extremas, etc. Espera hasta que la planta esté sana y las condiciones sean óptimas, antes de meterle el cuchillo a las raíces.

  • No podes más de aproximadamente un tercio de la masa total de raíces. ¡Menos es más! Si cortas demasiado, los problemas resultantes (estrés, tiempo de recuperación necesario, etc.) podrían superar a los beneficios.

  • Poda solamente unos pocos centímetros del exterior de la masa de raíces. Poda todos los laterales uniformemente, para conseguir un cepellón (la masa de tierra y raíces) simétrico.

  • Mantén las herramientas limpias y esterilizadas. Utiliza alcohol y papel de cocina, y limpia las herramientas entre cada corte.

  • Las plantas de cannabis "normales" no deben podarse más de una vez en una temporada de cultivo. Con "normales" nos referimos a las plantas que cosecharás al final de la temporada. Las plantas madre no deberían podarse más de tres veces al año.

Cómo Podar Manualmente Las Raíces De Las Plantas De Marihuana

Veamos la mejor forma de podar las raíces del cannabis cuando se cultiva en tierra o en hidroponía.

Cómo Podar Las Raíces En Cultivos En Tierra

Cómo Podar Las Raíces En Cultivos En Tierra

Preparativos

  • 1. Antes de empezar con las raíces, debes podar el follaje de la planta. La idea es reducir enormemente la masa foliar, podando la planta hasta que tenga aproximadamente dos tercios de su altura inicial. Esta reducción de la cantidad de hojas ayudará a la planta a conservar el agua y los nutrientes, para que pueda centrar su energía en desarrollar nuevas raíces. Esta poda foliar también permitirá que llegue más luz a las partes inferiores de la planta, favoreciendo el desarrollo de nuevos brotes.

  • 2. Tras podar el follaje, deja que la planta se recupere durante una semana.

Reducir El Cepellón Y Añadir Tierra Nueva

Ahora ya podemos ponernos manos a la obra con la poda de raíces. Para reducir el estrés de la planta, asegúrate de que la tierra no esté demasiado seca/húmeda.

  1. Saca el cepellón de la maceta, deslizándolo cuidadosamente. Coloca el cepellón en el borde de una mesa, ya que esto te ayudará mucho a la hora de cortar.

  2. Coge un cuchillo grande y esterilizado, y haz un corte limpio a unos 2-3cm de la parte inferior del cepellón. A continuación, corta y extrae 2-3cm de cada lado del cepellón.

    El tamaño exacto de las "rebanadas de raíces" que debes cortar depende del tamaño total del cepellón. Básicamente, debes quitar alrededor de un tercio de la masa total de raíces. En internet encontrarás tutoriales de gente que corta mucho más, dejando tan solo un pequeño cubo del cepellón inicial. Recomendamos seguir nuestro método y dejar un poco más.

  3. Una vez hayas cortado la parte inferior y los laterales del cepellón, la planta estará lista para ser trasplantada al nuevo sustrato. Llegado este punto, plantéate si deberías cambiar la maceta por una más grande. Por ejemplo, si tu planta estaba en una maceta de 7 litros, muévela a una de 11 litros. Para facilitar el drenaje, añade una capa de 2-3cm de perlita o guijarros de arcilla en la base de la nueva maceta.

  4. Pon la planta con las raíces podadas en el tiesto nuevo y llena los laterales con sustrato fresco. Presiona ligeramente el sustrato para compactarlo un poco, pero no demasiado.

  5. Riega la planta recién trasplantada. ¡Esta es una gran oportunidad para usar un estimulante de raíces! Al cabo de unos días, la planta empezará a desarrollar brotes nuevos y saludables.

Cómo Podar Las Raíces En Cultivos Hidropónicos

Cómo Podar Las Raíces En Cultivos Hidropónicos

Si cultivas en hidroponía (ya sea con un sistema DWC, NFT, o aeroponía), verás que estos sistemas fomentan el desarrollo de unas masas de raíces especialmente grandes y blancas, que pueden sobrepasar rápidamente el tamaño de cualquier maceta. ¡Pero no te preocupes! La poda de raíces también funciona en hidroponía. De hecho, es un proceso más fácil y limpio en comparación a podar las raíces de las plantas en tierra.

  1. Inspecciona las raíces para comprobar si necesitan podarse. Una de las ventajas de cultivar en hidroponía es que las plantas pueden producir buenos resultados incluso con sistemas de raíces mucho más pequeños. Para saber si las raíces necesitan una poda, de vez en cuando deberías mirar "debajo del capó" de tu sistema hidropónico. Querrás cortar cualquier raíz que sea más larga que las otras, de modo que todas tengan la misma longitud, más o menos.

  2. Retira las macetas. Al hacer esto, ten especial cuidado para que no entre suciedad en el sistema hidropónico. Recuerda que las raíces recién cortadas son muy sensibles a la contaminación; no dejes que las bacterias, el moho o los hongos provoquen enfermedades a tus plantas.

  3. Esteriliza las tijeras de podar bonsáis. Corta las raíces que sean demasiado largas, haciendo cortes limpios. El objetivo es tener un cepellón con forma uniforme, que encaje bien en la maceta.

  4. ¡No cortes el cuello de la raíz! (también llamado corona de la raíz, donde todas las raíces se juntan en el centro). Cuando empiezas a cortar las raíces de tus plantas hidropónicas, es fácil dejarse llevar. Puede que quieras cortar cualquier parte que esté descolorida, viscosa o seca. Pero no te acerques demasiado al cuello de la raíz, ya que podrías dañarlo. Del mismo modo que al podar las raíces de plantas en tierra, es mejor cortar menos, y es más seguro para las plantas hidropónicas. Corta únicamente las partes demasiado largas, y quita tan solo unos pocos centímetros de la parte inferior y los laterales para obtener un cepellón uniforme. Mantén el cuchillo lejos de la zona donde el tallo se une a las raíces.

  5. Pon las plantas de nuevo en sus macetas. Al igual que cuando sacaste las plantas, procura que no entre ningún tipo de suciedad en el sistema.

¿qué Puedes Hacer Con Las Raíces Podadas Del Cannabis?

¿Qué Puedes Hacer Con Las Raíces Podadas Del Cannabis?

Cuando termines la poda de raíces, probablemente acabarás con uno o dos puñados de raíces recién cortadas. ¡Pero aún pueden aprovecharse! Así como otras materias orgánicas, como las hojas o las virutas de madera, las raíces son un buen mejorador del suelo. Son el alimento favorito de todo tipo de microorganismos del suelo, que las convertirán en nutrientes disponibles para las plantas.

Artículo relacionado

Cómo Y Por Qué Usar Las Raíces Del Cannabis

Las raíces cortadas también pueden mezclarse con tierras deficientes para macetas, mejorando así su textura y drenaje. Otra opción para dar un buen uso a las raíces es añadirlas a la compostera.

Cuidados Posteriores A La Poda De Raíces De Las Plantas De Marihuana

La poda de raíces puede causar mucho estrés a la marihuana. Para ayudar a tus plantas a recuperarse, puedes usar ciertos aditivos como un estimulante de raíces. Los estimulantes de raíces no solo promueven el desarrollo de nuevas raíces, sino que además contienen ingredientes que refuerzan la resistencia de las plantas durante los períodos de vulnerabilidad.

Un complejo de vitamina B (compuesto de ácido fólico y vitaminas B5 y B1) también es beneficioso para el desarrollo de las raíces, así como para reforzar la inmunidad y la resistencia de las plantas. Por último, el silicato potásico es otro buen suplemento para los cuidados posteriores a la poda de raíces, ya que combate los patógenos a la vez que protege y fortalece las plantas.